La epidemia europea que diezmó los Aztecas: la salmonela la probable bateria asesina Detectado en 29 cadáveres nativos el bacilo de Paratyphi C. La difusión muy rápida de la enfermedad habría favorecido la invasión española

210
  • Italiano
aztechi salmonella

Y si un virus pudiera, en parte, contribuir a actualizar una página de historia? Hay que despreciar mucho el operado europeo en el suelo de Mesoamérica, cuando las empresas coloniales piesaron en destruir, más que comprender, las civilidades imperiales locales muy importantes y evolucionadas, entre las más interesantes y avanzadas de la época. Y no se habla sólo de ataques con artillerías y arcabuces, sino también de propagaciones directas o indirectas de formas epidémicas destructivas las cuales, hasta aquel momento, no habían una identificación acrodada. Para quitar las dudas lo ha pensado una investigación reciente, conducida por el Instituto “Max Planck” de Jena, durante la cual fueron analizados los cuerpos de 29 nativos mexicanos de siglo XVI, en cuyo adn se habrían encontrado los bacilos de salmonela, importada por los conquistadores de Hernán Cortés. Como se sabe, también gracias a los numerosos testimonios llegados hasta nosotros, las enfermedades europeas fueron entre las mayores causas del diezmo muy rápido de las grandes civilidades de América, arrasadas por los mellores armamentos de los invasores pero, de la misma manera, por los virus llegados con los colonizadores, ciertamente desconocidos por los autóctonos locales.

Difusión rápida

El estudio de los investigadores ha permitido dar, por primera vez y de manera casi cierta, el nombre de una de estas baterias asesinas que, muy probablemente, habrá influido de manera determinante en la rápida caída de la población azteca y la conquista de Tenochtitlan después de un largo asedio. Las investigaciones hechas hasta aquí no habían encontrado pruebas ciertas entre la comunidad científica, que hasta ahora se había orientado hacia hipótesis formuladas sobretodo sobre descripciones mencionadas en las crónicas de la época. La difusión de la enfermedad, más que por un ambiente urbano muy (aunque ordenadamente) poblado, podría ser favorecida también (y sobretodo) por la unión de la población superstite querida por Cortés, después de la conquista de la capital, dentro de ciudades más grandes. Aquí, la propagación de la bateria habría sufrido una terrible acceleración en sistemas inmunitarios totalmente nuevos a estos contagios.

El colapso del Imperio

En resumen, las epidemias llamadas cocolitzi en lengua local, exterminaron una civildad que, al momento del desembarque español en el suelo americano, en el 1519, contaba acerca 25 millones de personas. El colapso de la sociedad azteca por estas “pestilencias”, estaría confirmado ahora por el análisis de los 29 cadáveres de la región dei Oaxacan (24 ciertamente muertos por una epidemia, entre 1545 e 1550), en que fueron encontradas trazas de Paratyphi C, una particular forma de salmonela que, hoy día, mantiene una tasa de mortalidad muy baja (poco más de 10%), pero que era seguramente letal en una sociedad totalmente no preparada a enfrentarlo y que faltaba de cualquiera medio de curación. Según los investigadores, las epidemias más graves en todo fueron tres, entre 1520 y 1576 (con altísimos números de muertos, que se estiman entre 7 y 18 millones). Más o menos un siglo depsués de la llegada de los conquistadores, del gran imperio de Montezuma no quedaba casi nada.  Ahora, hay que comprender si la bacila de samonela ha interesado también otras regiones. Y, para hacerlo, hay que examinar otros cuerpos, en otras zonas. Lo que es cierto, que sea por guerra o por virus exportados, es el triste papel de los europeos en la fin de una entre las más encantadoras culturas de la historia de la humanidad.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios