ESTADO DE EMERGENCIA EN CHARLOTTE POR LOS DISTURBIOS RACIALES

58
charlotte

El gobernador del estado de Carolina del Norte, el republicano Pat McCrory, ha declarado el estado de emergencia en la mayor ciudad del territorio, Charlotte, y ordenado el despliegue de la Guardia Nacional después de que, en la segunda noche consecutiva de disturbios radiales, dos personas resultaran heridas de bala, una de ellas en estado crítico. Según ha declarado el Ayuntamiento de la ciudad, esa persona fue alcanzada por una o varias balas disparadas por “otro civil”. No se saben más detalles del incidente, salvo que el herido se encuentra conectado a máquinas que le mantienen con vida. Al menos 7 policías han sido hospitalizados con heridas. La Guardia Nacional cuenta con armamento similar al del Ejército (incluyendo tanques y cazabombarderos) aunque el nivel de entrenamiento de sus tropas es inferior, pero también material antidisturbios que será, presumiblemente, el que emplee en Charlotte, una ciudad de un millón de habitantes que es la sede del Bank Of America, la segunda mayor entidad financiera de EEUU. De acuerdo con la información difundida por los medios locales, los disturbios han causado serios daños en el centro comercial de la ciudad, en el que se encuentran tiendas de lujo, y donde se han producido saqueos. En la autopista interestatal 85, que pasa por la ciudad, los manifestantes saquearon algunos camiones y prendieron fuego a la carga de otros.

La patronal local ya había aconsejado ayer a los establecimientos comerciales de varias zonas de la ciudad que ataran con cadenas mesas, macetas, sillas u otros objetos que pudieran ser susceptibles de ser usados en barricadas. Los disturbios se deben a la muerte de Keith Lamont Scott, un ciudadano de raza negra de 43 años, a manos de un policía también afroamericano, Brentley Vinson, de 26 años, el lunes. Según las autoridades, Scott iba armado cuando salió y entró varias veces de su coche mientras los policías realizaban una misión en el área. Las autoridad es insisten en que los agentes dijeron a Scott que dejara su pistola, a lo que éste se negó. Fue entonces cuando le dispararon. La familia del fallecido -ninguno de cuyos miembros estaba presente- insiste en que Scott solo tenía un libro en la mano, pero en el lugar del incidente no se ha encontrado ninguno. Por ahora, los defensores de cada una de esas versiones han tomado Facebook y Twitter para defender sus opiniones. Los disturbios en Charlotte se producen cuando do la ciudad de tilda, en Oklahoma, está viviendo sus propias jornadas de tensión por la muerte de Terence Kuchner, un afroamericano de 40 años que estaba desarmado, a manos de la agente de policía Betty Shelby.

www.elmundo.es

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios