COLOMBIA, EL DÍA DEL PUNTO DE CAMBIO

123
  • Italiano
  • English
farc-2

Cincuenta y dos años de guerra civil, 4 de negociaciones, luego la paz. En el variado contexto de Latinoamérica lo de Cuba no es el único deshielo. También Colombia se convierte en sede de un histórico trato: el gobierno de Bogotà y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia firmarán el acuerdo que cerrará medio siglo de sangre. Desde tres meses, en las zonas mayormente afectadas por el conflicto, las armas han sido silenciadas. El alto al fuego se activó el 22 de junio de 2016, gracias a la mediación de Cuba y también del papel de la Santa Sede, siempre cuidadosa, durante el ministerio de Papa Francisco, con los asuntos políticos de Sudamérica.

La guerra civil lleva con ella números terribles: 260mil muertos, 45mil desaparecidos y 2,6 millones de desplazados. Una bofetada, una herida profunda de la cual Colombia recuperará con dificultad. Historicamente todo empezó en 1964 cuando Manuel Marulanda Vélez, para vengar la represión militar de una rebelión campesina en la región de Marquetalia, decidió fundar las Farc, milicias armadas de granjeros formados en el marxismo que tenían como objetivo crear un Estado independiente dentro del País. Después de tres decenios de lucha, en 1998, el presidente Andrés Pastrana concede a los guerrilleros un territorio independiente dentro el País, en la región de Caguán, y a cambio obtiene la participación de los rebeldes a las negociaciones para el desarmo. Las Farc se enfuerzan llegando a contar cerca 28mil soldados, incluso jóvenes aún no de mayor edad.

En 2012 empiezan, en La Habana, las negociaciones por la paz, que acaba el 22 de junio logrando de un acuerdo por la tregua. El paso siguiente es la firma del acuerdo para que terminen definitivamente las hostilidades. Después de unos aplazamientos, por fin estamos. “Nuestro País está esperado por una cita con la historia, sólo falta un paso – ha dicho a Agensir Mons. Luis Augusto Castro Quiroga, arzobispo de Tunja y presidente de los obispos colombianos – Colombia sufrió 52 años de guerra, ahora estamos muy cercanos a la paz. O más bien: estamos muy cercanos a poner fin a la guerra. Este momento constituye un alegría y una gracia grande”.

Numerosas serán las personalidades presentes en Cartagena de Las Indias, donde se firmará el acuerdo. Más allá de varios jefes de estado latinoamericanos, estará el Alta representante UE Federica Mogherini, los secretarios de Estado del Vaticano y de Usa, Pietro Parolin y John Kerry, el secretario general Onu, Ban Ki-moon. Y no faltará ciertamente Raul Castro, ya que las largas y complejas negociaciones se han desarrolado justo en La Habana.

La prensa local además ha dicho que  Cartagena, y no Bogotá, fue elegida como sede de la histórica negociación para facilitar el presidente cubano que tiene 85 años, en cuanto la capital colombiana está a 2.600 metros de altura sobre el nivel del mar. En estos dìas sobretodo los hombres de las Farc están al centro del atención. En el centro de la selva, entre las sabanas de Yarì, en el sur este del país, de hecho tuvo lugar la décima “conferencia” del grupo. La zona ha sido por días una mezcla entre política y show. Alrededor habían cerca 500 guerrilleros armados y silenciosos, clara demonstración de que al menos por unos días las Farc son una organización rebelede pero obediente. Lista precisamente para suscribir la paz.

La guerrillerada (así muchos medios llaman los rebeldes) ha llegado allí a borde de camiones y embarcaciones que han remontado los ríos y también en helicóptero, el medio utilizado por ejemplo por Rodrigo Londono. Ex Pc y ex estudiante de medicina en Moscú, Londono, más conocido como “Timochenko”, es el último de una larga serie de líderes Farc, que empezaron la lucha en los primeros años ’60 y que por tanto son la guerrilla más vieja de todo Latinoamérica.

En estos días en el campamento Farc tuvieron lugar no sólo muchos debates y confrontaciones sino también mucha música: entre armas, grandes pantallas y un clima de fiesta, sabado por la noche por ejemplo sonó el grupo reggae “Alerta Kamarada”. Pero en juego está el futúro. En el frente político por tanto se ha hablado de dos asuntos fundamentales: el acuerdo y las disposiciones políticas y organizativas de la transición hacia un movimiento político. De facto, la road map del abandón de las armas y del proceso de pacificación. Y de hecho las Farc se convertirán en un partido político: “Aún no hemos decidido el nombre, estamos escuchando las propuestas muy interesantes hechas por unos de nuestros combatientes”, ha precisado el portavoz del grupo, Ivan Marquez. Todo, o casi, parece listo para cambiar página: unos días después de la histórica firma (el 2 de octubre) está en programa un referendum en que los colombianos tendrán que aprobar, o rechazar, el acuerdo. Y si ganará el sí para Colombia, como indicado por los sondeos, después de una noche durada 52 años, al final será el amanecer de una nueva era.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta