AUDIENCIA GENERAL, BERGOGLIO: “LA FE HÁGALO USTED MISMO NO ES CONVERSIÓN AL SEÑOR” El Pontífice ha comentado el pasaje del Evangelio de Mateo en que el Bautista envía sus discípulos a encontrar a Jesús

237
  • Italiano
  • English
peccato

El “mensaje de este cuento, muy claro por la Iglesia” es que “Dios no envió su hijo para castigar los pecadores o aniquilar los malvados, a ellos en cambio está dirigida la invitación a la conversión, a encontrar el camino de regreso”. Lo ha dicho Papa Francisco durante el audiencia general del miércoles en Plaza San Pedro, cuando ha comentado el pasaje del Evangelio de Mateo en que Juan Bautista, que está en la cárcel, envía sus discípulos a Jesús para pedirle: “Eres tú él que tiene que llegar, o tenemos que esperar otro?”.

Bergoglio ha analizado la diferencia del “estilo” de la predicación del Bautista frente a la de Jesús: el primero había describido el Mesías como él que recompensa los buenos y castiga los malos, utilizando también imágenes fuertes, como la de la “hacha” ya puesta a la raíz de los árboles”. El Pontífice ha también remarcado el hecho de que el precursor de Jesús estaba en una situación de oscuridad: “Juan – ha dicho el Pontífice – sufre, esta en la doble oscuridad, en la oscuridad de la celda, de la cárcel y en la oscuridad del corazón, sufre y quiere saber si es de verdad Jesús el mesías o” si hay todavía que esperar. En el Bautista se resumen por tanto el anhelo a la justicia y una condición de oscuridad espiritual, una situación común hoy a muchos creyentes. El Santo Padre ha por tanto analizado la respuesta que Jesús da a los discípulos del Bautista, y que a” primera vista parece no corresponder a la petición del Bautista”. De aquí el Papa ha desarrollado el concepto de la relación entre justicia y misericordia, la primera al centro de la predicación de Juan Bautista, la segunda al centro de la misión de Cristo.

El objetivo de Mateo es por tanto lo de “dejarnos entrar más profundamente en el misterio de Jesús para comprender su bontad y su misericordia”. La enseñanza de este pasaje es entonces que “Dios no envió su hijo para condenar el mundo o aniquilar los malvados, sino para invitar todos a la conversión y a la salvación. La justicia, que representa el centro de la predicación de Juan Bautista, se ha revelado en las acciones y en las palabras de Jesús antes de todo como misericordia”.

“El advertencia actual también por el hombre de hoy” que viene de las dudas de Juan Bautistas delante de la misericordia predicada por Cristo, es que “el hombre se construye imágenes de Dios que le impiden de sentir su presencia real”, ha explicado Bergoglio.  La “fe hágalo usted mismo”, ha observado es la de quien “reduce Dios en el espacio limitado de sus propios deseos y de sus convinciones, pero esta fe no es conversión al Señor, al contrario, evita provocar nuestra vida y nuestra conciencia”. Otros, ha añadido, “utilizan Dios como un ídolo, y utilizan su nombre para justificar sus propios intereses o incluso odio y violencia”. Para otros aún “Dios es un refugio psicológico en los momentos difíciles y en este caso se trata de una fe plegada sobre sí misma, impermeable al amor misericordioso de Jesús que lleva hacia los hermanos”, y aún, “para otros Jesús es un buen maestro de enseñanzas éticas, una de las muchas de la historia”.

Al final “hay quien ahoga la Iglesia en una relación puramente intimista con Jesús, anullando su impulso misionero, capaz de transformar el hombre y la historia. Nosotros los cristianos creemos en el Dios de Jesús Cristo, y su deseo es crecer en la experiencia viva de su misterio de amor: dediquémonos entonces en el no poner nigún obstáculo al actuar misericordioso del Padre, sino donamos una fe grande, para llegar a ser nosotros también instrumentos de misericordia”.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios