LA ESPOSA “VENDIDA”

802
  • Italiano
  • English
sposa

Hay lugares del mundo donde no se puede ser niños, porque la guerra aplasta cada aspiración de normalidad. Hay otros, en las periferias más remotas, donde no es ni la guerra ni la pobreza, sino la cultura misma – dando al término un valor que sobresale con su significado más profundo – a impedirlo. Aún más si se es mujer. Es el caso de Bangladesh, en que desde años diferentes organizaciones internacionales están haciendo presión para superar la “normalidad” de las violaciones de los derechos de las mujeres y en particular de las niñas, problema por otra parte extendido en muchos países asiáticos como Yemen, Jordania, Siria, Bangladesh y Afganistán.

Una organización para los derechos de las mujeres de Bangladesh Mahila Parishad, ha referido los resultados de un análisis efectuada a partir de las noticias de prensa, según la cuales al menos 423 mujeres y chicas fueron víctimas de varias formas de violencia sólo en el mes de octubre de 2014. La organización ha declarado que más de 100 de estas mujeres fueron violadas, 11 de las cuales sucesivamente matadas. Más de 40 habían estado víctimas de violencia física porque sus familias no habían podido dar la dote exigida por el marido o su familia; de estas, 16 habían muerto a causa de las heridas sufridas. Mujeres y chicas son además también víctimas de violencia doméstica, agresiones con el ácido y trata.

Según los datos de Unicef, Bangladesh es el país al mundo con la más alta tasa de bodas de niñas bajo los 15 años; el 2% de las esposas tiene menos de 11 años. Para Amnesty International el fenómeno de los matrimonios precoces está extendido en Asia meridional ya que el 46% de las chicas las casan antes de cumplir 18 años; está difundido principalmente en las zonas rurales más pobres, donde las familias no tienen medios para garantizar la instrucción a las hijas y las bodas son la única manera para sobrevivir y para protegerlas por abusos y molestias sexuales aún muy difundidos en el País; o mejor, en muchos casos es una manera para “codificarles” dentro una situación estable y aceptada por la sociedad.

Y esto a pesar de la ley. Desde 1929, de hecho, el gobierno de Bangladesh (Marriage Restraint Act) prohibe los matrimonios precoces y desde 1980 la edad mínima para casarse se ha fijado en 18 años para las mujeres y 21 para los hombres. A pesar de esto, el 65% de las mujeres se convierte en esposa antes de su mayor edad.

Y justo por eso hace unos días, Australia, Brac (la más grande ong que se ocupa de pobreza y desarrollo en el mundo) y Reino Unido han reiterado su empeño a trabajar con el gobierno de Bangladesh a poner fin al matrimonio precoz. En hacer la declaración, director ejecutivo de Brac, doctor Muhammad Musa ha dicho, “Cada día, Brac ayuda las chicas en Bangladesh a alcanzar su potencial completo a través de un planteamiento global que incluye la creación de oportunidades económicas, oportunidades de instrucción y salud. Después de más de 40 años de experiencia en llevar adelante los derechos de mujeres y chicas, estamos determinados hoy más que nunca”.

Para Jane Edmondson, Country Representative del Departamiento del Reino Unido para el Desarrollo Internacional, “prácticas nocivas en Bangladesh como el embarazo, el matrimonio forzado y la violencia doméstica hacen difícil el crecimiento de las chicas. Tienen menos probabilidades de ir a la escuela y menos probabilidades de encontrar trabajo. Cambiar todo esto es esencial para reducir la pobreza en Bangladesh y alcanzar un crecimiento económico sostenible”.

“Ayudar las jóvenes mujeres y las chicas para alcanzar su completo potencial es fundamental para Bangladesh, para alcanzar sus objetivos económicos y sociales”, ha añadido el Alto Comisario australiano, Julia Niblett. “Esto es el motivo para que Australia, junto con Reino Unido, está orgullosa de sostener los esfuerzos de Brac para poteciar las chicas, sosteniéndolas para que alcancen su completo potencial”.

En honor a la verdad hay que decir que en Bangladesh se han cumplido importantes progresos en mejorar la vida de las adolescentes en los últimos 15 años. Hay más jóvenes en las escuelas y el acceso al asistencia sanitaria ha mejorado, pero todo se para demasiado temprano, en el momento en que se está obliggados a las bodas. El País sufre aún una de las más altas tasas de matrimonio infantil en el mundo, y con eso el drama de una infancia negada.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios