“ASÍ VIVIMOS LA PASCUA EN LOS LUGARES DE LA RESURRECIÓN”

236
  • Italiano
pasqua

En ocasión de la S. Pascua padre Francesco Patton, 53 años, trentino, desde el pasado mes de mayo Guardián de Tierra Santa, sucesor de mons. Pizzaballa que tuvo el papel por 12 años antes de ser nombrado administrador apostólico de Jerusalén de los latinos, ha aceptado dejar una entrevista a In Terris.

Padre Patton, cuál es la situación de lso cristianos en Tierra Santa?
“Es la de una minoría, no sólo en los territorios de Tierra Santa en sentido estricto, es decir Israel y Palestina, sino también en Siria, en Iraq; y una comunidad un poco más consistente en Líbano y en Egipto, donde hay un buen número de cristianos pero en todo caso hay que mantener viva su propia fe en un contexto difícil”.

Cómo son las relaciones con las otras confesiones?
“Por lo que se refiere a las varias comunidades cristianas, entre nosotros y hortodoxos griegos, armenos y coptos son buenas, también en Egipto. Con las otras religiones también son buenas en la vida ordenaria pero los problemas nacen con los grupos fundamentalistas e integralistas que piensan que hay que defender su identidad a costa de los demás”.

El Papa Francisco dentro de poco tiempo irá en visita a Egipto. Cuánto eso influirá en estas relaciones, sobretodo después de los ataques del Domingo de Ramos?
“Será un viaje importante, muy importante justo porque esto ocurre no sólo por invitación del jefe copto Tawadros y de los responsables de los coptos católicos y de los latinos sino también del jeque de Al Azhar, máximo esponente de Islám sunita, y del presidente Al Sisi. Es importante porque el S. Padre puede hablar a los líderes de Islám con la espranza que poco a poco comprendan que el fundamentalismo daña también a sus fieles. Hay gran espera, no sólo en Egipto pero en todo Oriente Medio”.

Cómo se vive la S. Pascua en los lugares que vieron la Pasión y la Resurrección de Jesús?
“Sin duda con un contacto emotivo particular. Ya desde el Domingo de Ramos hemos recorrido el camino de Betfage a Jerusalén, por el trayecto hecho por Jesús. Fue una ‘procesión’ muy alegre, con gran participación de los fieles locales y del mundo entero. Pero toda la Semana Santa tiene esta característica. El lunes fuimos en Betania, donde María, la hermana de Lázaro, bañó con las lágrimas y versó el profumo en los pies de Jesús, el Jueves Santo el lavatorio de los pies en el Cenáculo, el Viernes la Pasión revivida en el Gólgota para terminar con el velatorio de Pascua y la celebración de la Resurrección en el lugar físico en que ocurrió. Aquí la fe se celebra con la particularidad del contacto de los lugares en que la misma fe se expresó. Cuando leemos el Evangelio en los lugares en que unos episodios ocurrieron o donde fueron pronunciados unos discursos, nosotros decimos ‘aquí’. En el Sepulcro no decimos simplemente ‘Jesús ha resuscitado’ sino ‘Aquí Jesús ha resuscitado’. Ponemos los pies donde los puso Cristo y esto es muy importante porque nos recuerda que no celebramos un mito o un cuentito de hadas sino un acontecimiento histórico ocurrido, como escribe S. Pablo, en la plenitud de los tiempos. Tiene un significado extraordinario”.

Y usted qué siente en celebrar la Pascua por primera vez como Guardián de Tierra Santa?
“La riqueza de las celebraciones es en aras de la novedad, del estupor, de quien hace una experiencia por primera vez, que siempre es algo único y extraordinario. Me conmueve interiormente recorrer los pasos de Jesús, celebrar en el Sepulcro vacío donde se abre la puerta a la vida con Dios. Pero no es una emoción superficial, es un ‘sentir’ interior lo de celebrar así los misterios de nuestra salvación”.

La reciente reapertura del S. Sepulcro restaurado ha sido un buen señal.
“La fase más importante ha terminado. Era necesaria la obra material, porque la capilla necesitaba absolutamente de ser restaurada, pero los trabajos han sido fundamentales también en el plan científico y arqueológico: basta pensar que fue reabierta la tumba, fue posible tocar la piedra en que fue depuesto el Cuerpo de Jesús y fueorn analizados también los estratos sucesivos. Pero también fue una experiencia ecuménica, gracias al acuerdo de las tres comunidades, griega, armena y latina. Tuvimos muchas más reuniones de lo normal, pudimos cultivar relaciones fraternales y de amistad y comprendimos que es algo que puede continuar. La ceremonia de reapertura, con los cantos de las diferentes tradiciones, ha sido muy significativa en reiterar que queremos un camino fraternal. Hemos rezado juntos el Padre Nuestro que fue una novedad muy importante. La sensibilidad por nuestra parte y de los responsable de otras comunidades es aquella justa para ir adelante así”.

Ahora pero ocurren otros trabajos.
“Sí, al suelo alrededor de la capilla y bajo de ella, ocurren intervenciones para eliminar problemas de humedad de subida. Haremos un segundo acuerdo luego se procederá. Sobre los tiempos no sé pronunciarme pero la intención es la de continuar. Hay que golpear cuando el hierro está ardiendo: lo que es cierto es que se ha inaugurado una temporada de colaboración de la cual no se vuelve atrás. Luego es necesario pasar de aquella material a una de tipo relacional, fraternal. Somos una pequena minoría, también unidos, pero podemos mandar al mundo un gran mensaje de comunión”.

Considerando la coincidencia de la fecha de la Pascua están previstas oraciones en común?
“Esto no por una simple razón: hay miles de peregrinos y lo que se hace durante los Tres Días Santos está arreglado de manera precisa por un agenda escrita con un acuerdo común en la base del ‘statu quo’ que fija los tiempos de las celebraciones. Pero más allá de lo que puede parecer un ‘desorden’, lo bueno es que los aspecros de cada rito se hacen compartidos. Por ejemplo nuestra manera de celebrar la Pasión está vista con particular intensidad por todos; así el ‘fuego santo’ de los griegos hortodoxos el Sabato Santo se convierte en patrimonio de todos: también nosotros lo tenemos pero ellos lo viven con un acentuación más fuerte”.

Y la presencia de fieles de todo el mundo qué representa?
“Da mejor de cada otra cosa la imagen de lo que es la Iglesia universal. La belleza de este lugar, que a una oreja exterior podrìa parecer confusión, al contrario es la riqueza con que elevamos nuestra alabanza a Dios. Es un poco como los orquestales que están afinando los instrumentos antes de un concierto. Mi esperanza es que un día podremos afinarlos y que cada uno suonará el instrumento que la gracia de Dios le ha concedido para componer una maravillosa sinfonìa. Feliz Pascua a todos los lectores de In Terris!”

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta