SMARTPHONE, LAS MEDALLAS OLÍMPICAS DEL FUTÚRO

355
  • Italiano
  • English
olimpiadi riciclo

Si las Olimpiadas de Río de Janeiro entrarán en la historia como las más debatidas de siempre, a partir de los aspectos socio-económicos en que está todavía Brasil, y que han acompañado la ciudad carioca hasta los Mundiales de fútbol de 2014, pasando por los agujeros de la organización (como el agua de unas piscinas hecha de repente verde), la de Tokyo de 2020 será una Olimpiada bajo el signo del cambio, de la tecnología y del respeto del ambiente.

De hecho, el Comité Olímpico Internacional (Cio) está discutiendo sobre la introducción de cinco nuevos deportes que pudieran formar parte de la manifestación de cinco círculos a partir justo de 2020: béisbol, kárate, patineta, surf y escalada. No sólo: siendo Japón uno de los Países que mayormente inverte en la investigación y en el desarrollo de la robótica, esta será el elemento caracterizante.

La ceremonia de cierre de las Olimpiadas de Río nos hizo saborear las maravillas tecnológicas de que dispone el pueblo japonés. No sólo por el vídeo de presentación proyectado en las pantallas del Maracaná; permanecerán en la memoria colectiva de todo el mundo las imágenes del traspaso, donde el Primer Ministro se puso la capa del héroe digital Super Mario. Si algunos han visto este gesto como un pequeño truco para recordar al mundo el lugar de la próxima cita olímpica, el País del sol naciente ha presentado una iniciativa más seria: las medallas que serán donadas a los atletas ganadores serán realizadas a partir de viejos smartphone y otros dispositivos electrónicos, de que se sacarán oro, plata y bronce.

Un gesto fuerte y noble, pero que, muy probablemente, no pondrá remedio al ingente problema de los residuos electrónicos. Sin embargo, justo por el eco de la manifestación olímpica, esta elegida podría auydar, japoneses y ciudadanos todos del mundo, a hacernos un poco más sensibles sobre eso. Ojalá pensaremos mejor antes de hacer la cola delante de las tiendas para conseguir el último modelo, cuando también nuestro pequeño móvil funciona muy bien. Pero si la manera mejor para no crear residuos es utilizar por más tiempo los dispositivos y repararlos, es verdad también que reciclarlos puede ayudar a preservar la salud de nuestro Planeta. Y, de consecuencia, la de cada uno de nosotros y de nuestros hijos. Tanto es así que esta decisión fue tomada pensando en el “futúro sostenible”.

Si se piensa que para las Olimpiadas de Londres de 2012 fueron suficientes 9,6 kg de oro, 1.210 kg de plata y 700 kg de cobre (componente principal del bronce), para los Juegos de Tokyo el material que hay que recuperar es relativamente poco. Japón, sólo en 2014, ha logrado recuperar de los residuos electrónicos 143 kg de oro y 1.566 kg de plata, así como 11.120 toneladas de cobre. Según la revista Nikkei, el oro y la plata recuperados por el País del sol naciente son,respectivamente, el 22% y el 16% de las reservas mundiales.

Los japoneses harán todo, en los próximos cuatro años, para mejorar la recogida selectiva de residuos electrónicos (llamados también raee). Hoy en día se producen cerca 650.000 toneladas de raee, pero se calcula que sólo 100.000 (más o menos) serán recicladas. A título comparativo, el Centro de Coordinación Raee ha anunciado que en Italia estamos a 131.430 toneladas sólo en 2016 (hasta julio) y que el año pasado hemos separado 112 mil toneladas cerca de residuos electrónicos. Sin embargo, no se han cuantificado las materias obtenidas por las operaciones de reciclaje. Luego hay que subrayar otro aspecto: no está seguro que Japón conseguirá a obtener todo el metal necesario para las medallas de la basura informática, porque lo recuperado por los residuos ya está absorbido, casi totalmente, para producir otros dispositivos electrónicos, un proceso, esto, válido en particular por la plata.

Las de Tokyo, en resumen, pasarán a la historia como las olimpiadas más ecológicas de siempre, también por las instalaciones. Efectivamente, muchos ingenieros ya está trabajando para construir un pueblo totalmente impulsado por hidrógeno. Esta otra elegida se conecta a otro proyecto, mucho más amplio, del gobierno japonés que desde 2011 está intentando desarrollar un sistema energético alternativo y ecológico a los actuales alimentados por hidrocarburos. Si el Sol Naciente pasara la prueba olímpica, se pudiera aplicar esta tecnología también al resto del País y, por qué no, en el resto del globo también. Un proyecto, lo japonés, sin precedentes, ambicioso y no fácil de actuar. Sin embargo para el País que hizo nacer Super Mario, nada es imposible.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta