LAS “ÚLTIMAS CONVERSACIONES DE BENEDICTO XVI”

795
  • Italiano
  • English
benedetto xvi

El título inglés es más “fuerte”, porque habla de “Último testamento”, la versión italiana se conforma con un más suave “Benedicto XVI. Últimas conversaciones”. Pero ciertamente el nuevo libro entrevista del Papa emerito escrito por el biógrafo-periodista alemán Peter Seewald, de que la salida en contemporánea mundial está prevista para el próximo 9 de septiembre, hará discutir. Y reflexionar.

El volumen – explica Luigi Accattoli, que ha dado la noticia de esta nueva publicación en el Corriere della Sera – toca las tapas más importantes de la vida de Ratzinger: la infancia bajo el gobierno nazista, la descubierta de la vocación, los años difíciles de la guerra, luego el servicio en Vaticano y el fuerte vínculo con Juan Pablo II, hasta la elección al papel de Pontífice, con el ansiedad de los primeros días como sucesor de Pedro y, al final, la decisión de la renuncia al pontificado. Benedicto XVI mira también hacia su sucesor, Francisco, un nombre inesperado para él antes del Conclave, tratando de su figura humana y papal y mencionando tan lo que le alinea a él como lo que lo diferencia.

En el libro el Papa emerito rechaza la crítica de quien lo consoderç demasiado «académico» y centrado en su estudio y escritura y rechaza ser consoderado un «restaurador» en ámbito litúrgico. Habla de sus intentos de reformar el Ior y de la plaga de la pederastía, subrayando las dificultades que un Papa encuentra cuando intente intervenir sobre la «suciedad en la Iglesia». Cuenta de cómo ha preparado en gran secreto la renuncia y admite que aprendió «con sorpresa» el nombre de su sucesor: había pensando en unos nombres, «pero no a él».

Seewald ya ha recopilado en tres volúmenes sus diálogos con Joseph Ratzinger (dos como cardenal, en 1996 y en 2000, y uno como Papa, titulado Luz del mundo. El Papa, la Iglesia y las marcas de los tiempos, en 2010). En esto pero, que pasará a la historia como el primero escrito por un Papa Emerito, Benedicto XVI habla de su pontificado, objeto de ataques descarados dentro y fuera de la Curia romana que recuerdan los que eran víctimas de los Pontífices medievales.

“Nunca sentí el poder – afirma Ratzinger en Últimas conversaciones – como una posición de fuerza, sino siempre como responsabilidad, como una tarea pesada y gravosa. Una tarea que obliga cada día a preguntarse: estuve al altura?”.

El volumen, explica el editor italiano Garzanti, representa “el testamento espiritual, la herencia íntima y personal del Papa que más de cada otro ha logrado llamar el atención tan de los fieles como de los no creyentes sobre el papel de la Iglesia en el mundo contemporáneo. Inolvidable se queda la elegida de abandonar el pontificado y de renunciar al poder: un gesto sin precedentes y destinado a cambiar por siempre el curso de la historia.

En esta larga entrevista con Seewald el Papa hace frente por primera vez con los tormentos, la conmoción y los duros momentos que han precedido sus dimisiones; sino también contesta, con sorprendente sinceridad, a las muchas preguntas sobre su vida pública y privada: la profesión de teólogo de éxito y el amistad con San Juan Pablo II, los días del Concilio Vaticano II y la elección al papado, los escándalos de los abusos sexuales del clero y las conspiraciones de Vatileaks. Benedicto XVI se cuenta con extremo coraje y candor, alternando recuerdos personales a palabras profundas y llenas de esperanza sobre el futúro de la fe y de la cristianidad. Leer hoy sus últimas reflexiones es una ocasión privilegiada para revivir y volver a escuchar los pensamientos y las ensenanzas de un hombre extraordinario capaz de amar y de soprender el mundo”.

Despediéndose por siempre del mundo el 28 de febrero de 2013 desde el balcón del Palacio Apostólico de Castel Gandolfo, Ratzinger había dicho: “Soy simplemente un peregrino que empieza la última etapa de su peregrinaje en esta tierra. Pero quisiera todavía, con mi corazón, con mi amor, con mi oración, con mi reflexión, con todas mis fuerzas interiores, trabajar por el bien común y el bien de la Iglesia y de la humanidad. Y me siento muy apoyado por vuestra simpatía. Vamos adelante con el Señor para el bien de la Iglesia y del mundo”.

Un peregrino que, desde cuando se ha traslado establemente dentro de la “valla de Pedro”, en el monasterio Mater Ecclesiae en los jardines vaticanos, pocas veces ha roto su silencio. Lo ha hecho últimamente el 28 de junio pasado volviendo por primera vez después las dimisiones en el Palacio Apostólico que en los años del pontificado había estado su hogar. Francisco ha querido celebrar con él en la sala Clementina su 65mo aniversario de sacerdocio con una ceremonia cencilla y conmovedora en la que se ha mostrado de manera transparente el auténtica amistad que une Ratzinger a su sucesor: “Gracias sobretodo a usted, Santo Padre: su bontas, desde el primer momento de la elección, en cada momento de mi vida aquí, me sorprende, me lleva realmente, interiormente más allá que en los jardines vaticanos, con la belleza, Sua bontad es el lugar donde vivo: me siento protegido. Gracias también de su palabra de agradecimiento, por todo. Y esperamos que usted pueda ir adelante con nosotros todos en este camino de la misericordia divina, mostrando el camino de Jesús, a Jesús, a Dios”. Palabras integradas y desarrolladas en el libro entrevista, destinado sin duda a convertirse en un bestseller.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta