DESLUMBRADOS POR LA RIQUEZA

100
  • Italiano
  • English
ricchezza

Un reporte amargo lo de la Caritas Italiana para 2016. En ocho años el número de personas que vive debajo del umbral de pobreza ha crecido de 1,8 a 4,6 millones. A ser más afectadas por el fenómeno son las familias numerosas. Pero también los jóvenes, que por primera vez superan los viejos en la clasífica de la indigencia.

La crisis que dura desde años ha penalizado no sólo los adultos quedados sin empleo, sino también la franja de población comprendida entre 20 y 30 años, y los muy jóvenes en busca de un empleo, consecuencia del abandón escolar.

A hacer de contrapunto a una situación crítica, caracterizada por un creciente malestar económico, hay un modelo artificial propuesto por la Tv que parece transformar la lógica del derroche en modus vivendi. Transmisiones que confunden a los chicos, prometiendo dinero fácil y éxito sin sacrificio y sudor.

El malo ejemplo de la indiferencia y de la peligrosa “pobreza de espíritu”, peor de la material, a menudo llega de los reality. Como aquello, propuesto por unas semanas en un canal nacional, que contaba la vida pudiente de unos jóvenes herederos (tenían entre 20 y 26 años) de empresarios. Las protestas han llevado a la interrupción del programa pero los protagonistas se han convertido de repente en celebridades en Instagram, donde han coleccionado miles de follower en poco tiempo.

Los muchos contemporáneos que seguían el format han favorecido un inesperado éxito. Chicos que quizás tienen apenas el dinero para pagar la entrada de cine, pero que se han quedado cautivados por una vida hecha de tiras, lentejuelas, caviar y champaña. Un falso mito no educativo que corre el riesgo de alimentar dolor, envidia, celos y rencor para una condicción social a años luz de distancia de la propuesta por el reality.

Fuera de Italia encontramos “Rich Kids”, social network reservado para los jóvenes ricos, capace de agarrar cientos de miles de followers. Las fotos compartidas en Instagram bajo el relativo hashtag están llenas de yacht lujosos, botellas de champaña, dinero y lujo. Egocentrismo y exibicionismo sin trabas ni reglas. Pero lo peor, terrible, es que para acceder a los contenidos hay que pagar mil euros al mes pedidos para el download del app . Se apuesta por exclusividad, como pedido en la home page del sitio: “todos pueden tener un account en Instagram, pero sólo los verdaderos ricos pueden permitirse tener un pérfil aquí”. En los últimos meses, como símbolo de opulencia, las fotos de los pequeños ricones están evidenciadas por un poco elegante marco dorado.

La más seguida (con 465 mil followers) es Anastasija Raznatovic, lindísima y riquísima. Tiene 18 años y es la hija de Željko Raznatovic, conocido mejor como Arkan, serbio, a guía de la formación paramilitare llamada las “Tigres de Arkan” que durante el conflicto en Yugoslavia hizo atrocidades de cada tipo, incluso el masacre de Srebrenica (junto a los hombres de Ratko Mladic). La hija de uno de los más grandes criminales de la segunda mitad de ‘900, entonces, pone en muestra su existencia extralujo. Unas imágenes, por ejemplo, la hacen ver mientras festeja su 18mo cumpleaños en un hotel de Belgrado, rodeada por decenas de celebridades.

Vidas lejanas de una vida diaria hecha de dificultades, que alimentan falsos ideales y valores sin fundamento. Mentiras y falsedades se superponen constitutendo el humus de una generación irracional, visionaria, incapaz de adaptarse a la realidad, que renuncia o nega las verdades esenciales. Y que sólo cree en el “bienestar a cualquier precio“. Concepto peligroso, más bien muy peligroso, con que demasiado a menudo los medios de comunicación bombardean las conciencias en formación.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios