Cómo se combate el terrorismo

265
  • Italiano
  • English
ramonda

Hay que reclamar al vivir la ciudad, construir relaciones, actividades deportivas, culturales, donde la integración y la inclusión pueden desarrollarse y crecer. El fundamentalismo y el terrorismo hoy actuan mucho también en un malestar que crea personas con fragilidades y sufrimientos mentales, que pueden estar incentivados a hacer los actos feroces.

Todos los moderados, pertenecientes a cada extracción social y a cada religión, hay que crear recursos de real participación compartida para construir el bien común, para que crezca la multiculturalidad que está presente en nuetro tiempo. En las escuelas hay que crecer el respeto, la tolerancia, la solidaridad.

Hay que aislar y educar las personas violentas, las peligrosas tienen que ser curadas e introducidas en contextos protegidos en que se sientan dirigidas y quieridas. Pero sobretodo hay que no ser tolerantes con la venta de las armas, tan a los individuos como a los Estados que fornecen los terroristas.

Hace veinte años fueron matados en Argelia siete hombres de Dios, los monjes de Tibhirine. Hay una carta testamento de frère Cristian dirigida al hermano que le matara: “Dar la vida permitirá a quie cree en el Dios uno de contemplar con él sus hijos de Islam como los ve él, de disfrutar del Espíritu del cual el alegría secreta será siempre el establecimiento la comunión y el restablecer el parecido jugando con las diferencias”.

Palabras firmadas con sangre. Siete de los nueve monjes de edad entre 45 y 66 años fueron atrapados por un comando y matados, decapitados. Estos monjes formaron parte de una Iglesia, del destino de una población en que habían querido desaparecer. Los mártires cristianos están dispuestos a morir por amor.

Sacado de “Siempre”

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta