A DÓNDE VAN LOS MIGRANTES

102
  • Italiano
  • English
migranti

En 2015, Italia ha subido al podio de la recepción, colocándose casi al igual que Alemania por porcentaje de migrantes en la población nacional: 5 millones y medio, igual al 8,3%, los extranjeros residentes en nuestro territorio, de que sólo un millón y medio ciudadanos europeos, de cada 35 millones totales en la Unión Europea, de que casi 20 millones de Países extracomunitarios. En un solo año, 250mil personas han sido registradas, entre reagrupaciones familiares y motivos de trabajo y de estudio, 154mil han llegado con los barcones en los terribles viajes de la esperanza, procedentes sobretodo de Siria, Eritrea, Nigeria, Somalia, Nueva Guinea, Libia.

Sòlo en los últimos días, al menos 12 mil personas han sido recuparadas en el Canal de Sicilia, mientras el Mar Mediterráneo ya es un cementerio y nuestras costas un morgue a cielo abierto. El 3 de octubre pasado, se ha celebrado el primer Día nacional en memoria de las víctimas de la inmigración, para recordar la muerte de muchos hermanos que huían de vidas desesperadas. Más de 167mil desplazados están hospitados en nuestros Centros de recepción. Los refugiados son poco menos de 120 mil. La presencia de los inmigrados tiene carácter multireligioso, pero, contra cada prejuicio, la mayoría de los inmigrados en Italia proceden de Países de tradición cristiana y los cristianos son la mayoría absoluta. Poco más del 30% son musulmanes. Entre hebreos, hindúes y budistas son aproximadamente el 7%, agnósticos y ateos en torno al 5%.

El años pasado, 72 mil niños nacieron en Italia de padres extranjeros. Son casi 2 millones y medio las familias italianas con al menos un componente extranjero y en el balance actual son un millón y 150 mil los ciudadanos italianos de origen extranjera, con una estima que llegarán a ser más de 6 millones en el próximo 30 años.

Son los datos presentados en el Dossier estadístico sobre la Inmigración 2016, a cargo del Centro de estudios e investigaciones  Idos y de la revista interreligiosa “Confronti(Comparaciones)”, en colaboración entre el Departamento de las Oportunidades Iguales de la Presidencia del Consejo, la ‘Oficina nacional contra las discriminaciones raciales’, con el apoyo del 0’8 por ciento a la iglesia  valdense, presentado ayer en Roma.

Los Países de procedencia de los inmigrados en Italia son, en el orden: Rumania, Albania, Marruecos, China, Ucrania, Filipinas, India. Lombardia registra la mayor taja de inmigración: más de un millón y 150 mil, igual al 12% de la población y a un quinto de los inmigrados de nuestro Paíse. Siguen Lacio, Emilia-Romaña, Véneto, Piamonte. Valle de Aosta cuenta el número menor.

El hombre del tercer milenio es un ser migrante. Son más de 240 millones, las personas que viven en Países diferentes de lo del nacimiento en el planeta. De estos, más de 65 millones son emigrantes “forzados”, entre refugiados (más de 21 millones), solicitantes de asilo (cerca 3 millones) y desplazados. Según los datos de Unhcr, cada minuto una media de 24 personas en el mundo son obligadas a dejar su casa, los afectos y el ambiente de vida, para huir de situaciones insostenibles, de peligro de vida, de hambre o de guerra, de privación de la libertad. La mayoría de los inmigrados están en el continente europeo (aproximadamente 77 millones, más de un tercio de los inmigrados mundiales).

El número de los italianos emigrados al extranjero es sustancialmente igual, si no superior, a lo de los inmigrados, poco más de 5 millones, y la población nacional se reduce progresivamente de manera constante desde el inicio de la crisis.

Los flujos migratorios son principalmente incontrolados, y es esto el motivo de mayor peligro para la seguridad y para el riesgo de discriminación, en parte causada por el miedo. Sirven, entonces, políticas y estrategias de inclusión, valorizando la contribución que la inmigración aporta al desarrollo también económico de la sociedad italiana.

De una indagen realizada por el agencía británica Ipsos Mori, Italia se coloca entre los Países con mayores prejuicios hacia los inmigrados a causa de erróneas percepciones o informaciones, que significan, en general, una sobreestimación de las presencias y de los costes del Estado para los inmigrados. El informe coste/beneficios es favorable para las arcas estatales y el porcentaje de residentes extranjeros es tal que no puede de ninguna manera de buena fe hablar de una invasión. Son poco menos de 2 millones y medio los extranjeros ocupados, cerca 500mil los disocupados. Y crece el empresariado, en apoyo de los sistemas de trabajo y de producción locales. La verdad de los hechos, además, es una bofetada sonora a cada racismo enmascarado de racionalidad.

“Hoy también Dios llora delante las calamidades, a las guerras que se hacen por dinero, a los inocentes matados, a los traficantes de armas y a los que venden la vida de la gente”, ha dicho Papa Francisco el 27 de octubre, en la Homilía a la Santa Misa en la Domus Sanctae Marthae. Es Dios que llora delante del sufrimiento humano, de muchos hermanos que solicitan asilo y consuelo en tierra extranjera, y dice: “Muchas veces quise recibir tus hijos, como una gansa reune los pollitos y ustedes no lo quisieron”. Así, el Santo Padre ha recordado a cada cristiano su empeño de fraternidad y, entonces, de recepción de los conciudadanos en humanidad, aunque si con pasaporte extranjero. Eso no quita, pero, que la inmigración haya que ocurrir de forma incontrolada. Permanece la obligación para las autoridades políticas e istitucionales a una gestión de los flujos migratorios y una política de inclusión e integración inteligentes y racionales, en colaboración con los otros Países de la Unión Europea.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta