VENEZUELA: SI HABLAS DESAPARECES

719
  • Italiano
venezuela

Otras 26 víctimas en una manifestación pacífica en Venezuela. La Iglesia entera hoy se rebela. “La protesta civil y pacífica no es un crimen – afirman los obispos venezolanos con un twitter -. Es un derecho! No se puede controlar con una represión sin medida”. Justo hace un año, en el mensaje del Domingo de Pascua, el Papa Francisco había invocado la paz “sobre el pueblo venezolano en las difíciles condicciones en que está viviendo y sobre los que tienen en las manos los destinos del País, para que se pueda trabajar por el bien común, buscando espacios de diálogo y colaboración con todos“.

Crisis

Doce meses después del aumento de violencia ha llegado a ser siempre más grave aunque nadie puede hablar. Después del golpe juiciario que ha llevado a la concentración de todos los poderes en las manos del gobierno de Maduro, se ha intensificado la fuerte represión contra cada forma de manifestación y disensión. En resumen todos los que no están de acuerdo con el sistema político está perseguidos, detenidos o peor desaparecen y son matado en el total anonimato. Parece que el gobierno quiere controlar todos para mantener su estabilidad. Incluso unas personalidades son controladas a través del teléfono o personalmente. En los palacios hay francotiradores listos para disparar a la multitud durante las manifestaciones. Y no han faltado también los casos de desaparecidas forzadas. Nos recuerdan evidentemente los desaparecidos de Argentina y Chile de los años ’70 cuando los regímenes militares silenciaban quien se oponía torturándolo por mese y frecuentemente asesinándolo, haciendo desaparecer el cuerpo en el océano. Y estas desaparecidas tampoco excluyeron mujeres embarazadas y menores.

Fosas comunes

En Venezuela el pasado 29 de noviembre fueron encontrados en una fosa común los cuerpos de doce jóvenes, después que el 15 de octubre los habían detenido durante las llamadas “Operaciones por la liberación del pueblo”. En marzo además la Conferencia episcopal venezolana ha tomado partido después del hallazgo de 15 cadáveres dentro de una sepultura en la Penitenciaría General de Venezuela, una cárcel cerrado por unos meses en el Estado de Guárico.

Terror

La gente tiene miedo de hablar. Y quien habla quiere quedarse anónimo. La crisis en muchas áreas de Venezuela para comprar aquellas comidas basilares que han quedado: arroz, harina, frijoles. En muchas familias apenas se come una vez al día. Hay quien hace decenas de kilómetros para poder recuperar otros productos para la demanda de su familia en los supermercados trasfronterizos. Pero es peligros también este abastecimiento porque hay quien está listo para asaltar, como en una verdadera emboscada de estilo Lejano Oeste – y a veces también listo para matar – el coche lleno de provisiones.

Iglesia en peligro

En este País hambriento y cansado la represión gubernamental sigue contra la población que manifiesta por la muy grave crisis política y económica en curso. Y también contra la Iglesia. Durante una misa celebrada por el cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, el pasado 12 de abril con la procesión de la estatua de Jesús Nazareno, un grupo organizado ha irrumpido interrumpiendo la celebración con canciones y eslóganes.

Denuncia

Mons. Diego Padrón Sanchez, arzobispo de Cumanà y presidente de la Conferencia episcopal de Venezuela, no dudó en denunciar las violaciones de los derechos humanos fundamentales pidiendo la presión internacional sobre el gobierno de Maduro y los colectivos que lo defenden y en expresar claramente la posición de la Iglesia. De una parte se promueve en las comunidades más pobres “Olla solidaria” en que reunirse para compartir la comida, traendo algo cada uno para superar el hambre que es un problema muy concreto y diario. De la otra sigue el acompañamiento del pueblo que protesta contra la situación política, como el desconocimiento del Asamblea nacional y el dominio del Tribunal supremo sobre todos los otros poderes. Cada manifestación pacífica y resistencia interior pero tiene que ser apoyada por la comunidad internacional.

El Papa hizo llegar al cardenal todos su apoyo y el atención del Vaticano a la situación de Venezuela.La única vía permanece la protesta pacífica. Tenemos que desafiar el control del gobierno con gran valor y libertad – sostiene Mons. Sanchez. La Iglesia lo está haciendo, hablando con mucha libertad. Pero está en juego la vida de muchos hombres y mujeres de buena voluntad y por esto 12 Países latinoamericanos han pedido justo al Vaticano retomar la mediación con el gobierno venezolanos que se refiere obstinadamente a las elecciones políticas mientras sigue construyéndose una red de consentimientos con el uso de la fuerza.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta