La paz no es un regalo

73
  • Italiano
  • English
BAMBINI

Nunca como este año el momento de las celebraciones por el Día Internacional de la Paz fue más oportuno. Hablar de paz al final del summit de Onu sobre inmigrados y refugiados y durante la difícil tregua para un alto el fuego en Siria, fue de importancia fundamental, al menos para volver a llamar los varios Países a un mayor esfuerzo común, capaz de poner la palabra fin a un conflicto como lo sirio – y a todas las guerras en todo el planeta – que no conoce parada, que produce grandes negocios a los traficantes y a la industria de las armas, y que ya ha derramado mucha sangre inocente, sobretodo entre la población civil y entre ellos muchas mujeres y niños.

En la resolución que instituye el Día de la Paz, las Naciones Unidas invitan a todos los países a respetar la cesación de las hostilidades y a recordar la recurrencia a través de actividades educativas y de sensibilización a la paz. Este año el tema ha sido “Los objetivos para el desarrollo sostenible: construir caminos de paz”, una roadmap por la paz y la prosperidad de todas las naciones. “La paz – ha afirmado para la ocasión el Secretario General de Onu Ban Ki-moon – no llega por casualidad, no es un regalo. La paz es algo para que tenemos que trabajar cada día”. En esta línea estamos también nosotras las mujeres de Cisl.

La guerra, de hecho, es la negación de cada derecho y de cada progreso, trabajar por la paz significa por tanto crear las condicciones para un desarrollo sostenible y duradero, donde probelmas como la pobreza, el hambre, la corrupción, la reducción de los recursos naturales y la desigualdad social, verdaderas causa de conflicto, no tengan más espacio. Cómo sepuede pensar a una vida normal cuando la primera preocupación es sobrevivir? Cuando hay el miedo de salir de casa y no volver más, quizás víctima por casualidad de una bomba? Cómo se puede parar la marea humana en búsqueda de seguridad y protección que cada día se aventura por tierra y por mar sabiendo que podría morir? Cómo se puede pensar de garantizar el derecho al estudio a las niñas y a los niños abandonados a si mismos y obligados ellos también a huir? Justo en esta semana Unhcr, Alto Comisariado Onu para los Refugiados, ha relanzado el alarma subrayando que más de la mitad de los i millones de migrantes en edad escolar en todo el mundo no van a la escuela, 3,7 millones los niños y las niñas que no reciben ninguna educación primaria o segundaria en los Países en desarrollo, 900 mil sólo en Siria.

Un refugiado cada cientos, sigue el informe del Agencia Onu, logra entrar a la universidad, contra el uno cada tres de la población juvenil “normal”. “Demasiado a menudo – según el Alto comisario Filippo Grandi – la educación para los niños y las niñas refugiados/as está considerada un lujo, un optional extra, no esencial, después de la comida, el agua, un lugar donde estar y las curas médicas”. Además, la falta de una educación de base “puede ser enormemente perjudicial, no sólo para los individuos, sino también para sus familias y para las sociedades, perpetuando ciclos de conflicto y ulteriores movimientos de masa de personas”. Cómo se puede pensar, al final, promover el principio de paridad e igualdad de oportunidades entre las mujeres y las niñas en aquellas áreas destrozadas? Son todos estas preguntas que interrogan nuestras conciencias y a quien cada uno está llamado a dar su contribución, en particular los Organismos y las Instituciones encargadas, junto a toda la clase política que tiene grande responsabilidad en relación, para encontrar soluciones de paz posibles.

Una cosa de todos modos es cierta, su causa, la guerra, una condicción que los individuos los unos contra los otros, que crea miseria y desintegraciòn social, donde los más vulnerables, viejos, mujeres, niños y niñas corren más el riesgo en cuanto a la explotación y violencia en todas las formas, sobretodo durante sus viajes de la esperanza. Bueno, por tanto, el empeño tomado por muchos países al reciente summit Onu de Nueva York, entre los cuales Italia, de aumentar las ayudas humanitarias globales para los refugiados y la promisa de doblar los números del acogida llevándolas a más de 360 mil ya desde este año. Igualmente al acogida, pero, deseamos que aumente la voluntad y la capacidad de diseño para una solución diplomática sabia y definitiva, con la participación de los Países directamente implicados, de los conflictos que permanecen la causa principal de la huida de miles y miles de hombres, mujeres y niños. Porqué, como ha dicho Papa Francisco, “sólo la paz es santa y no la guerra!”.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios