UNIONES INCIVILIZADAS

222
  • Italiano
  • English
aldo_buonaiuto

Es interesante ver cómo los distintos promotores de la suniones incivilizadas quieran realizar una ley sobre las uniones civiles. Puede parecer una broma, aunque para entender cuanto sea real que basta con observar  con cuanta hipocresía es descaradamente ostentado por diversas instituciones, a partir de las políticas. Incivilmente unidos de hecho, estan todos aquellos que pretenden combatir, especialmente en los talk show, cuando después en la realidad han acordado entre ellos para aprobar esta y todas las demás leyes que el gobierno quiere.

El término “oposición” ya no da garantías porque esta palabra realmente ha perdido su valor y peso institucional. Las uniones incivilizadas las encontramos por todas partes, basta solo seguir el proceso de “mafia capital”, o incluso todavía más elemental conocer la historia de los negocios y del poder: los opuestos, los enemigos muy a menudo se han doblegado y abrazado por conveniencia, etc. y así incluso en nuestros tiempos de incivilidad reina soberana un poco en todas partes, incluso en los lugares más inesperados.

Pero entendemos que el término difundido de está manera “uniones civiles” quiere significar algo de muy especial; y se convierte cada vez más dificil el debate de este tema, tomando el lado de los muchos francotiradores elegidos con la enésima ocasión de atacar e insultar a la Iglesia Católica, como si este argumento pueda reducirse sólo a una cuestión religiosa.

El pensamiento común es que los medios de comunicación transmiten sólo el desacuerdo entre la realidad eclesial que no querría las uniones civiles, y aquellas laicas que en cambio creen que sea hora de legislar para cumplir este llamado salto de la civilización. Entre estas dos posiciones están las aclaraciones de todos los mercenarios, libros varios incluidos, que no tiene la intención del diálogo, sino de gritar su voluntad.
Las parejas gay, según ellos, deben poder casarse y formarse una familia y poder elegir tener o comprar, de alguna manera un hijo.

Del lenguaje que utilizan los objetivos que se pretenden entendemos la preocupación legítima (de respetar!) De muchas personas, incluyendo los no creyentes, e incluso del mundo homosexual que no quieren absolutamente ser igualada la unión civil del instituto del matrimonio y de la familia.

De hecho una cosa, es solicitar legítimamente al Estado de reconocer legalmente el valor afectivo de una convivencia que une a las personas, incluso del mismo sexo, de modo que puedan recibir los beneficios y  derechos fundamentales, otra cosa es la pretensión de querer cambiar la Constitución (art. 29) pidiendo se poder definirse y declararse “marido y marido” o “mujer y mujer” en el nombre del matrimonio. Pero esto no es suficiente! Propio porque se quiere celebrar un matrimonio civil, entonces a causa de un egoísmo ciego según ellos se necesita imponer a los niños de tener un papá 1 y un papá 2 o dos mamás. El culto despiadado toma el lugar del yo mismo de toda lógica humana.

No está claro tampoco por cual motivo insiste, aunque cínicamente, en pedir a la Iglesia Católica a aceptar una propuesta de este tipo. Me parece una verdadera locura, no sólo este culto extremo de relativizar y omologar cualquier cosa pero también el pretender que la realidad eclesial debe ser silenciado o dar su bendición.

Pero en cambio, que el papel de cada cristiano debería ser gritar la verdad Evangelica, que sin duda, no juzga a nadie, pero al mismo tiempo no se burla y no está hecha de mentiras. Jesús no jugó con el hombre, nunca se burlaba de él, de hecho, ha tenido un profundo amor y compasión.

El Mesías vino también para el hombre de nuestro tiempo fuertemente herido por el pecado y tal vez incluso de la propia familia. El Redentor vino por  nuestros hijos que tienen el derecho a tener un padre y una madre; y, desde luego, no puede ser un favor o una simple concesión o un caso de darles una familia. Cada bebé debe sentir tanto los brazos del padre como el pecho de una madre que lo amamante.

Esta doble diversidad es crucial. De hecho, son precisamente los estudiosos de la psique humana que explican cuántas desviaciones están condicionados y luego remontadas o de la ausencia de uno de los padres o de su excesiva posesividad. Detrás de un adolescente o de un joven que está orientado a declararse gay, está siempre presente un estado de inquietud, insatisfacción, soledad e inseguridad.

Por supuesto estan muchas personas que se sienten así desde la infancia, sufriendo por esta diversidad, a menudo avergonzandose a causa de una sociedad cruel y discriminante. El hombre no puede ser catalogado ni calificado para su instinto sexual y afectivo.

Esta fobia sexual no es un límite sólo de los heterosexuales o de la Iglesia Católica o de alguna otra realidad. Lo que no se enseña hoy en día es el respeto a la persona, a partir del propio cuerpo entregado a cada ultraje y cicatrizado en cada modo.

El respeto del alma y la conciencia se obtiene valorando el ambito religioso tan importante que en cambio prefiere cancelar o relegar a un asunto privado; el respeto de la psique en su lugar es violado todos los días por las contradicciones de los adultos capaces incluso a especular sobre los niños.

La Iglesia, por lo tanto, no tiene que temer de ser acusada de intolerante o anticuada. En su ser profética e incluida la incomprensión de muchos, el desprecio es incluso la persecución. Lo importante es no caer en la hipocresía o en el compromiso llegando a a un acuerdo con el divisor real de corazones, la gran soberbia, el diablo, aquel que tiene como objetivo la destrucción de la vida humana; esta desafortunada alianza sería una verdadera unión incivilizada.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta