LOS DAÑOS DEVASTADORES DE LAS SESIONES DE ESPIRITISMO

1620
  • Italiano
  • English

El caso de las sesiones de espiritismo utilizadas por supuestos magos en Turín para violar una estudiante con la excusa de quitar el maleficio hace volver el atención sobre los riesgos relacionados con el ocultismo. Qué se entiende por espiritismo? Aquel conjunto de hechos y doctrinas fundadas en ellos que afirman una evolución progresiva, en el tiempo y en el espacio, de aquella parte espiritual del hombre que supervive a la muerte corporal. El medium serìa el individuo con particular sensibilidad, idóneo a servir comopuente con el más allá a través de la llamada trance mediánica, que unos estudiosos indican como “una crisis narcoléptica sonámbula con disociación psíquica de la personalidad”, otros como “una especie de sueño hipnótico”. El medium en estado de trance sería en contacto con una entidad, el llamado “espíritu guía“, generalmente el alma de un difunto. Tal ser es el producto de la creatividad del medium, es decir de personalidad multiple y disociada.

Hay que señalar la confusión que a menudo hay entre los que tienen el don de la visión, y por tanto están reconocidos como místicos, y los que en cambio imponen sutilmente una propia “profesión” de charlatanes, mentirosos, aliados del malvado. Esa categoría de ocultistas está publicizada manifiestamente en muchas emisoras y periódicos locales, aprovechando así la fragilidad de las personas que atraviesan particulares estados de sufrimiento y dificultad.

El espiritismo se caracteriza en un cierto tipo de fenomenología que va de los raps a la escritura automática, de las “materlializaciones” y “desmaterializaciones” de espíritus, objetos, personas o partes del cuerpo de seres vivientes, a las voces y músicas directas, de la telequinesis a la levitación y a la telepatía, de la clarividencia a la precognición. El verdadero centro de la “religión” espiritística no es Dios sino el hombre: todo lo que los espiritistas preguntan a los difuntos que se presentarían en las sesiones tendría que servir, en última análisis, al hombre, a su existencia terrena, a disipar las preocupaciones y las angustias que molestan una vida tranquila.

La Iglesia Católica ha tomado partido en diferentes ocasiones y de manera inequivocable contra el espiritismo, cuyas enseñanzas están en contra de la doctrina católica, como recuerda el catequismo. Sobre la posición de la Iglesia frente a los espíritus, se pueden hacer dos consideraciones. La primera es que los diablos existen: son seres angelicales, creados buenos por Dios, y llegados a ser malos por voluntad de ellos mismos. La seguna es que las reales o presumidas manifestaciones de espíritus resultantes de evocaciones siempre son negativas y a menudo no inmunes de intervención diabólica.

El espiritismo no es una práctica inocua, como demuestran, más allá de los hechos de crónica, las muchas víctimas con problemas de equilibrio mental y perturbaciones en la vida moral y espiritual. Numerosas son los testimonios de personas que en los momentos difíciles de la vida, frecuentemente después de la perdida de un familiar cercano, se han dirigido a supuestos grupos gestionados por medium que prometían el contacto con el difunto. A veces a conducir hacia estas prácticas hay la curiosidad, la lectura de libros de ocultismo, la frecuentación de magos y cartomantes, la compra de talismanes, el utilizo de unos juegos (sobretodo en las nuevas generaciones), la esperanza de mejorar su propio status trabajador. En la mayoría de los casos se trata de experiencias muy caras desde un punto de vista económico que se pueden convertir en el trampolín para rituales de carácter expresamente satánico.

A veces los participantes a las sesiones espiríticas acusan malestares, insomnia, disturbios físicos y psíquicos, más que espirituales; advierten presencias invisibles, inquietud, nerviosismo, instabilidad emotiva, ataques de pánico, depresión, incapacidad de relacionarse con los demás y de tener una vida normal. En las situaciones más graves se encuentran esquizofrenia y tendencias suicidas. Pero a menudo estas personas alcanzan econtrar la stabilidad y la tranquilidad perdidad apoyándose a un sacerdote y entrando de manera más activa en la Iglesia a través de la participación a grupos de oración.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios