América Latina en defensa de la Vida

127

(RV).-  Una multitudinaria marcha por la vida se llevó a cabo en diversas ciudades de América Latina, este sábado 25 de marzo, Solemnidad de la Anunciación del Señor y Día del Niño por Nacer. Con diferentes iniciativas, organizaciones civiles y religiosas, se manifestaron en favor de la vida.

En Chile, – primer país del mundo que celebra este día con el respaldo de una Ley, aprobada el 14 de mayo del año 2013, que establece legalmente el 25 de Marzo como  “Día nacional del niño que está por nacer y la Adopción“-  sólo en Santiago, marcharon más de 10.000 personas, en lo que fuera la primera marcha por la vida en el país. Tanto familias como organizaciones de la sociedad civil, manifestaron su postura en favor de la vida, junto con artistas, deportistas, políticos, autoridades religiosas y profesionales de la salud.

En el caso de Perú las marchas debieron cancelarse debido a las inundaciones provocados por el fenómeno de “el Niño”, que causó estragos en varias zonas del país. Allí se tranformó en cambio en una marcha solidaria, en la que se reunieron alimentos, agua y una serie de artículos necesarios para los damnificados por las lluvias y las inundaciones que afectan el país.

En Colombia, el Departamento de Promoción y Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) lanzó la iniciativa de rezar una Novena por la Vida, la cual inició el 17 de marzo y concluyó el mismo 25 de marzo.

Los Obispos de México en un comunicado denunciaron el silencio ante los miles de abortos y amenazas contra la familia: “Recordemos que en todas las Diócesis de México celebramos el Día de la Vida. Esta celebración de la Encarnación nos ayuda a mantener viva la conciencia de que somos hijos y, como nos enseña el Papa Francisco en Amoris  Laetitia: ‘esto nos reconduce al hecho de que la vida no nos la hemos dado a nosotros mismos sino que la hemos recibido. El gran don de la vida es el primer regalo que nos ha sido dado’ (AL 188). Afirmamos que desde la fecundación se inicia una nueva vida que no es la del padre ni de la madre, sino la de un nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo (Cfr. EV 60) y que estamos llamados a proteger, cuidar y preservar. Nadie puede violar la integridad de otro ser humano: ni por fines de investigación, ni porque sea anciano o nonato, minusválido o enfermo o demente o migrante. ¡Cuidemos el don de la Vida!”, exhortaron los obispos.

Mientras que la comisión ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina también elevó su voz en favor de la vida con un comunicado: “Conocemos y acompañamos a las mujeres, a los padres y a las familias que viven situaciones injustas, dolorosas y a veces dramáticas, justo cuando está por llegar una nueva vida. Pero no sucumben a las presiones e indicaciones de muerte que reciben de su alrededor, incluso de algunas instancias de la sociedad civil.  La solidaridad y la esperanza de la comunidad cristiana se hacen presente por medio de personas e instituciones que, en nombre de Dios, anuncian el gozo del Evangelio”.  “En este día, queremos recordar lo que ya dijéramos hace unos años: “No hay una vida que valga más y otras menos: la del niño y el adulto, varón o mujer, trabajador o empresario, rico o pobre. Toda vida debe ser cuidada y ayudada en su desarrollo desde la concepción hasta la muerte natural, en todas sus etapas y dimensiones”.

Sacado de “Radio Vaticano”

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios