Iglesia argentina y S. Sede abren los archivos sobre los desaparecidos Los familiares de las víctimas podrán consultar los documentos del período de la dictadura militar

109
  • Italiano
  • English

“Las víctimas y los familiares directos de desaparecidos y detenidos y, en los casos de religiosos y eclesiásticos, también sus Superiores mayores” podrán acceder a la consultación de los documentos guardados en los Archivos de la Conferencia Episcopal Argentina, de la Secretaría de Estado y de la Legación Apostólica en Buenos Aires y relacionados con el período de la dictadura militar, es decir los años entre 1976 y 1983. El anuncio se dio hoy con un comunicado conjunto de la Secretaría de Estado y de la Conferencia Episcopal después de una reunión que se desarrolló el 15 de octubre pasado en Vaticano. Al encuentro participaron la Comisión Ejecutiva de los obispos argentinos, formada por el presidente mons. José María Arancedo, Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, el primer vicepresidente el card. Mario Aurelio Poli, Arzobispo de Buenos Aires y Primado de Argentina, el segundo vicepresidente mons. Mario Antonio Cargnello, Arzobispo de Salta, y por el Secretario general, mons. Carlos Humberto Malfa, obispo de Chascomus, y, para la S. Sede, el secretario de Estado card. Pietro Parolin, el Secretario para las relaciones con los Estados mons. Richard Paul Gallagher y unos Oficiales. La reunión fue útil para evaluar los trabajos de catalogación y de digitalización del material de archivo, efectuados de conformidad con las indicaciones del Pontífice. Un trabajo empezado desde tiempo por la Conferencia de los obispos argentinos y que al final terminó.

El comunicado subraya “que este trabajo se ha desarrollado preocupándose del servicio a la verdad, a la justicia y a la paz, continuando el diálogo abierto a la cultura del encuentro”. Los obispos informaron que son aproximadamente 3000 las cartas guardadas en los archivos y digitalizadas. En gran medidad son cartas de familiares de los desaparecidos (que se estiman en 30.000) o contestaciones a las pedidas de noticias sobre estas personas enviadas al gobierno. Como se recordará, al inicio del Pontificado se intentó sembrar dudas sobre Bergoglio, que desde 1973 al 1979 fue provincial de los Jesuitas en Argentina, sombras pronto disipadas por la verdad histórica de los hechos y por el amplia disponibilidad siempre monstrada por el Pontífice para esclarecer un período tan oscuro. Una disponibilidad reiterada en muchas ocasiones también a Estela Carlotto y Hebe de Bonafini, líderes respectivamente de las Abuelas y de las Madres de Plaza de Mayo. Ambas habían pedido que la S. Sede y la Iglesia argentina abrieran sus archivos, lo que sucederá muy pronto apena se establecerá un específico protocolo.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios