CHILE, ENTABLADO EL PRIMER DIÁLOGO CON LOS MAPUCHES El Obispo de Temuco ha hablado con unos periodistas sobre el papel de la Iglesia en las discusiones en que participan gobierno y granjeros

212
  • Italiano

El Obispo de Temuco, Su Exc. Mons. Hector Vargas, ha hablado con unos periodistas locales sobre su papel en los debates empezados el 7 de julio pasado entre el gobierno chileno y los Mapuches, el pueblo amerindio originario de Chile central y meridional empeñado en agricoltura. La Federación de los estudiantes Mapuche ha rechazado el hecho de que la Iglesia católica figura como organizadora de estos acuerdos, en cuanto lo consideran una “falta de respeto”. Sobre esto, mons. Temuco ha contestado que si se encuentra alguien mejor que él, no tendrá problemas a renunciar, porque significaría “liberarse de un gran peso”.

Acerca de la metodología de los debates, Mons. Vargas ha informado que “habrán encuentros cada 15 días por 6 meses, durante los cuales se espera individuar las principales causas y problemas de la violencia rural y favorecer la creación de leyes en este ámbito para resolver esta situación”. Los empresarios de la región, que participan ellos también a las discusiones, han pedido a los que han criticado la participación de la Iglesia católica que reflejen y que, antes de criticar, participen a las discusiones que están abiertas a todos.

A la primera mesa de diálogo con los Mapuches – organizado por el governo chileno para abordar el conflicto en la zona rural de los Mapuches en el segundo mandado de la presidente Michelle Bachelet – participan, más allá de los líderes Mapuche, también granjeros y académicos, como el Premio Nacional de Historia, Jorge Pinto, y los guardabosques locales.

La preocupación de la Iglesia por la situación del pueblo Mapuche siempre estuvo en primer plano. En diciembre de 2015 Mons. Vargas había dicho: “En Araucanía hay una situación compleja. De un lado hay una deuda histórica con el pueblo Mapuche. Del otro, actos de violencia aumentan y se difunden, con todos los problemas que esto implica. Sólo en la diócesis de Temuco, las actividades pastorales llegan a un millar de comunidades  Mapuche. Y este trabajo significa también valorar la dignidad, la cultura y los derechos del pueblo Mapuche, promoviendo instituciones que puedan mejorar su calidad de vida, como la formación de microempresas y aumentando la productividad de su tierra”.

En Araucanía Chilena, en la frontera con Argentina, el llamado “conflicto Mapuche” opone desde los años ‘90 el más grande e importante grupo étnico del país a los granjeros y a los empresarios a causa de la propiedad de las tierras, consideradas por los Mapuches “patrimonio ancestral”. En las últimas semanas hubo diferentes episodios de violentos enfrentamientos entre indígenes mapuche y miembros de unas comunidades de granjeros de la región que han accionado un aumento de violencia preocupante a que la Iglesia intenta poner un límite.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios