Esos juegos prohibidos

269
  • Italiano
  • English

Los padres McFayden han tomado su decisión creyendo, de esa forma de ayudar al niño a ser él mismo libremente. Sin embargo, la operación que transformó a Daniel en una chica, la cual era absolutamente prematura. Daniel era demasiado pequeño para hacer una elección definitiva de género, podría haber cambiado de orientación sexual muchas veces. Las familias y los médicos que toman este tipo de medidas, tan radicales, deben ser ellos en ser analizados. Uno se debe preguntar por qué los médicos autorizan este tipo de intervenciones, sin antes recurrir a la terapia, incluso del juego, del diseño y lo que impulsa a sus padres a una elección como esta.

A la edad de tres años, todavía hay un largo camino por recorrer, para ser conscientes de su identidad sexual. Los niños deben estar acompañados. Un niño de tres años, que hace un gesto significativo, como intentar cortarse el pene, lo hace por instinto, porque se siente atrapado en su cuerpo, incómodo, y trata de escapar, o tal vez simplemente porque está explorando su propio cuerpo, como algo ajeno , lo toca para comprender cómo está conformado, porque a esta edad comienzan los primeros impulsos hacia la sexualidad. Empieza la fase edípica, la atención a sus genitales.

Se tendría que haber intervenido con la terapia del juego, para permitirles de explorar libremente las posibilidades. Incluso ahora se tendría que hacer un trabajo terapéutico a través del juego, para acompañarlo en el crecimiento y en la conciencia de sí mismo, sin la construcción de una prisión con el tratamiento farmacológico. A la madre y al padre se necesitaría decirles que un niño, es por sí mismo, un laboratorio hormonal. Se le debe ayudar en este proceso experimental de auto-descubrimiento.

En Italia, una cosa del tipo no podría haber ocurrido, y ni siquiera sería recomendable. Las preocupaciones sucesivas de los padres, de actuar a fin de evitar futuros sufrimientos futuros del hijo, nacen de los problemas causados por una concepción pecaminosa de la sexualidad, que es el verdadero mal de nuestra sociedad. La orientación sexual debería ser liberada de los juicios morales y no debe ser condenada. En 1979, escribí un libro, “La descarga”, con dos personajes protagonistas: una adolescente bulímica, atraída por sus compañeras de clase, y su mejor amigo transexual, que vive una situación dramática, por la agresión que sufriá debido su condición. El desarrollo del psicoanálisis en un tema de sexualidad es reciente, sobre todo en el estudio de la importancia durante los primeros años de vida para la formación del individuo, gracias al maestro de la neurosiquiatría infantil, Giovanni Bollea.

Para la sexóloga Jole Baldaro Verde, se nace transexual. Ocurren cambios hormonales, incluso en la vida intrauterina, en el útero materno, en la relación simbiótica entre la madre y el hijo, que influyen en la orientación sexual. Sin embargo, el descubrimiento de la sexualidad es un proceso que se produce con el tiempo.

María Rita Parsi
Psicóloga, Psicoterapeuta, Presidente de la Fundación Movimiento Infantil y Directora de la Escuela Italiana de Psico-Animación (Sipa), que ella fundó.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta