UNIDOS CONTRA LA EXPLOTACIÓN

407
  • Italiano
  • English
sfruttamento

Colgada en la habitación de un Hostal, sin la posibilidad de salir sin estar bien controlada, y obligada a prostituirse de día y de noche. Es la historia de una chica de 16 años procedente de un pequeño pueblo de Rumanía, que sus padres habían confiado a un conciudadano para que la acompañara en Italia. Aquí – le habían dicho – habría tenido la posibilidad de encontrar un trabajo honesto, un futúro mejor. En cambio cayó en manos de sus torturadoras que con amenazas, chantajes y palizas antes la obligaron a hacer fotos eróticas, difundidas en la red para atraer nuevos clientes, y luego fue obligada a prostituirse.

La joven rumana es sólo una de las personas que fueron víctimas del tráfico de seres humanos dentro de la Unión Europea. Un mercado próspero, en constante crecimiento en cuanto hay una pedida elevada de sexo a quien responder. Se está dando cuenta Europa que hace algo al respecto dando vuelta y empezando a afectar los clientes. Como en Francia, donde en el abril pasado ha entrado en vigor la nueva ley antiprostitución, que llega a ser así el quinto Estado europeo a afectar los clientes después de Suecia, Noruega, Islandia y Gran Bretaña.

Sin embargo una respuesta a nivel mundial contra estas nuevas formas de esclavitud ha llegado también por el Vaticano, donde más de 150 jueces, magistrados y profesionales de la justicia se han encontrado por una conferencia contra el tráfico de las personas y el crimen organizado. Los trabajos, promovidos por la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales, han llevado a la redacción de un documento en que se afirma que “la eliminación de la moderna esclavitud hoy es un imperativo moral para los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas”.

“Afirmamos que la moderna esclavitud, la trata de las personas, el trabajo forzoso, la prostitución y el tráfico de seres humanos son crimenes contra la humanidad y tienen que ser reconocidos como tal. También el crimen organizado que aspira directamente o indirectamente a expandir la moderna esclavitud debe ser considerado un delito de lesa humanidad”. Empieza así el documento redacto en Casina Pio IV, teatro del encuentro fortemente deseado por Papa Francisco que en el primer día de los trabajos ha pronunciado su intervención delante de los magistrados, a los cuales ha recordado que “hacerse cargo de su propia vocación significa también sentirse y llamarse libres”.

“Jueces y públicos ministerios libres: de qué? De las presiones de los gubiernos; libres de las instituciones privadas y, naturalmente, libres de las ‘estructuras de pecado’ de que hablaba mi predecesor san Juan Pablo II, en particular libres de aquella ‘estructura de pecado’ que es la criminalidad organizada – ha dicho Papa Francisco – Yo sé que ustedes están sujetos a presiones, sujetos a amenazas en todo esto; y sé que hoy ser jueces, ser públicos ministerios significa arriesgar la vida, y esto merece un reconocimiento al coraje de los que quieren continuar a estar libres en el ejercicio de su función jurídica. Sin esta libertad, el poder juiciario de una nación se corrompe y genera corrupción. Todos conocemos la parodia de la justicia, en estos casos, la justicia con los ojos vendados: le cae la venda y la hace callar”.

El documento – firmado también por Papa Francisco – elenca diez objetivos para combatir estos crimenes, para afectar de manera más eficaz las organizaciones criminales, para apoyar y proteger las víctimas, con un foco particular a su tutela legal, para evitar devoluciones y repatriaciones que podrían hacerle caer de nuevo en manos de sus verdugos.

Penalizar los clientes, afectar los traficantes y los mafiosos confiscando sus bienes, modus operandi que Papa Francisco ha indicado como “práctica italiana”, que deben ser “utilizados para la rehabilitación y la compensación de las víctimas y para reparar la sociedad”. Además, en el documento, todas las Naciones son invitadas a reconocer como crimen contra la humanidad la prostitución, así como ya ratificado por el Protocolo de Palermo de las Naciones Unidas. Los signatarios de la Declaración han además subrayado como “la sanción para los clientes de los servicios sexuales debe constituir parte integrante de la legislación para una lucha eficaz contra la esclavidud y la trata”. Por lo que se refiere a las víctimas los magistrados piden que sea garantizado un “apoyo adecuado que incluye el asistencia civil y legal, una protección segura de los testigos”, medidas factibles favoreciendo la colaboración con programas vigentes a nivel internacional.

Según un informe de la Comisión europea, el primero sobre el tráfico de seres humanos, resulta que son 15.846 las víctimas de la trata dentro del UE entre 2013 y 2014. Las informaciones de Europol, el agencia de policía europea, no se habla sòlo de mujeres, sino de hombres y niños que son utilizados para el trabajo no declarado.

En el documento, la prostitución permanece el primer motivo a la base del fenómeno, con el 67% de las personas víctimas de la compra-venta de personas al centro de una “explotación sexual”. Sigue la “explotación del trabajo” (21%). Las víctimas son sobretodo mujeres (76%), pero uno de cada diez es un niño (15%).

Para alimentar el continuo y constante tráfico de seres humanos se utilizan varias artimañas: matrimonios forzados, crimen organizado, explotación de personas con discapacidad, actividades en el contexto del fenómeno migratorio y del flujo de los solicitantes de asilo. Además los datos recogidos por Europol demuestran que hubo un aumento del uso de Internet y de las nuevas tecnologías para “reclutar” las víctimas.

Castigar los explotadores y liberar las víctimas de la esclavitud no es suficiente. Las chicas que son rescatadas del mundo de la prostitución, muy frecuentemente gracias a la colaboración de las fuerzas del orden, están asustadas, no tienen más confianza en el próximo y se llevan atrás heridas profundas, no sólo en el físico sino también a nivel psicológico.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta