El canguro de los otros

995
  • Italiano
  • English

Pobre animal, el canguro. Esta vez, hizo un terrible final. Peor que en Australia, donde el hacinamiento de los marsupiales cercanos de las zonas urbanas es permitida la caza. En nuestro caso, el canguro murió a fuego lento, en la parrilla del Senado. O mejor dicho, en la stepchild adoption, que si hubiera tenido el valor de hablar italiano, sería la adopción del hijo de la pareja. Que a su vez tiene en la mira la completa mayoría de gobierno.

En la base está presente un problema nuestro: en los últimos años, las leyes más importantes ya no son discutidas en el Parlamento, según lo dispuesto por la Constitución, sino que son electas en base a la confianza: senadores y diputados sólo pueden tomar o dejar. Y por lo general, toman.

Esta vez en el proyecto de ley sobre las uniones civiles, no se dió la confianza: sólo porque las fuerzas del gobierno están completamente divididas respecto a los derechos de las parejas homosexuales. Pero se ha intentado, de igual manera, un truco parlamentario que modela los efectos. De hecho, el conocido canguro: una modificación monstruosa que sirve para saltar todas las propuestas de modificación de la ley en discusión y pasar directamente a la aprovación. De acuerdo con varios juristas que están en contra de la democracia, así como también en contra de la Constitución. Y sin embargo, en los últimos tiempos, ha tenido aceptación, también para abordar sujetos como Calderoli, que se jactan de bloquear el trabajo parlamentario con millones de enmiendas producidas en la computadora. Con el canguro, que por lo tanto, es una bofetada a la democracia, se llevaron a cabo las reformas constitucionales como aquellas del Senado o de todas formas fundamentales, como aquellas del sistema electoral, la Italicum. Dos leyes, por cierto, que disminuyen el poder de votos de los electores.

Esta vez para hacer pasar el salto de la confrontación parlamentaria, no son suficientes los votos de todos los senadores que cambiaron de abrigo. El PD espera del movimiento 5 Estrellas, favorables para un cambio de una ley, querida por Renzi. Pero los ex Grillinos (ahora Grillo dejo de ser símbolo) votaron por el canguro, después de haber sufrido tanto, pero no lo lograron. Por lo que, sí a la ley, no al canguro.

El escenario que se abre es un espectáculo que no veíamos desde hace algún tiempo: un verdadero debate parlamentario. Acerca de grandes cuestiones éticas, que después, como en los años 70, para el divorcio y el aborto. No es el fin del mundo, sino por el contrario. Por último vamos a ver cuántos son muy favorables a las uniones civiles en el PD y en la mayoría y cuantos no. Ya que para un tema tan importante, sobre la que somos los últimos en Europa, independientemente de cómo se piensa, no es honesto contar los pollos antes de que nazcan.

No se necesitará de mucho. Para votar las temidas 500 enmiendas no se necesita más de una semana de trabajo. O más bien, seis días lavorativos, que para los parlamentarios italianos, acostumbrados a trabajar de martes a jueves, corresponden a dos semanas.
Por supuesto, si al Senado pudieran llegar el  ejército de los chinos de las primarias, el problema no se plantearía y a la Bouvette ya estarían comiendo arroz a la cantonés y ravioli al vapor desde hace tiempo. En su lugar, se va a comer canguro asado, al menos por un tiempo “.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta