Honra a tu hijo y a tu hija

303
  • Italiano
  • English
figlio

La experiencia que como apg23 tenemos en los 35 países en los 5 continentes, que con culturas y religiones diferentes (Asia, América Latina, África, Australia, China, Europa del Este, hindúes, budistas, musulmanes, cristianos), muestran que el lugar natural de crecimiento para cada persona es la familia natural entre un hombre y una mujer, y cuando se sufren de dificultades debidas a la pérdida, o a las enfermedades, es la familia ampliada con los abuelos, tíos y tías que se ocupan de las personas, pero no con las uniones homosexuales, la pederastia se usaba ya en la antigua Grecia con aplicación pedagógica, pero no tomó el curso, sino que más bien la raza humana se ha propagado.

En nuestro siglo han tratado de reemplazar a la familia en Israel, en Rusia, pero han retrocedido al ver los efectos desastrosos de estos experimentos: jovenes violentos, desmotivados, emocionalmente inestables, antisociales, incapaces de mantener compromisos de trabajo. No lo vemos bien a Astrkan, Volgogrado, Elista en Rusia.

El bebé necesita para un adecuado crecimiento psico-afectivo armonico que tenga en cuenta la confusión emocional de la adolescencia, de las figuras estables, personalizadas y continuas de un padre y una madre.
En mis estudios de sexología clínica donde se presentaban los distintos tipos de unión, aquella homosexual o homo afectiva, era aquella que predecía  el mayor número de socios con un cambio muy frecuente.
Esto ciertamente se aplica a las parejas heterosexuales, de hecho, no tenemos experiencia en nuestras comunidades terapéuticas o de aquellos que están en prisión, que una de las causas de sus adicciones o de vida inadecuada ha sido el de no haber estado nunca en el regazo de un padre y de una madre.
En los primeros años de vida de un niño es tan fundamental como el aire y el agua la figura materna. Esto va a desacreditar el mito de tener dos padres. Lo explicamos y documentamos.

Un estudio realizado por Spitz en 90 niños institucionalizados, es decir, sin la capacidad de tener la atención materna necesaria, y sobre todo de vivir esa relación madre-hijo insustituible para un sano desarrollo físico y mental, que evidenciaba las graves carencias que estos niños enfrentaban: algunos de ellos se dejaban morir o se encerraban en una dimensión autista. Entonces, Spitz y Bowlby, han mostraron como las experiencias emocionales y afectivas de la primera infancia fundan y preparan para la construcción del “Yo” maduro y equilibrado. Por el contrario, la privación y el abandono de las primeras fases de la vida, conllevan a traumas profundos en la persona, a huellas indelebles de sufrimiento que durán toda la vida.

Otro estudio realizado por Silvia Bonino, del Departamento de Psicología de la Universidad de Turín, colocaba en evidencia cómo los niños agregados en contextos no familiares, tenían resultados significativamente inferiores en el campo cognitivo, afectivos, emocionales respecto a los niños de la misma edad (de 0 a 14 meses) incluidos en los fondos familiares normales.

Los sufrimientos relacionales que a veces desemboca en la edad adulta con la tendencia antisocial se debe prevenir y cómo escribe Bettelheim en el Padre casi perfecto”, quien ha recibido una crianza justa de los padres (padre y madre) y de una educación, posee una vida interior rica y gratificante, que lo hace sentirse satisfecho por sí mismo, cualquier cosa que le sucede en la vida. “Se debe tener en consideración que el Spitz en su estudio sobre el desarrollo psico-afectivo, de dos grupos de niños que encontraba en el primero compuesto por hijos de madres que se encontraban en prisión, que se ocupaban directamente de los hijos en calidad mayor del segundo grupo de niños, que recibían cuidados higienicos y alimentos excelentes, pero privados en las relaciones individuales maternas.

Educar en la familia significa despertar el concepto de Resiliencia acuñado por el psiquiatra y psicoanalista Boris Cyrulnik y tomado de la física, donde se indica la capacidad de un material para resistir, con choques repentinos sin romperse. Él ha concebido el concepto de resiliencia después de haber pasado toda una vida para entender cómo los niños traumatizados superan las violencias sufridas, convirtiéndose en adultos felices. La resiliencia psicológica es la capacidad para hacer frente de manera positiva a los acontecimientos traumáticos, y de reorganizar sus vidas de frente a la dificultad. Ser resiliente es más que resistir, es transformar el sufrimiento en fuerza, la vulnerabilidad en capacidad. Educar a la la resiliencia necesita de la capacidad de construir redes de solidaridad que fomenten el fortalecimiento de los factores familiares y ambientes necesarios para desarrollarla.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios