UN HOTEL DISEÑADO PARA LOS AUTISTAS

504
  • Italiano
  • English
vault

Eliminar las barreras arquitectónicas y pensar en proyectos educativos específicos son los instrumentos a quien siempre más a menudo se recurre para reducir la brecha que en nuestra sociedad existe entre discapacitados y personas más afortunadas. Iniciativas y políticas admirables que, no obstante, no bastan para alcanzar el objetivo final: permitir una vida “normal” a quien nació o tiene graves déficit motores y cognitivos. Nuestra existencia, de hecho, es un puzzle formado por mil matices y necesitades. Muchos se refieren al actividad trabajadora, es decir la rutina diária, otros los momentos de diversión.

Pensamos en las vacaciones. Viajar es una experiencia maravillosa, que enriquece y vuelve a dar energías. Un momento para nosotros mismos y nuestros seres queridos que, no obstante, puede convertirse en estresante para quien sifre de trastornos psíquicos como el autismo. Para disfrutar totalmente el relajamiento estas personas tienen, de hecho, necesitad de un ambiente confortable adecuado para ellos. Para afrontar estas exigencias el Saint Camilus Care Group, organización británica que asiste las personas afectadas por esta patología, ha señalado el River’s Edge de Gateshead, un hotel de 28 cuartos situado en el norte de Inglaterra, y lo está transformando en el primer hotel del País reservado por los clientes autísticos. The Vault (esto es el nombre de la estructura que debería abrir en octubre) es diseñado y adecuado, de hecho, para recibir personas con autismo y trastornos del aprendizaje.

“Estamos ocupados en este proyecto desde más que un año. Nace de un esfuerzo compartido” cuenta, a The Mighty, Darren Wilson, 14 años en los servicios sociales, que se ocupará del sector “alojamientos, salud y curas” del “The Vault” (así se llamará el hotel). “Lo que me mueve es el deseo de ofrecer a esta gente algo de diferente y de eliminar aquellos límites que normalmente se erigen alrededor de ellos en los hoteles tradicionales”, añade Wilson, que trabajará a lado del director John Heron, el cual dirige con éxito diferentes estructuras aunque él mismo tiene un trastorno del aprendizaje.

El proyecto de “The Vault”, entre otras cosas, no se ocupa sólo de hospitalidad. “Daremos a los jóvenes entre 18 y 25 años posibilidades sin precedentes – explica Heron – Aquí pueden encontrar un lugar confortable para ellos y pueden aprender el trabajo a lado de personal especializado, en un ambiente real, con la esperanza que pueda empezar para ellos también una carrera en este sector”.

El entrenamiento para trabajar en Vault (que dura 50 semanas) ha sido abierto, de hecho, también a personas con espectro autístico o otras discapacitades cognitivas. Una verdadera bofetada a la situación de emarginación a la cual estas personas están obligadas por la indiferencia de la sociedad.

Los aprendices aprenderán a trabajar en la cocina junto al cocinero para decidir el menú y preparar comida y en la sala para servir a los clientes. En el bar, abierto por la noche también, desarrollarán competencias en el asistencia y en el administración. Por unos de ellos al final del período de prácticas se abrirán las puertas del hotel con un trabajo a tiempo completo y remunerado con turnos de las 8 a las 15 y de las 15 a las 22, incluidos los fines de semanas y unas festividades. “Somos inmensamente orgullosos de los prácticantes con quien hemos trabajado hasta hoy y su dedicaciòn y esfuerzo validan nuestro plan global para el negocio” añade Wilson. La formación, concluye, es importante porque permite que se conozcan personas “de un talento exceptional que no logran a hacer un impacto a causa de la patología que les aflige”.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios