El Papa en el Angelus: “No reduzcamos el Bautismo a un simple dato anagráfico” En Plaza San Pedro la oración del Pontífice para las poblaciones de Perú afectadas por fuertes inundaciones

199
  • Italiano

El agua que nos dona la vida eterna fue efundida en nuestros corazónes en el día de nuestro Bautismo; entonces Dios nos transformó y nos llenó de Su gracia. Pero puede ser que hemos olvidado este gran don, o lo hemos reducido a un simple dato anagráfico; y quizás vamos a buscar “pozos” con aguas que no apagan nustra sed”. En este tercer domingo de Cuaresma, en que la liturgía presenta el paso evangélico del encuentro de Jesús con la Samaritana,  Papa Francisco centra su reflexión en el símbolo del agua. En una Plaza San Pedro llena de fieles y peregrinos, reunidos en oración bajo un cielo gris, Bergoglio recuerda la importancia del Bautismo.

Una fuente de “agua viva”

El evangelista Juan cuenta cómo este encuentro ocurra “mientras Jesús atrevesava Samaría, región entre Judea y Galilea, habitada por gente que los Judíos despreciaban, considerándola cismática y herética” (cfr Gv 4,5-42). No obstante, subraya el Papa, será justo esta población a adherir por primera “a la predicación cristiana de los Apóstolos”. Volviendo al Evangelio del día, Bergoglio cuenta cómo nace el diálogo entre Cristo y la Samaritana: “Mientras los discípulos van al pueblo para buscar comida, Jesús se queda cerca de un pozo y pide de beber a una mujer, llegadá allí para tomar agua”. A la pregunta de la mujer “Por qué un judío se digna pedir algo a una samaritana?“, Jesús contesta: “Si tú supieras quien soy yo, y el don que tengo para ti, serías tú a pedir y yo te daría ‘agua viva’, un agua que sacia cada sed y se convierte en fuente inagotable en el corazón de quien la bebe”.

Jesús fuente “chorreante” de gracia

El Pontífice subraya que “ir al pozo para tomar agua” puede ser “cansador y aburrido; sería bueno tener a disposición una fuente chorreante!”. Sin embargo, la de que habla Jesús es “un agua diferente”. De hecho, continua Bergoglio, “cuando la mujer se da cuenta de que el hombre con quien está hablando es un profeta, le confía su vida y le hace preguntas religiosas. Su sed de cariño y de vida llena no fue satisfecha por lo cinco maridos que tuvo, en cambio, experimentó desilusiones y engaños”. La Samaritana se queda “impresionada por el gran respeto que Jesús tiene para ella y cuando le habla de la verdadera fe, como relación con Dios Padre ‘en espíritu y verdad’, entonces comprende que aquel hombre podría ser el Mesías”. Y Jesús mismo lo confirma:”Soy yo, que hablo contigo”.

En el Bautismo la efusión de la gracia

Entonces este Evangelio es justo para nosotros. Jesús nos habla como a la Samaritana“. Aunque no lo conocemos, continua el Papa, “quizás aún no lo hemos encontrado personalmente, y aún no lo hemos reconocido como nuestro Salvador“. La Cuaresma puede ser, entonces, la ocasión “para acercarnos a Él, encontrarlo en la oración en un diálogo corazón a corazón, ver su cara en la cara de un hermano o de una hermana sufriente”. Haciendo así “podemos renovar en nosotros la gracia del Bautismo, apagar nuestra sed a la fuente de la Palabra de Dios y de Su Santo Espíritu”. No sólo. De esta manera podemos también “descubrir la felicidad de convertirnos en artífices de reconciliación e instrumentos de paz en la vida diaria“.

La oración para Perú

Después de la oración del Angelus, Papa Francisco expresa su cercanía “a la querida población de Perú, duramente afectada por inundaciones devastadoras. Ruego por las víctimas y por los que están ocupados en socorrer”. Pues, recordando la figura de Josef Mayr-Nusser, padre de familia y exponente de Acción Católica, muerto mártir porque no quiso adherir al nacismo por fidelidad al Evangelio, y proclamado beatificado ayer en Bolzano, lo eleva a “modelo para los fieles láicos, especialmente para los papá, que hoy recordamos con gran cariño, aunque la fiesta litúrgica de San José, su patrón, este años se celebrará mañana”. Saludando luego a los muchos peregrinos procedentes de cada parte del mundo, Francisco se va con aquello que ha llegado a ser su mantra: “A todos les deseo un feliz domingo. No se olviden rogar por mí. Buen provecho y hasta luego!”.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios