El Papa en Santa Marta: “Vivimos bien el hoy, no hará un replay” Francisco anima a tener un corazón abierto y firme en la fe

148
  • Italiano
Santa Marta

Partiendo del pasaje de la carta a los Hebreos “Hoy, si escuchen su voz, qué no indurezcan sus corazones” el Papa ha centrado su homilía durante la Misa en S. Marta en dos términos: hoy y corazón. Como informa la Radio Vaticana, Francisco ha dicho que “nuestra vida es un hoy lleno de días” después de que “no hará un replay, un mañana”. Por tanto hay que encontrar el amor de Dios en este hoy, renovar “nuestra alianza con la fidelidad de Dios”. Hay que estar alerta de la tentación de decir “Haré mañana”. Para explicar las consecuencias de esta actitud “dilatoria”, el Papa hizo referencia a la parábola de las diez vírgenes (“las cinco tontas que no habían llevado con sí el aceite junto a las lámparas, lo van a comprar luego pero cuando llegan, encontran la puerta cerrada”) y a la de quien “llama a la puerta diciendo al Señor: “Comí contigo, estuve contigo …”. “No te conozco: llegaste tarde …”. Pero el Papa también ha explicado que “esto lo digo no para asustar a ustedes, sino simplemente para decir que nuestra vida es un hoy: hoy o nunca. Yo pienso en esto. El manana será el mañana eterno, sin atardecer, con el Señor, por siempre. Si yo soy fiel a este hoy. Y la pregunta que hago a ustedes es esta, que hace el Espíritu Santo: ‘Cómo vivo yo, este hoy?’”.

y este hoy se vive en el corazón: el Papa ha recordado que a menudo Jesús reprocha diciendo “Tontos de corazón”. “En nuestro corazón – ha añadido – se juega el hoy. Nuestro corazón está abierto al Señor? A mí siempre me afecta cuando encuentro una persona vieja – muchas veces sacerdotes o monjitas – que me dicen: ‘Padre, ruegue por mi perseverancia final’ – ‘Pero, hiciste toda la vida bien, todos los días de tu hoy están en el servicio del Señor, no obstante tienes miedo …?’ – ‘No, no: aún mi vida no se ha ocultado: yo quisiera vivirla llenamente, rezar para que el hoy llegue lleno, lleno, con el corazón firme en la fe, no arruinado por el pecado, por los vicios, por la corrupción …”.

Por tanto hoy y corazón: “Pero el hoy – ha subrayado Francisco – no se repite: la vida es esta. Y corazón, corazón abierto, abierto al Señor, no cerrado, no duro, no endurecido, no sin fe, no perverso, no seducido por los pecados. Y el Señor encontró muchos que tenían el corazón cerrado: los doctores de la ley, toda esta gente que lo perseguía, lo ponía a prueba para condenarlo … y al final conseguiron hacerlo. Vamos a casa sólo con estas dos palabras: cómo es mi hoy? El atardecer puede ser hoy mismo, este día o muchos días después. Pero como está, mi hoy, en la presencia del Señor? Y mi corazón, cómo es? Está abierto? Está firme en la fe? Se deja conducir por el amor del Señor? Con estas dos preguntas pedimos al Señor la gracia de que cada uno de nosotros necesita”.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios