UNA IGLESIA POBRE PARA LOS POBRES

103
peregrinos

Pero esto de la Iglesia pobre para los pobres viene del Evangelio mismo de Jesús, predicado por él más con el ejemplo que con las palabras. Pero hay una relación particular entre el Papa Bergoglio y Francisco de Asís, porque eligió llamarse Francisco por san Francisco de Asís y porque el Encuentro con Jesús pobre y humilde es el programa del Papa.

La Iglesia se funda sobre el Evangelio de Jesucristo, pero Francisco de Asís, 1200 años despues de Jesús, reeditó en su propia vida y hasta en su propia carne el Evangelio de Jesús viviendo la “pobreza evangélica” de manera radical. Renunció a todos los bienes materiales para vivir, como un mendigo, solo de Dios y para Dios, con gran amor y respeto por sus hermanos y por la naturaleza. San Francisco es una voz que llega hoy hasta nosotros en el nombre del Papa; es un grito que recuerda a la Iglesia el Evangelio de Jesús.

Y para san Francisco todo empezó en la pobre iglesita en ruinas y abandonada de san Damián, donde Jesús le dijo desde el Crucifico: “Ve Francisco, restaura mi Iglesia”.

Por eso, la vuelta a san Damián solo por 5 días, del Crucifijo donde Jesús habló a Francisco de Asis, ahora, entre el 15 y el 19 de junio y el Aniversario de la publicación de la encíclica “Alabado seas”, el 20 de junio, sobre el cuidado de la Casa común, son verdaderamente voz y grito. Son la voz y el grito de Jesús, de la Tierra, de los Pobres, de Francisco de Asís y de Francisco Papa que nos piden volver al Evangelio, también dentro de la Iglesia de Jesús.

Artículo tomado de www.radiovaticana.va

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios