El cardenal Parolin cuenta Papa Francisco: “Es el auténtico regreso a Dios a conducir la reforma” El Secretario de Estado, entrevistado por Radio Vaticana, ha tocato puntos fundamentales del último año de Pontificado, con particular atención a la invocada "reforma del corazón"

224
  • Italiano
  • English
parolin

Papa Francisco y su mensaje, su misión, su manera inovadora de (re)pensar a una Iglesia originaria: hay esto y mucho más en los cuatro años de Pontificado de Jorge Mario Bergoglio, llamado “de la fin del mundo” a conducir una Iglesia que, bajo su guía, supo acercarse de manera concreta a su gente, reconstruyendo aquel papel de apoyo espiritual con que fue pensada después de la caída del Imperio Romano de Occidente. Y, contestando plenamente a las condicciones morales implicadas en su nombre pontifical, el Santo Padre ha continuado en su obra hacia los últimos, restituyendo aquella fundamental dimensión de cercanía a sus fieles, unificando todo bajo de la necesitad de misericordia, subrayado a gran voz durante el Jubileo del año pasado. A trazar las líneas de este joven pontificado, fue el Secretario de Estado Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, entrevistado por da Radio Vaticana: “Me parece importante esta Iglesia en camino – ha explicado -, esta Iglesia… de salida hacia su Señor, hacia Jesús Cristo. Y justo porque la Iglesia está de salida hacia Jesús Cristo consigue también acompañar la gente, encontrar la gente, acompañar la gente en su realidad de cada día. esto me parece muy importante y me parece que este camino tiene que estar hecho juntos. Así es la sinodalidad!”.

Los frutos del Jubileo

Y la misericordia, definida “el dandel del Pontificado”, ocupa un papel de primer plano en este camino sinodal conducido por el Espíritu Santo: “Questa insistencia sobre la misericordia no es tan un sentido personal del Papa sino es justo el centrar el ateción en el Misterio fundamental que es el amor de Dios… El Año Santo de la Misericordia fue justo una oferta que el Papa hizo a la Iglesia para que se convertiera en este instrumento de misericordia. Justamente, come ha dicho él, se cierra la Puerta Santa pero aquella de la misericordia siempre se queda abierta!”. Y, ha añadido Parolin: “Por lo que se refiere a los frutos quisiera subrayar dos cosas. La primera es, por parte de muchos cristianos, de muchos bautizados, la nueva descubierta de la Confesión como Sacramento de la misericordia de Dios… La segunda es el atención hacia las situaciones de pobreza, de indigencia”. Pero el Cardenal ha puesto el accento también en la reciente encíclica Amoris laetitia, que “está de verdad produciendo frutos de renovación y de acompañamiento de las situaciones familiares que se encuentran en la fragilidad”.

“La reforma del corazón”

El cardenal Parolin se ha detenido también sobre la reforma de la Curia pero, de manera aún más profundizada, sobre la “reforma del corazón” a la cual Papa Francisco nos llama constantemente: “Es una dimensión fundamental de la Iglesia la de ser en un proceso de reforma, de ‘conversión’ y el Papa nos lo recuerda con insistencia para que la Iglesia llegue a ser siempre más si misma, siempre más auténtica… Yo quisiera decir, es importante, como del resto lo dice él, insistiendo sobre la ‘reforma del corazón’: no son los criterios de un auténtico regreso a Dios y un auténtica manifestación de la verdadera naturaleza de la Iglesia”. Por último, una conclusión sobre su experiencia a lado de Papa Francisco durante sus primeros cuatro años en el Tron de Pedro: “Lo que me impresiona de Papa Francisco es justo esta lectura suya de fe de las cosas, de las situaciones, desde que nace, diría, una gran serenidad de fondo… esta capacidad de mirar con serenidad las cosas, de saber que las cosas están en las manos de Dios y por tanto ir adelante con fuerza, de ir adelante con valentía“.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios