Seamos realistas …

180
  • Italiano
primavera

Sentimos la falta. De hecho, teníamos ya el pensamiento: ¿cómo es que ya no se habla del Puente sobre el Estrecho? ¿Se terminó el dinero? ¿Proyectos desperdiciados? Pero en cambio no es así. La idea de hacer esta obra faraónica, que también sería necesaria (si en Calabria y Sicilia) estubieran las condiciones mínimas, ha vuelto a surgir en el debate político como el ave fénix. Señal de que la campaña electoral ha comenzado verdaderamente. En colocarla al centro de los razonamientos, fue el Primer Ministro, Matteo Renzi, con su hábil maniobra habitual de distracción masiva. “El Puente sobre el Estrecho de Messina se realizará , pero primero se tiene que realizar y completar las obras estratégicas para la Sicilia”.

Es por todo esto. Si existen obras clasificadas como “estratégicas” por el mismo Primer Ministro, el caso del acueducto de Messina, que se rompió desde hace ya varias semanas y donde los ciudadanos están al punto de ir más allá de la crisis de nervios, histéricos, la cual está aún por acomodar, ¿cómo se puede trazar en el tiempo un futuro incierto así como engañoso? Y realmente el jefe de gobierno piensa en el puente con la intención verdadera de ayudar a los sicilianos o ¿sólo se limita a echar una mano al Nueva Centroderecha de Angelino Alfano, el aliado del gobierno cada vez con mayores dificultades? La segunda hipótesis pareciera prevalecer sobre la primera. Pero más allá del juego de los espejos entre lo real y lo creíble, entre electoral y funcional, el sello distintivo de este argumento está contenido en la concepción de los medios de comunicación, con respecto a la política. Primero el mensaje y luego, tal vez, el contenido.

Así como sucedió también en Roma. Renzi cree en un sí para las grandes obras, pero también a las grandes ciudades; y la capital está en la cima de sus objetivos. Y así, aunque si hoy en día no existe un candidato a la alcaldía reemplazable, el mensaje era importante. Salir de Marino, el adversario, el hombre que nunca tiene que pedir, era una condición fundamental para dejar claro a todos de quien lleva el timón en verdad. Para las elecciones se verá, transportadas por una figura – la de Tronca – institucional pero no demasiado, en el sentido que sabe de política y de cómo relacionarse con el Palazzo Chigi.

Incluso en el caso de las negociaciones entre el gobierno y las regiones, a pesar de que estuviera en el medio un tema sensible como la sanidad, la música es la misma. Una negociación agotadora, con el Palazzo Chigi, determinado a monetizar cada paso hacia adelante, entre el Ejecutivo y los gobernadores, el Consejo de Ministros de hoy  ha puesto en marcha el codiciado decreto definitivo  “salvador de balances” de las Regiones. La medida “permite estabilizar por completo la situación y a las Regiones para reanudar tranquilamente sus operaciones”, destacó el ejecutivo. El problema a resolver era principalmente el caso relacionado con la Región Piamonte y llevado a cabo por el gobernador Sergio Chiamparino.

La norma debería remediar la situación creada después de una sentencia de la Corte Constitucional del pasado junio que rechazó el método de contabilización de los fondos adelantados por el gobierno, a través de contratos mutuos con el Mef, para pagar las deudas pendientes con los proveedores que en muchos casos (en Piamonte, por ejemplo) también fueron utilizados para alimentar el gasto corriente. A la luz de esta sentencia, la Corte de Cuentas en la audiencia de ajuste del balance del 2014, certificó un déficit del Piamonte de casi 6 mil millones de euros, colocando en rodillas la administración Chiamparino. Desde hace algún tiempo, el gobernador había trabajado con el Palazzo Chigi para la aprobación de un decreto que ayudaría a resolver este asunto, creada de acuerdo a las Regiones a causa de una falta de claridad en la aplicación de la norma.

Pero el decreto se ha pospuesto ya dos veces. La medida no contiene fondos para sustentar las Regiones que luchan con estos planes de pago de grandes déficits, pero que aprueba de extender en 30 años, la amortización de la deuda. Además de la norma extiende deudas, en el decreto está prevista la posibilidad de ampliar “las disposiciones del llamado Decreto Cantone con la norma anti- intervención a la sanidad, o sea a las empresas acreditadas que realizan servicios esenciales, esto nos permitirá mantener los niveles esenciales de asistencia en la territorios involucrados”, dijo la Ministro de Sanidad, Beatrice Lorenzin. Básicamente contra las proclamas bélicas lanzadas por el Primer Ministro en la víspera de la negociación, terminamos haciendo cuentas con la solución habitual al estilo italiano: deudas para el futuro, como vertederos de los problemas.

Exactamente lo que el Primer Ministro considera un mal absoluto de la política cuando era un comerciante y no un gobernador. No ha cambiado sólo una parte, ha cambiado todo. Así, en los últimos dos años, esperabamos un cambio de ritmo, una nueva manera de hacer funcionar que el sistema. En cambio, es como si hubieramos realizado un giro completo y estuviéramos de regreso al punto de partida. Tal vez no  eraeste exactamente el cambio que hubíamos querido ver.

Traducción a cargo de Adriana Montiel

 

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta