EL PAPA EN SANTA MARTA: “MÉTANSE BAJO EL PELAJE DE LA MADRE DE DIOS. ALLÍ EL DIABLO NO PUEDE ENTRAR” La celebración de la misa de la mañana en el día en que la Iglesia recuerda de la Beata Virgen María Señora de los Dolores

213
  • Italiano
santa marta

“Los místicos rusos aconsejaban de refugiarse bajo el pelaje de la Madre de Dios en el momento de las turbulencias espirituales: allí no puede entrar el diablo. Porque ella es Madre y como Madre defende. Luego el Occidente ha aceptado este consejo y ha hecho la primera indirecta mariana ‘Sub tuum praesidium’, o sea ‘bajo tu pelaje, bajo tu custodia, oh Madre'”. Con qestas palabras, durante la homilía en Santa Marta, en el día en que la Iglesia celebra la memoria de la Beata Virgen María Señora de los Dolores, el Pontífice ha pedido a los presentes no olvidarseque nosotros tenemos una “Madre” que nos protege y que no nos abandona, como no ha abandonado su Hijo en el Calvario.

Comentando el Evangelio del día, Papa Francisco ha subrayado como María, a pesar de que “todos la miraban diciendo: ‘Aquella es la madre de este matón! Ella es la madre de un subversivo!’ y a pesar de que eso le causara humillaciones terribles, María no se fue. No negó el Hijo! Era su carne”.

El Papa luego ha recordado cuando en Buenos Aires iba en las cárceles a visitar los detenidos y veía siempre una cola de mujeres que esperaban entrar. “Eran madres – ha comentado – pero no se avergonzaban: su carne estaba allí dentro. Y estas mujeres sufrían no sólo la vergüenza de estar allí – ‘Mira aquella! Qué habrá hecho su hijo?’ – sino también sufrìan le peores humillaciones en los cacheos que le hacían antes de entrar. Sin embargo madres e iban a encontrar su propia carne”.

El Papa ha hecho esta reflexión pensando en el sufrimiento de la madre de Jesús bajo la cruz, donde tuvo que soportar los comentarios sarcásticos contra Jesús de la boca de los  sacerdotes, “que eran sacerdotes, y ella respetaba”, y tuvo que soportar ver a su hijo sufrir mucho, también fisicamente. Por Papa Francisco es en este momento bajo la cruz que María se ha convertido en “madre de todos nosotros, los pecadores”, cuando el figlio la entregó a Juan como madre, y le indicó Juan como hijo.

“Nosotros los cristianos tenemos una Madre, la misma de Jesús – ha observado Papa Bergoglio – tenemos un Padre, el mismo de Jesús. No estamos huérfanos! Y Ella nos da a luz en aquel momento con mucho dolor: es un verdadero martirio. Con el corazón clavado, acepta de dar a luz todos nosostros en aquel momento de dolor. Y desde aquel momento Ella llega a ser nuestra Madre, desde aquel momento Ella es nuestra Madre, la que cuida de nosotros y no se avergüenza de nosotros: nos defende”.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios