EL IS PRETENDE “PROVOCAR DESORDEN EN EL TEJIDO SOCIAL DE TURQUÍA”

104
is

Cuatro semanas después de la última acción del Estado Islámico (IS en sus siglas en inglés) en Turquía, el grupo terrorista volvió a atacar el país, esta vez en Gaziantep, en la frontera con Siria. A las 11 de la noche del sábado (hora local) un suicida detonó una bomba en una celebración nupcial kurda en la calle, matando a 54 personas e hiriendo casi a 100. Al menos 22 de las víctimas mortales eran menores de 14 años según ha declarado un funcionario del Gobierno turco a Reuters.

El diario Cumhuriyet informó el lunes, según efe, de que de las 69 personas ingresadas en hospitales tras el sangriento atentado en la ciudad de Gaziantep en la noche del sábado, 17 de ellas con pronóstico grave, ayer había cinco en grave riesgo de vida y tres de ellas no han podido salvarse. Por otra parte, ya se ha completado la autopsia e identificación de 44 de las víctimas y se ha constatado que 29 de ellas eran menores de edad. Del total de víctimas identificadas, 31 son varones y 13, mujeres, y de la lista de fallecidos que publica la emisora se desprende que 16 de ellos tenían entre 4 y 13 años, mientras que otros ocho habían cumplido justo 14.

Según algunos testimonios que han recogido medios locales, el presunto suicida iba acompañado de dos hombres, que habrían huido de la zona tras la explosión. El partido de izquierda prokurdo y tercera fuerza en el parlamento HDP, emitió un comunicado horas más tarde señalando que la boda era de uno de sus miembros y que “muchos ciudadanos, incluyendo mujeres y niños han perdido la vida”. Según ha confirmado el partido, la familia de los afectados se mudó en los años 90 desde Siirt hasta Gaziantep, escapando de los combates entre los rebeldes kurdos y las fuerzas de seguridad turcas.

Aunque ningún grupo armado ha reivindicado el ataque, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha dicho que “probablemente” el Estado Islámico sea el autor del ataque, el más mortífero de este año. Y ha añadido que “no hay diferencias entre IS, la milicia kurda PKK y los seguidores de Fethullah Gülen” a quién el gobierno acusa de estar detrás del fallido golpe de estado del pasado 15 de julio. “Nuestro país y nuestra nación tienen un único mensaje para aquellos que nos atacan: no tendrán éxito”, añadía. Horas más tarde, Erdogan comunicó a la prensa que según las investigaciones de la policía turca, el autor del ataque tenía entre 12 y 14 años.

Como en otras ocasiones, en las horas posteriores al ataque, la autoridad de radio y televisión turca (Rtürk) impuso una prohibición de emisión de imágenes o información sobre el ataque con la intención de “no obstaculizar la aclaración del suceso o la detención de sospechosos”.

Durante el mediodía del domingo, se oficializaron los funerales de los muertos por el atentado, aunque la mayoría de cuerpos aún no se han podido identificar debido a la potencia de la explosión y porque muchos de los niños no llevaban identificación en la fiesta. Una formación del gobierno islamista AKP acudió al entierro y fue abucheada por los asistentes con gritos de “Erdogan asesino”.

El diputado de HDP en Gaziantep Mahmut Togrul ha declarado que la amenaza de IS ha sido ignorada por el gobierno turco “Hemos dicho durante años que IS era activo en Gaziantep. Este peligro ha estado presente durante mucho tiempo. No se toman las precauciones necesarias”. La ciudad, habitada por kurdos, turcos y árabes, ha recibido en los últimos años una gran afluencia de refugiados a causa de la guerra civil en Siria, incluyendo grupos armados islamistas y organizaciones de la oposición siria.

El diputado opositor del partido socialdemócrata (CHP) Akif Ekici, ha declarado a los medios locales que hay una “deficiencia grave de inteligencia” y que el gobierno debe trabajar “en conjunto” con la oposición para evitar nuevos ataques.

Tras la purga por el golpe de estado fallido más de 35.000 personas han sido detenidas, de las cuales 18.000 han sido imputadas (otras 5.6000 permanecen aún bajo custodia). Entre los detenidos hay más de 7.000 militares y 3.000 agentes de policía. Varios analistas han denunciado la debilidad en seguridad e inteligencia que la purga supone.

A finales de enero del 2016, la policía turca dio a conocer el contenido del ordenador portátil de Yunus Durmaz, el emir del Estado Islámico en Turquía. Según el informe, el grupo terrorista tiene la intención de provocar “desorden” en el tejido social del país. Había planes de ataque en 19 ciudades, principalmente con objetivo de dañar a kurdos y a la minoría religiosa aleví, para agitar tensiones étnicas, ya muy presentes en el territorio.

Uno de los motivos de la matanza podría ser la reciente pérdida de terreno de IS en el norte de Siria, zona de mayoría kurda, a manos de la coalición kurdo-árabe de las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF). Hace una semana aparecían imágenes de la liberación de Manjib, antiguo bastión del grupo yihadista desde enero del 2014. Esta ciudad era la puerta de entrada al “califato” y servía de distribuidor de suministros procedentes de Turquía. Con su caída, y una hipotética próxima caída de Yarabalus, el IS podría ver seriamente comprometida su supervivencia. En otras ocasiones, El IS también ha atacado tras la pérdida de territorios.

El primer ministro Binali Yildirim ha declarado este sábado que Turquía tendrá una presencia más activa en Siria en los próximos seis meses para “establecer una larga paz en la región” y para no permitir que el país se divida en “líneas étnicas y sectarias”. El gobierno ya ha anunciado su participación en la toma de la ciudad de Yarabalus. Se espera que las fuerzas del SDF asalten la ciudad desde suelo turco.

Yildirim, también mostró el reciente cambio de política exterior turca y el acercamiento a Rusia e Irán en la cuestión Siria al declarar que Turquía aceptaría el rol de Bashar Asad durante la transición tras la guerra, aunque “no a largo plazo”.

Artículo tomado de www.elmundo.es

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios