La Red del odio

251
  • Italiano
  • English
paura

Todos sostienen con palabras de ser seguidores de la democracia, solo charlando en favor de la defensa de los derechos de los demás. En las redes sociales existe una colmena de dibujos y viñetas, en favor de la libertad de pensamiento, pareciera ser el dogma intocable para cada país que quiera llamarse civilizado, sazonado por miles de “me gusta” y “sonrisas”. La realidad sin embargo es otra, y es preocupante.

Hemos llegado a un nivel tal de odio, que cualquier confrontación ya no pasa a través del diálogo, sino por las barricadas. Se alzan los muros “a pesar de todo”, y por lo tanto ya no se ve lo que está del otro lado. Se percibe sólo el “enemigo”, sin evaluar lo que hace y quién lo hace. Y en contra de él, vomita todo lo posible, donde creciendo incesantemente pone al descubierto el nivel en el que está sumergida nuestra sociedad.

El caso del anuncio de la maternidad Giorgia Meloni es emblemático: un conglomerado de burlas, que dieron como resultado en algunos casos a insultos personales, en la disputa. No entro en el mérito de los chistes sexistas, porque no es este el punto, aunque si es grave.

Lo que no es aceptable es la violencia con la que ahora se arremete contra los que no piensan como nosotros, una agresividad que no se detiene, ni siquiera de frente a algo tan hermoso como el anuncio de un nacimiento. Todo se convierte en sucio, corrupto, instrumental. También en esto, el relativismo ha cobrado sus víctimas: todo está permitido, siempre que en hacerlo sea una parte. No existe el límite absoluto, sino el hecho en “hacer daño”.

La web está llena de personas que saben todo, que entienden todo, que juzgan a todos. Todo el mundo se sienta en su propia poltrona y como nuevo emperador, prepara el pulgar hacia alguien. Lo presentan como democracia, porque – dicen – todo el mundo tiene derecho a expresar su opinión. Pero no es así, y para comprenderlo sería suficiente recordar la definición del termino respeto: disposición en abstenerse de realizar actos ofensivos o perjudiciales, implícitas en el reconocimiento de un derecho. Cuán lejos estamos de la supuesta independencia de la Red.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios