LAS DOS ALMAS DE LA IGLESIA

80
  • Italiano
  • English
chiesa

El documento Iuvenescit ecclesia, fechado 15 de mayo de 2016, fiesta de Pentecostés, y firmado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, está poco conocido pero de extrema importancia porque reitera la necesaria relación entre jerarquía y carismas evidenciando que ambos son un regalo. La Iglesia está viva porque el Espíritu Santo que la dirige continuamente la renova a través de sus pastores y también con las maravillas y los testimonioos evangélicos que suscita en el pueblo santo de Dios. La Iglesia crece por atracción, por trasplante vital. Esto ocurre “cuando la novedad a veces inesperada y disruptiva de los movimientos y nuevas comunidades está valorada per también cuando estos se incluyen con alegría en las iglesias locales y en las parróquias siempre permaneciendo en comunión con los Pastores y siguiendo sus indicaciones»” (n. 2).

Estas nuevas realidades, para la existencia de las cuales el corazón de la Iglesia está lleno de alegría y agradecimiento, tienen que relacionarse con todos otros dones presentes en la vida eclesial. Los carismas proceden del Padre, de Cristo, del Espíritu Santo, son para la utilidad común y hay que vivirlos en la caridad poniéndoles a servicio los unos para los otros. “Por eso no existe una contraposición entre una Iglesia institucional y carismática. El mismo Espíritu está a la origen de los dones jerárquicos (pastores) y carismáticos (movimientos). El Espíritu dona a la jerarquía la capacidad de discernir los carismas auténticos, de recibirlos con gozo y agradecimiento, de promoverlos con generosidad y de acompañarlos con vigilante paternidad”.

Tan Juan Pablo II como Benedicto XVI han evidenciado que una contraposición entre jerarquía y carismas sería síntoma de una errónea o insuficiente comprehensión del acción del Espíritu Santo en la vida y misión de la Iglesia, mientras hay una coesencialidad de ambos. El documento elenca los criterios para el discernimiento de los dones carismáticos: primacía de la vocación de cada cristiano a la santidad; compromiso de la difusión misionera del Evangelio; confesión de la fe católica; testimonio de una comunión proactiva con toda la Iglesia; reconocimiento y estima de mutua complementariedad de otras componentes carismáticas en la Iglesia; aceptación de los momentos de prueba en el discernimiento de los carismas; presencia de fructos espirutuales como la caridad, alegría, paz y humanidad; dimensió social de la evangelización.

Los dones carismáticos permiten dar fruto en el desarrollo de aquellas tareas que derivan del Bautismo, de la Confirmación, del Matrimonio y del Orden. Hay que reconocer la bontad de los diferentes carismas que originan agregaciones eclesiales bajo la guía de los pastores legítimos (cfr n. 22). Estos dones permiten a los fieles vivir en la existencia diaria el sacerdocio común del pueblo de Dios. “Por tanto se puede decir que desde el punto de vista de la relación entre dones jerárquicos y carismáticos es necesario el respeto de la peculiaridad carismática de las síngulas agregaciones eclesiales, evitando allanamientos que mortifiquen la novedad de que la experiencia específica es portadora y también el respero del regimen eclesial fundamental favoreciendo la inclusión proactiva de los dones carismáticos en la vida de la Iglesia universal y particular, evitando que la realidad carismática se conciba paralelamente a la vida eclesial” (n. 23).

Precisamente María, madre de la Iglesia, puede enseñar a toda la comunidad eclesial aquella capacidad de recibir y aprovechar las gracias singulares sin grietas y en la límpida humildad. María testifica en plenitud el obediente y fiel recibida a los dones del Espíritu Santo. Ella se dejó conducir por el Espíritu Santo, a través de un itinerario de fe, hacia un destino de servicio y fecundidad. Papa Francisco quiso donar a la Iglesia, aprobando este documento, una clara indicación a estimarse mutuamente en el respeto de las funciones y de los papeles propios de cada uno, porque los frutos del Evangelio se puedan propagar en el mundo entero a beneficio de los más pobres.

Sacado de “Siempre”

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta