La violencia no tiene color

187
  • Italiano
  • English
donne

Los acontecimientos recientes en Colonia han vuelto a encender con vigor  el debate sobre la violencia contra las mujeres y que a su vez abre de nuevo el teatro de la manipulación política, que por cada “novedad” no pierde ocasión para etiquetar y buscar posiciones más ventajosas en las clasificaciones de los votos. La violencia contra las mujeres, es algo que no puede y no debe tener colores políticos o reminiscencias ideológicas; la violencia es algo que va mucho más allá, es una violación de los derechos humanos y como tal debe ser prevenida y obstaculizada en todos los niveles y en todos los países. Sobre los episodios graves de fin de año en Alemania, será obviamente, la magistratura alemana para identificar a los culpables, identificar las razones subyacentes que dieron origen a ellos e imponer una pena justa a los responsables.

Lo que a nosotras las mujeres del Cisl nos lleva a reiterar es que la violencia debe ser condenada siempre, en cualquier momento y donde sea, de cualquier fuente, sin distinción, a sabiendas de que el aspecto cultural, en mayor o menor medida, dependiendo del país, sigue siendo el principal componente del fenómeno y que es por este motivo es que se debe combatir no sólo a través de acciones jurídicas, sino también y sobre todo desde el punto de vista cultural.

Por lo tanto, lo que pasó en Colonia no tiene nada que ver, como ha señalado nuestra Secretaria General Anna Maria Furlani con los fenómenos de la migración como tal, sobre los que se debe permanecer firme en términos de solidaridad y acogida, para los que huyen de las guerras y los conflictos, así como el respeto de las reglas para una convivencia civil y pacífica. Un concepto explicado también por Papa Francisco, que habló de la validez de acogida, sólo si procede en los dos sentidos, para los que son acogidos, que “tienen el deber de respetar los valores, las tradiciones y las leyes de la comunidad que lo acoge”, y para el país anfitrión, “llamado a valorizar lo que cada inmigrante puede ofrecer para beneficio de toda la comunidad.”

Cualquier cultura debe estar al frente de los derechos inviolables de la persona y del derecho a la salud, y esto sólo se puede lograr a través del diálogo, la información y desde luego, el conocimiento. Algunas prácticas tradicionales, como por ejemplo, la mutilación genital femenina, además de ser un delito, constituye un riesgo para la salud de muchas mujeres y niñas. Lo mismo ocurre con el fenómeno de las denominadas “esposas niñas” que niega el derecho a una infancia a miles de menores que se encuentran  catapultadas, es apropiado decirlo, por alguien mayor que ellas.

Así que la violencia en el hogar, nos toca aún más, no es un asunto privado de resolver en la casa, como todavía piensan muchos de nuestros jóvenes y que hemos mencionado muchas veces (Informe “Rosa shocking 2”) pero es la negación de la dignidad de la persona, resultado de una visión distorsionada de la realidad. La Escuela, las agencias educativas y los medios de comunicación pueden hacer mucho en este sentido. Nosotras, como mujeres de la Coordinación, no bajaremos la guardia, tenemos la intención de reforzar nuestra acción mediante la busqueda de un mayor diálogo e intercambio con otras culturas, en particular, mediante la interceptación y la participación de las mujeres inmigrantes, las mujeres activistas de las comunidades individuales y el mundo de las asociaciones femeninas – como recordó también Furlan, para llevar adelante juntos la idea del respeto a las mujeres y a sus cuerpos.

Seguras de que ninguna está dispuesta a dejar pasar una violencia contra las mujeres por motivos étnicos, y mucho menos el presumir una superioridad cultural, me gustaría concluir con una frase de la escritora alemana Helga Schneider: “La violencia contra las mujeres es antigua como el mundo, pero hoy en día quisieramos tener la esperanza de que una sociedad avanzada, civil y democrática no albergue crónicas de abusos, asesinatos y violaciones “. Nosotras todavía lo esperamos y es por esto que estamos trabajando, también individualmente, con algunas iniciativas que vamos a emprender próximamente como Coordinación Nacional.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta