El grito del Papa contra el escándalo de los niños analfabetos En el audiencia general Francisco subraya que la instrucción es una peculiar forma de evangelización

123
  • Italiano
laici

“El domingo pasado – ha dicho Papa Francisco al final del audiencia en la Sala Pablo VI salutando a los peregrinos italianos – hemos concluido el Jubileo Extraordinario. No se ha cerrado pero el corazón misericordioso de Dios para nosotros los pecadores, que no terminará de inundarnos con su gracia. De la misma manera nunca se cierren nuestros corazones y no dejemos de cumplir siempre las obras de misericordia corporales y espirituales”. Y en el aconsejar los dubitativos y enseñar a los ignorantes el S. Padre ha centrado su catequésis.

El Pontífice ha subrayado la importancia social de la instrucción y cómo la Iglesia desde el principio haya comprendido la necesidad de promover la enseñanza: “Pensamos por ejemplo en cuántos niños aún sufren de analfabetismo. En un mundo donde el progreso técnico y científico es tan alto – ha añadido de brazo – no se puede comprender que hayan niños analfabetos. Es una injusticia! Cuántos niños sufren de falta de instrucción. Es una condicción de gran injusticia que afecta la misma dignidad de la persona. Sin instrucción pues se llega a ser fácilmente víctima de la explotación y de varias formas de malestar social”. Por esto la Iglesia “en el curso de los siglos, tuvo la exigencia de comprometerse en el ámbito de la instrucción porque su misión de evangelización implica la obligación de devolver dignidad a los más pobres”. Y ha nombrado los “pioneros de la instrucción”, desde el “primer ejemplo de una “escuela” fundada en Roma por San Justino, en el segundo siglo, porque los cristianos conocieran mejor la Sagrada Escritura, hasta san José Calasanzio, que abrió las primeras escuelas populares gratuitas de Europa”. Una larga lista “de santos y santas que en diferentes épocas tomaron instrucción a los más desfavorecido, sabiendo que a través de este camino pudieran superar la miseria y las discriminaciones”. Y, todavía sin leer, ha nombrado “San Juan Bosco, que con aquellos chicos de calle, con el oratorio y luego con las escuelas y las oficinas preparaba al empleo” y las “muchas y diferentes escuelas profesionales, que habilitaban al trabajo mientras educaban a los valores cristianos y humanos. La instrucción, por tanto, es de verdad una peculiar forma de evangelización”.

Luego el Papa ha hablado de la obra de misericordia de aconsejar a los dubitativos que equivale “a aliviar aquel dolor y aquel sufrimiento que procede del miedo y del angustia que son consecuencias de la duda”. Y ha añadido: “Pienso que alguien pudiera preguntarme: “Padre, pero yo tengo muchas dudas sobre la fe, qué tengo que hacer? Usted nunca tiene dudas?”. Ciertamente en unos momentos todos tienen dudas! Las dudas que tocan la fe, en sentido positivo, son un señal que queremos conocer mejor y más profundamente a Dios, Jesús, y el misterio de su amor hacia nosotros. Pero yo tengo esa duda: busco, estudio, veo o pido consejo sobre cómo hacer”. Estas son dudas que hacen crecer!” Porque, ha subrayado, las dudas “hay que ser superados. Es necesario por esto escuchar la Palabra de Dios, y comprender los que nos enseña. Un camino importante que ayuda mucho en esto es lo de la catequésis”. Y otro camino importante es “lo de vivir lo más posible la fe. No hagamos de la fe una teoría abstracta donde las dudas se multiplican. Hagamos más bien de la fe nuestra vida. Tratamos de practicarla en el servicio de los hermanos, especialmente de los más necesitados. Y entonces muchas dudas desaparecen, porque sentimos la presencia de Dios y la verdad del Evangelio en el amor que, sin nuestro mérito, está en nosostros y compartimos con los demás”. Por último, “la enseñanza más profunda que tenemos que transmitir y la certidumbre más segura para salir de las dedas, es el amor de Dios con que fuimos queridos. Un amor grande, gratuito y dado por siempre, de que tenemos que sentir fuerte la responsabilidad, para ser testigos ofreciendo misericordia a nuestros hermanos” porque, ha dicho el Papa, “Dios nunca da marcha atrás con su amor! Siempre sigue adelante y espera”

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios