Audiencia en San Pedro, el Pontífice: “Si sobrevive en nosotros la certitumbre que Dios ama a nosotros y a este mundo, inmediatamente cambia la perspectiva” Durante el audiencia, el Pontífice ha afirmado que "la nuestra es un alma migrante y nuestra existencia un peregrinaje, un camino"

259
  • Italiano
certezza

“Si confiáramos sólo en nuestras fuerzas, tendríamos razón de sentirnos desilusionados y vencidos, porque el mundo a menudo se demuestra refractario a las leyes del amor. Pero si sobrevive en nosotros la certitumbre que Dios no nos abandona, que Dios ama con ternura a nosotros y a este mundo, entonces inmediatamente cambia la perspectiva“. Es lo que ha declarado, hoy por la mañana, el Papa Francisco referiéndose a las casi 18 mil personas que han llenado plaza San Pedro por la catequesis durante el audiencia general del miércoles.

El ancla uno de los símbolos cristianos de la esperanza

“Pasarán los cielos, pasará la tierra, serán borradas las esperanzas humanas, pero la palabra de Dios – ha escaneado el Papa – es más grande que todo y no pasará. No hará día de nuestra vida en que terminaremos ser una preocupación para el corazón de Dios. Y Dios ciertamente garantizará a todas nuestras necesitades, no nos abandonará en el tiempo de la prueba y de la oscuridad. Esta certitumbre pide acecharse en nuestro ánimo para nunca apagarse. Alguien la llama con el nombre de ‘Providencia'”. Al respecto, el Papa ha recordado que “entre los símbolos cristianos de la esperanza hay el ancla. Elle expresa que nuestra esperanza no es vacía; no hay que confundirla con el sentimiento variable de quien quiere mejorar las cosas de este mundo de manera veleidosa, haciendo palanca sólo en su propia fuerza de voluntad”.

“Nuestra vida anclada en el cielo”

“Nuestra vida – ha añadido Francisco hablando de brazo – está anclada en el cielo y nosotros sólo tenemos que basarse a la cuerda, llegaremos allí hacia donde nos dirigimos”. “La esperanza cristiana – ha explicado – encuentra su raíz no en el atractiva del futuro, sino en la seguridad de lo que Dios nos prometió y realizó en Jesús Cristo. Si Él nos aseguró nunca abandonarnos, si el inicio de cada vocación es un “Sígueme”, con que Él nos asegura permanecer siempre delante de nosotros, entonce por qué temer?”. Según el Papa, “con esta promesa, los cristianos pueden caminar en todas partes. También atrevesando porciones de mundo herido, dnde las cosas no van bien, nosotros somos los que también por allá siguen esperando”. “Es justo donde se extiende la oscuridad que hay que mantener encendida una luz“, ha continuado subrayando que “la promisa de Jesús ‘Yo estoy con ustedes’ nos hace levantar con esperanza, confiando que el Dios bueno ya está trabajando para realizar lo que humanamente parece imposible”. Por tanto, ha terminado Bergoglio, “el santo pueblo fiel de Dios es gente que está de pie y camina en la esperanza. Y donde quiera que va, sabe que el amor de Dios lo ha precedido: no hay parte del mundo que pueda escapar a la victoria de Cristo Resuscitado, la victoria del amor”.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios