FRANCISCO A LOS JÓVENES: “NO PIERDAN EL ENCANTO DE SOÑAR”

872
  • Italiano
francesco giovani

Continúa la visita apostólica en México de Papa Francisco. El Pontífice llegó a Morelia, la capital del Estado de Michoacán, a 210 km de la Ciudad de México y en el centro geográfico del país, lugar también señalado por los graves problemas de la delincuencia y del narcotráfico.

El avión del Santo Padre aterrizó al aeropuerto “General Francisco J. Mujica” de la ciudad mexicana. De ahí que el Papa se embarcó de inmediato en helicóptero para llegar a la ciudad, y luego con el papamóvil abierto alcanzó el estadio “Venustiano Carranza”, donde celebró la misa con los sacerdotes y los religiosos. A su llegada, el Papa fue recibido por el Arzobispo de la ciudad, Alberto Suárez Inda, que él mismo convirtió en Cardenal.

Un proverbio dice: “Dime cómo rezas y te diré cómo vives, dime cómo vives y te diré cómo rezas.” Francisco parte de este máximo para introducir su reflexión. “Demuestrame cómo rezas, aprenderé a descubrir al Dios viviente, y mostrandome cómo vives, voy a aprender a creer en el Dios que rezas, porque nuestra vida habla de la oración y la oración habla de nuestras vidas.” La oración es una acción que se aprende como el hablar, caminar o escuchar. “La escuela de la oración es la escuela de la vida y la escuela de la vida es el lugar donde realizamos nuestra escuela de oración”.

A los discípulos Jesús hizo conocer el misterio de su vida. “Lo demostró a ellos que comiendo, durmiendo, curando, predicando, orando lo que significa ser el Hijo de Dios. Los invitó a compartir su vida, su intimidad y, mientras estaban con él, hizo tocarles su carne la vida del Padre. Él les hace experimentar en sus ojos, en su andar, la fuerza, la novedad de decir: ‘Padre nuestro’ “. En Cristo, estas palabras tienen “el sabor de la vida, de la experiencia de autenticidad. El supo cómo vivir la oración y viviendo en oración que decía: Padre nuestro”.

Hoy en día nos invita a hacer lo mismo. Nuestra primera llamada es a experimentar el amor misericordioso del Padre “en nuestra historia. Nuestra primera llamada es aquella de aprender a decir Padre nuestro “. Al clero Papa Francisco dirigió una advertencia: “¡Son problemas para nosotros si no lo compartimos, problemas para nosotros si no somos testigos de aquello que hemos visto y oído, ¡problemas para nosotros. No somos ni queremos ser los servidores del divino, no somos ni deseamos nunca ser empleados por Dios, porque se nos invita a participar en su vida, se nos invita a introducirnos en su corazón, un corazón que ora y vive diciendo: Padre nuestro “.

La misión de cada persona consagrada es decir con la propia vida Padre nuestro. “A esto Padre nos dirigimos todos los días pidiéndo: no nos dejes caer en la tentación. Jesús mismo lo hizo “. Cual puede ser una de las tentaciones que podría atacar a los sacerdotes? “Creo que podremos resumirla con la palabra renuncia”, una de las armas favoritas del demonio. Esta “nos paraliza y nos impide no sólo el caminar, sino también de hacer el camino; no sólo nos da temor, pero se arraiga en nuestras sacristías y aparentes certezas ; no sólo nos impide de anunciar, pero nos impide de alabar “.

Por esta razón, todos los días oramos: “Padre Nuestro, no nos dejes caer en tentación.” Cuando somos tentados, Dios apela a nuestra memoria: nos recuerda que “no todo ha tenido inicio con nosotros, no todo va a terminar con nosotros; por este motivo, nos hace bien recuperar la historia que nos trajo hasta aquí “. El pensamiento de Bergoglio va dirigido a Vásquez Vasco de Quiroga, que dijo de sí mismo: “Me arrebataron de la Magistratura y me pusieron a la plenitud del sacerdocio por mérito de mis pecados. Pero, es inutil y completamente inable para la ejecución de una gran empresa; yo que no sabía remar, elegido como primer Obispo de Michoacán “.

“Con vosotros – continuó el Papa – Quiero hacer memoria de este evangelista. La realidad vivida por los indios Purhépechas descritas por él como “vendidos, acosados y vagabundos por los mercados para recoger los residuos arrojados al suelo”, trasladó su vida para llevar a cabo diversas iniciativas que sirvieran de aliento de frente a muchas realidad injustas. “El dolor del sufrimiento de sus hermanos se convirtió en la oración y la oración se hizo en respuesta concreta. Esto lo llevó entre los indios a ser nombrado como “Tata Vasco”, que  en el idioma purépechas significa: papá “.

La oración de cada persona consagrada, religioso, sacerdote, es siempre “Padre, papá, Abba, no nos dejamos caer en la tentación de la resignación, no nos dejamos caer en la tentación de la pérdida de memoria, no nos dejamos caer en la tentación de olvidar nuestros predecesores que nos han enseñado por sus vidas a decir el Padre Nuestro”.

El Santo Padre se dirigió después en visita a la Catedral de Morelia. En la sacristía saludó a 14 Rectores de las Universidades de México y otros 6 líderes de confesiones cristianas. En la Catedral fue recibido por cientos de niños, a los que el Papa dirigió un breve discurso. Él pidió de rezar por los familiares, los amigos, los abuelos y los enemigos  y por todas las monjas y sacerdotes que los acompañan en su camino de fe. Delante a la basílica, el Presidente de la Municipalidad de Morelia le entregó las llaves de la ciudad.

Francisco luego dejó la Catedral para transferirse al papamóvil al estadio “José María Morelos y Pavón” para el encuentro con los jóvenes, que comienza con un momento de celebración con cantos y bailes, y continúa con los saludos por el Cardenal Alberto Suárez Inda , Arzobispo de Morelia, y de S.E. Héctor Luis Morales Sánchez, Obispo de Ciudad Netzahualcóyotl y encargado de la Pastoral Juvenil. Después dos jóvenes compartirán su testimonio. Después de la entrega de los regalos y de un momento de oración, Papa Francisco hablará a los otros cien mil jóvenes. Durante el testimonio de los chicos, Bergoglio no permanece  ciertamente algunos con las manos atadas y tomando notas, con el fin de responder mejor a las preguntas que los jóvenes le hacían.

Francesco se encuentra a gusto con la juventud. Con alegría bendice y saluda a los chicos que, siendo miles, de todas partes de México, vinieron a encontrarlo. “Cuando llegué a esta tierra fui acogido con una cálida bienvenida y constaté con ese mismo momento algo percibia desde hace algún tiempo: la vitalidad, la alegría, el espíritu festivo del pueblo mexicano – dice el Papa, riendo -. Ahora, después de haberlos escuchado, pero especialmente después de haberlos visto, constata de nuevo otra certeza: uno de los mayores tesoros de esta tierra mexicana son sus jovenes . Sí, son ustedes la riqueza de esta tierra “. Bergoglio ya había dicho esta frase a su llegada a la Ciudad de México, en su discurso de saludo al Presidente Nieto. A continuación, hace hincapié: “No dije la esperanza de esta tierra, yo dije: la riqueza.”

El Pontífice es consciente de que los jóvenes no se les debe robar la esperanza, y les recuerda que no se puede vivir “si primero no puede estimar, si no se puede sentir que su propia vida, sus propias manos, su propia la historia tienen un valor. La esperanza nace cuando se puede experimentar que no todo está perdido “. Cada joven debería repetir a sí mismo: “No todo está perdido. Valen, y valen mucho “. Las esperanzas están amenazadas principalmente por los “discursos que se devalúan, que te hacen sentir de segunda clase. Cuando sientas que nadie se preocupa por usted o te dejan al margen. Cuando sientes que si estas o no estas a nadie le importa de ti o si no estas es la misma cosa”.

Todo esto destruye a las personas y “abre la puerta a tanto dolor.” Pero la esperanza se pierde incluso cuando “le máscaras de la ropa de moda, o cuando te conviertes en prestigioso, importas porque tienes dinero, pero en el fondo de su corazón no crees que eres digno de afecto, digno de amor. La principal amenaza es cuando uno siente que tiene que tener plata para comprar todo, incluso el cariño de los demás. La principal amenaza es creer que por tener un gran «carro» sos feliz.

Pero “Ustedes son la riqueza de México, son la riqueza de la Iglesia”. Y entiendo que muchas veces se vuelve difícil sentirse la riqueza “cuando nos vemos expuestos continuamente a la pérdida de amigos o de familiares” en manos del narcotráfico, de las drogas, de organizaciones criminales que siembran el terror. Es difícil sentirse la riqueza de una nación cuando no se tienen oportunidades de trabajo digno, posibilidades de estudio y capacitación, cuando no se sienten reconocidos los derechos que terminan impulsándolos a situaciones límites. Es difícil sentirse la riqueza de un lugar cuando, por ser jóvenes, se los utiliza para fines mezquinos seduciéndolos con promesas que al final no son tales.

Pero, pese a todo esto, no me voy a cansar de decirlo: ustedes son la riqueza de México.No crean que les digo esto porque soy bueno, o porque soy un experto-continua el Papa. Les digo esto y estoy convencido, y como ustedes creo en Jesucristo. Es Él el que renueva continuamente en mí la esperanza. Sí, mis amigos, les digo esto porque en Jesús he encontrado a Aquel que es capaz de encender lo mejor de mí mismo”. Y que solo gracias a Cristo podemos hacer camino, es de su mano que una y otra vez podemos volver a empezar desde el inicio”.

 da il coraggio di dire: “non è vero che l’unico modo di vivere, di essere giovani, è lasciare la vita nelle mani del narcotraffico o di tutti quelli che la sola cosa che stanno facendo è seminare distruzione e morte”. Il vivere per i giovani non sia quello della povertà e dell’emarginazione; emarginazione dalle opportunità, emarginazione dagli spazi, emarginazione da formazione ed educazione”.

Sólo la amistad con Jesús da el valor de decir: “no es cierto que la única manera de vivir, de ser joven es dejar la vida en las manos de narcotráfico o de todos aquellos que la unica cosa que están haciendo es causar estragos y muerte “. La experiencia para los jóvenes no sea aquella de la pobreza y la marginación; marginación de oportunidades, la exclusión de los espacios, la exclusión de la formación y la educación “.

Me han pedido una palabra de esperanza: la que tengo para darles se llama Jesucristo. Cuando todo parezca pesado, cuando parezca que se nos viene el mundo arriba, abracen su cruz, abrácenlo a Él y, por favor, nunca se suelten de su mano, por favor, nunca se aparten de Él. Porque de su mano es posible vivir a fondo, de su mano es posible creer que vale la pena dar lo mejor de sí, ser fermento, sal y luz en medio de sus amigos, de sus barrios, de su comunidad. Por eso, queridos amigos, de la mano de Jesús les pido que no se dejen excluir, no se dejen desvalorizar, no se dejen tratar como mercancía. Es cierto, capaz que no tendrán el último carro en la puerta, no tendrán los bolsillos llenos de plata, pero tendrán algo que nadie nunca podrá sacarles que es la experiencia de sentirse amados, abrazados y acompañados. Es la experiencia de sentirse familia, de sentirse comunidad.

 

Padre Dios todavía hoy nos invita a construir un santuario, que no es un lugar físico, sino una comunidad, un santuario llamado la parroquia, un santuario llamado País. La familia, los ciudadanos se sienten, es uno de los principales antídotos contra todo lo que nos amenaza. No en busca de refugio, no para cerrar, de hecho, para salir e invitar a otros, para anunciar a todos que ser joven en México es la mayor riqueza “y no puede ser cambiado por alegrías fugaces ..

Jesús nunca nos invitaría a ser sicarios, sino que nos llama discípulos. “Él nunca nos mandaría a morir, concluye Francisco-, sino que todo en Él es una invitación a la vida. Una vida en familia, una vida en comunidad; una familia y una comunidad a favor de la sociedad. Observan a Jesucristo, Aquel que niega todos los intentos de hacerlos inútiles, o meros mercenarios de las ambiciones de los demás “.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta