PADRE GAETANO: “ASÍ SALVAMOS LOS JÓVENES DETENIDOS”

272
  • Italiano
  • English
detenuti

Una historia que llega desde lejos aquella de Padre Gaetano Greco y de sus chicos “difíciles”, adolescentes o poco más que son huéspedes de la comunidad Amigò. Son veinte en total, unos provienen de la cárcel de menores de Roma, otros tienen historias que parecen increíbles, pero ellos le llaman “Padre” no sólo porque se trata de un sacerdote, sino porque para algunos entre ellos representa la única figura familiar.

Su vocación nace gracias a Padre Pio, a que, a 7 años, confiesa su deseo de hacerse sacerdote y del cual obtiene el aprobación. Pasan los años y Gaetano entre en el orde de los Terciarios Capuchinos del Tormento que tienen un carisma muy específico: se ocupan de los jóvenes detenidos. Después de Cerdeña y Toscana llega en Roma, en la cárcel de Casal del Marmo. Empieza un camino destinado a cambiar no sólo su vida, sino también la de muchos chicos.

Padre Greco, la cárcel es un lugar difícil para un adulto, imaginamos para unos chicos
“No deberían existir lugares de pena para los jóvenes, es un fracaso para todos: familia, escuela, sociedad en general. Es el último estadio para los que están declarados irrecuperables después de intentar otras vías”.

Quién son los chicos de Casal del Marmo?
“Emuladores. Son bravucones, se creen todopoderosos, no tienen respeto por la vida! Cuando llegan parecen jefecillos, un  actitud que mantienen tan antes de entrar como durante la permanencia. Son desdeñosos, creen ser alguien, en particular los que la cárcel ya la conocen, son los veteranos, los maestros. Un chico durante un robo había matado a una vieja y había minimizado lo sucedido. En su arrogancia pensaba volver a casa dentro de dos días. Fue el padre a dirle que podía quitarse aquel aire de grandeur, que se había convertido en un asesino y su lugar cierto no era su casa. En aquel caso el autoridad paternal lo redimensionó brutalmente. En cambio quien llega por primera vez está aterrorizado, se desploma”.

Cómo se llega a la condena, qué es que lleva así al fondo?
“Se llega a la cárcel porque la violencia y el malestar han aumentado considerablemente, hay de todo: de los crímenes como el robo y asalto a mano armada al negocio de drogas y a los asesinatos. En particular robo y narcotráfico son los crímenes más comunes porque producen inmediatamente dinero y cuando un adolescente adcquiere un espacio de autogestión no es más controlable. Obviamente para él se hace más alcanzable el objetivo económico, hasta cuando no supera las puertas de la cárcel, pero a menudo no sirve porque muchos recaen”.

Qué ha cambiado desde cuando usted empezó a hacer el capellán en la penitenciaría juvenil?
“Todo. En 1981 iban a la cárcel los chicos durante el crimen, eran un centenar. En 1984 la ley 448 modificó la idéa de la pena, se abrieron las primeras comunidades de recuperación y por tanto ahora al centro hay el adolescente. Durante el dìa están ocupados en muchas actividades muy distractoras, que es justo, pero antes en la cárcel era posible un camino de fe. Me acuerdo de un chico muy difícil llegado allí tres veces que al final iba a la Misa. Hacía adoración eucarística, se proponía un camino de fe verdadero, concreto. Un chico de 16 años decidió hacer la primera comunión, fue un logro inmenso, significaba que quería cambiar vida. Hoy no es más así cencillo alcanzar estos cambios”.

Es decir?
“Actualmente han aumentado los extranjeros, eso significa que es mucho más difícil proponer una verdad alternativa a la violencia. Aunque debo decir que, a pesar de que son islámicos y hortodoxos, cuando se habla en general de Dios alguien se muestra interesado. Lo que es importante es testimoniar, proponer la vía del corazón. Estos chicos no conocen la palabra amor, sino sólo dinero, poder e indiferencia. Si se quisiera podríamos también sugerir llamar el Imám o un sacerdote hortodoxo, pero nadie se esfuerza para hacerlo. Mucha pedagogía láica, pero poco corazón”.

Quién recuerda en particular?
“Muchos, más bien, muchísimos. Unos huéspedes de mi comunidad se han casado y han tenido hijos, al final hicieron una elegida opuesta a la que pensaban destinadas a ellos. Me acuerdo de un chico que al tiempo del asesinato sólo tenía 14 años. La madre lo había inducido a matar la pareja del padre, al inicio no se daba cuenta de la gravedad, sino con el tiempo tenía terribles remordimientos, una carga enorme por toda la vida. Otro chiquito que hoy tiene 18 años lanzó un puñetazo a un extranjero, porque al padre le molestaba que cantara. Por tanto una triste historia de racismo, aún hoy está consternado, necesita perdón. Asistimos a una escalada de dolor y violencia. Pero estoy convencido también que se puede elegir después de fallar y hay que insistir, hacerlo comprender, yo no me rindo”.

Quién son los huéspedes de la comunidad Amigò?
Albaneses adolescentes inmigrados, africanos llegado con los bracos, unos que proceden de la Cárcel de Casal del Marmo y otros de norte de África. Se intenta darle un futuro. Sobretodo a los menores no acompañados que entre otras cosas no han cometido ningún crimen y que el tribunal nos da en acogida; para quien en cambio llega del penal la disposición es muy restrictiva porque están de prueba, los utilizan en actividades de voluntariado y recuperación social. Para quien lo desea es posible estudiar, pero si quebrantan las disposiciones vuelven a la cárcel. Son diferentes entre ellos y no se integran fácilmente. Nosotros lo hacemos todo, pero depende mucho de su voluntad, desgraciadamente hay también los fallos.

Se acuerda de una historia que terminó positivamente?
“Aquella de un chico albanés fichado, menor no acompañado, por tanto completamente solo, confiado a nuestra comunidad. Estudió y lo ayudamos a encontrar un trabajo. Ahorró el dinero y ahora tiene una empresa agrícola en Albania. Si se quiere con todas sus fuerzas se puede lograr”.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta