Reunión plenaria de los Obispos argentinos: “Pobreza, narcotráfico y reconciliación” La 112ma asamblea continuará por toda la semana y tratará los diferentes asuntos de la vida social y pastoral

113
  • Italiano

“Al apertura de la 112ma Reunión plenaria tenemos que agradecer a Dios para este año que estamos llevando a cabo”. Con estas palabras Su Ecc. Mons. José María Arancedo, Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz y Presidente de la Conferencia Episcopal argentina (Cea), ha empezado la homilía de la Reunión del Episcopado argentino. El Asamblea de los Obispos – iniciada lunes 7 de noviembre – continuará por toda la semana y tratará los diferentes asuntos de la vida social nacional y de la pastoral, como las diferentes situaciones de pobreza, el narcotráfico y la reconciliación (una priorirad en el País latinoamericano marcado por guerras entre narcos) y la situación de las cárceles.

“Asistimos a una serie de eventos que hacen la historia de la Iglesia en Argentina y enriquecieron la vida de nuestras comunidades – ha continuado el Arzobispo -. El Año Santo de la Misericordia con su mensaje de conversión y santidad, la celebración en Tucumán del bicentenario de nuestro país junto al XI Congreso Eucarístico Nacional, una verdadera fiesta de la fede eucarística y de la comunión eclesial. Asistimos al final a la beatificación de Mamá Antula y a la canonización de nuestro Cura Brochero, ya llamado Patrón del clero argentino. Cuántos momentos emocionantes y fructíferos hemos vivido!”.

Después de una reflexión sobre la figura de María como maestra en el actitud de vigilancia delante de las necesitades de los hijos, Mons. Arancedo, que es el sucesor a la presidencia Cea del entonces Card. Jorge Bergoglio (Papa Francisco), ha continuado: “Su cercanía y su sensibilidad son también una escuela que nos enseña a reconocer las necesitades materiales y espirituales de nuestros hermanos, especialmente los más necesitados. Conocemos la realidad de la pobreza  y las dificultades en que muchos nuestros hermanos viven. Sabemos que la situación actual sigue siendo difícil, sobretodo por la plaga del tráfico de droga con su consecuencias de destrucción y muerte”.

“Esta deuda social – sigue con fuerza el arzobispo de 76 años nacido en Buenos Aires – pide acciones que contesten a las exigencias de base, como la creación de empleo respetable, que junto a la enseñanza y a la formación, promueven y animen unos proyectos de vida, sobretodo en los jóvenes”.

Por último, el Presidente de Cea ha añadido: “Para realizar una sociedad más justa e integradora, se pide, junto a la presencia activa del Estado, el empeño de un liderazgo capaz de abandonar una cultura individualisa cerrada en su proprio interés, para abrirse a las exigencias de la solidaridad y del bien común. La pobreza no sólo es un asunto económico, sino tambiéN un asunto moral y cultural”, ha concluido.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios