EL SECRETO DE LA SALUD Entrevista al médico oncólogo Claudio Pagliara

1684
  • Italiano
  • English
segreto della salute - uomo vitruviano di Leonardo da Vinci

El genio científico de Albert Einstein afirmaba que hay dos maneras para vivir: una es pensar que el milagro no existe, otra que todo es milagro. Aquí está el secreto de la cura del alma y – aseguran los médicos de “nueva generación” – también del cuerpo. La persona humana, de hecho, es un organismo complejo que vive en un ambiente de vida, de relaciones afectivas y de trabajo. La salud es el resultado de un bienestar multidimensional. En el cuerpo y en el alma, en la psique, en la mente, en las relaciones sociales. Este planteamiento científico integral, complejo y completo, al bienestar de la persona humana, para la prevención y la curación de las enfermedades, se llama medicina holística-evolutiva, o ecología de la persona integrada.  No es una medicina alternativa, sino una manera nueva – y en realidad antigua, un regreso a lo básico – de la medicina tradicional, como explica a Interris el médico oncólogo Claudio Pagliara, presidente y director científico del Asociación de investigación y asistencia sobre el cáncer (Arca). En Brindis, ha asistido gratuitamente cientos de enfermos terminales de tumor. Es autor de numerosos artículos científicos, también por prestigiosas revistas internacionales, por ejemplo “New England Journal of Medicine”. Ha publicado recientemente el volumen “El camino de la recuperación” (Macrolibrarsi, 18 euros). Subtítulo: “Curar la mente para curar el cuerpo, curar el ambiente para curar el hombre, curar el espíritu para curar el mundo”.

Doctor Pagliara, qué significa usar un método integral en medicina?
“Es un nuevo método médico-científico integral a la salud de la persona humana, complejo, con una visión mundial, completa. De cualquier manera es un regreso a lo básico. Hipócrates, el padre de la medicina occidental, curaba con el método holístico en la isla de Kos, es decir, con un enfoca al ser humano en su globalidad y complejidad, totalmente. Considera la enfermedad como un estado multidimensional y multifactorial, efecto de agentes exteriores, y causada también por el interior, por emociones, pensamientos, sentimientos, creencias, y en la relación con el ambiente. No sustituye la medicina tradicional occidental. No se tira al niño con el agua del baño. La investigación médica, el método y las descubiertas científicas son el niño, lo que hay que tirar son los intereses económicos que contaminan la medicina y la ciencia. Este enfoca médico a la salud se basa sobre tres pilares: el organismo biológico integral; la especificidad del ser humano, que no es una planta u otro ser vivo, sino tiene un proyecto vital no sólo material, sino también espiritual y social; el ambiente de vida y de trabajo. La recuperación, como explico en el libro, es un camino individual y colectivo, de curación de la mente, del espíritu del ambiente, del alma”.

Nuestro cerebro – ha dicho – es el mayor productor de fármacos, y también de venenos…
“El cerebro es el mejor médico y farmacéutico, nuestro más fiable aliado, como también nuestro más temible enemigo. Las batallas de la vida, de la salud, del amor, del trabajo, se ganan con el corazón y con la mente. Nuestro cerebro produce las endorfinas, que tienen un efecto analgésico y euforizante, estimulan el sistema inmunitario, crean bienestar. También el enamoramiento produce endorfinas. Los pensamientos y los sentimientos negativos, en cambio, alteran negativamente el estado del cuerpo y hacen enfermar. Esta sabiduría “médica” está contenida en muchos lemas populares. Se dice, por ejemplo: ‘No te hagas mala sangre’. De hecho, el sistema nervioso vegetativo produce sustancias que envenenan la sangre. Hay el refrán: ‘La sonrisa hace buena sangre’. Y la expresión: ‘Morir de corazón roto’, y hoy se estudia la Síndrome de Tako Subo, un alteración electrocardiográfica con sintomas parecidos al infarto, que puede llevar hasta a la muerte, también en presencia de arterias coronarias sanas. Ya en las palabras ‘buen humor’ y ‘mal humor’ hay la referencia a cómo nuestro espíritu, nuestra psique, influencian la salud del cuerpo, también para enfermedades importantes, como el tumor. Para curar el cuerpo hay que curar antes de todo la mente, el corazón y el alma”.

Medicina, psicología, cultura, espiritualidad, ecología, son entonces una cosa única?
“Ciertamente. La cura de la persona humana es un planteamiento complejo del ser humano en su estar al mundo. La salud es el equilibrio en todas las dimensiones de la persona humana: biológica-orgánica, corporal-material, psicológica, afectiva-relacional, sexual, social, espiritual. Hay órganos ‘ llamados ‘blancos’ que son afectados por ciertas emociones. Su enfermedad es el síntoma de un malestar de tipo espiritual, psicológico, afectivo-relacional. Se muere antes porque uno se siente solo. La solitud es un factor de riesgo por la enfermedad. El ser humano es social. El principio base de la medicina y de la ciencia es que todo tiene su razón de ser. Pero las causas de todas las enfermedades, también de aquella terrible de nuestro tiempo, el cáncer, son siempre multidimensionales. Más allá de la presencia de elementos cangerígenos exteriores, de sustancias contaminantes en el ambiente de trabajo y de vida, por un alimentación incorrecta, por estilos de vida insanos, como el humo o el abuso de alcohol, siempre hay también elementos interiores, psicológicos, espirituales, afectivos, sociales, que reducen la energía vital, lo que se llama el amor por la vida. Los estados de ánimo se transmiten a las células. Por eso, para sanar al cuerpo hay que curar el corazón, la mente, el alma”.

El biólogo y naturópata estadounidense Robert Young sostiene que en la raíz de todas las enfermedades, incluso el tumor, hay el acidosis, una condición de acidez del organismo. Qué piensa usted?
“El médico no puede descuidar nada y tiene que estar abierto a cada sector del saber, con una visión multifactorial y multidimensional, sin ser un ingenuo. Tiene que ser conciente de los intereses, de tipo económico y comercial. El acidosis es un factor de riesgo y un problema, puede ser una concausa de la enfermedad, pero no es la única. La enfermedad de nustro tiempo es el cáncer. Roba años de vida a millones de personas. Es la primera causa de muerte precoz, en PYLL – Potential Years of Life Lost. (Años posibles de vida perdida). Ha alcanzado el podio negativo en pocos decenios. En 1978, en Alemania, se han producido las aminas aromáticas, unos colorantes artificiales. A distancia de cerca veinte años, hubo los primeros casos de cáncer. Las sustancias químicas, los aditivos artificiales son los primeros agentes cancerígenos exteriores. Y las sustancias químicas de uso corriente son ya más de 100000. Están en los productos que utilizamos cada día para la casa, para la higiene, en las comidas. Cada año se producen millones de toneladas. Iarc, el Agencia internacional de investigación sobre el cáncer, el máximo organismo, ha publicado un estudio desde el cual resulta que sólo el 0,1% de estas sustancias son analizadas antes de estar introducidas en el mercado. Están divididos en grupos de peligrosidad. Pero los potentes grupos de presión económicos internacionales intervienen para modificar el nivel del factor de riesgo”.

La principal causa del cáncer, por tanto, son los productos químicos, colorantes, conservantes, pesticidas?
“También el cáncer tiene causas multidimensionales y multifactoriales. Hipócrates decía que es importante saber qué persona es la que tiene una determinada enfermedad, más que conocer la enfermedad que tiene una cierta persona. Curo niños de tres años con tumor que viven en la ‘tierra de los fuegos’. El cáncer es una reacción normal a un ambiente patológico y a un sistema de vida erróneo. Hay que curar el alma de nuestra sociedad, a servicio del dios dinero en cambio de la vida. Está enfermo el espíritu de nuestro mundo. El ambiente patológico y patógeno, los estilos de vida insanos, son la consecuencia de un espíritu enfermo, que hace elegidas en la base de valores incorrectos, como el dinero, el beneficio, el acumulación, el consumo. A nivel individual, colectivo e institucional. Cuando hay fuertes intereses económicos en juego, vale la regla de las tres “c”: convicción persuasiva, a través de la publicidad y otros medios, para transmitir la falsa información sobre los verdaderos peligros para la salud de algunos productos químicos; confusión, a través de la disinformación y la difusión de informaciones discrepantes; corrupción, para el control de líderes de opinión. Necesitamos de una revolución copernicana, de una nueva medicina y un nuevo enfoca cultural, que sea de verdad a servicio de la vida”.

Cómo se puede ir hacia este camino de recuperación, del cuerpo y del espíritu, a nivel personal, colectivo e institucional?
“Es un camino de conciencia, antes de todo personal, que influencia la conciencia colectiva, social, y de los responsables institucionales. En Italia hay 4000 suicidios cada año: es el síntoma de una sociedad enferma también espiritualmente, que ha perdido la relación con su misión existencial. La industria alimentaria produce productos sin interés para la salud, la industria de la salud no se interesa del alimentación. En cambio, de una investigación de American Cancer Society resulta que más del 30% de los tumores es causada por un alimentación llena de conservantes y aditivos químicos y de azúcar refinado, harinas y productos animales. En Italia, desarrollan cáncer más de 360000 personas, entre estas 120000 por una mala alimentación. Tenemos el deber de informarnos sobre la procedencia de los alimentos que comemos, sobre las modalidades de producción, de conservación y de transporte. Pero, insisto: hay que curar el espíritu, para curar el mundo. Aquí está la raíz de todos los problemas”.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios