EL EJÉRCITO DE LOS APÁTRIDAS

614
  • Italiano
  • English
APOLIDI

Cada diez minutos en el mundo nace un niño sin un Estado. Llega a luz sin poder declarar ser un ciudadano de una nación, más románticamente es “ciudadano del mundo”. Pero la realidad es mucho menos “azucarada” frente a la visión romántica: los efectos de nacer sin Estado son graves. En más de 30 naciones del mundo los niños necesitan de una documetación de nacionalidad para recibir curas médicas. En al menos 20 Países, los niños apátridas no pueden ser vacunados legalmente. Entre las decenas de jóvenes entrevistados en siete Países para el informe “I am Here, I Belong: the Urgent Need to End Childhood Statelessness”, muchos han afirmado que ser apátridas tuvo un fuerte impacto psicológico en ellos, hasta que se describen como “invisibles”, “alienígenas”, personas que “viven en la sombra”, “inútiles”, “como perros callejeros”; en el mundo hasta hoy son cerca diez millones de personas​.​

Según se desprende del informe del Alto Comisariado de Naciones Unidas para los Refugiados (U​​nhcr), que pide la necesitad de un acción urgente antes de que el apatridia haga insuperables los problemas que atormentan la infancia de muchos niños, los menores apátridas en todo el mundo comparten el mismo sentido de discriminación, frustración y desesperación. Para entregar el informe se ha intervistado más de 250 personas, entre las cuales niños, jóvenes, padres y tutores, en Costa de Marfil, República Dominicana, Georgia, Italia, Jordania, Malasia y Tailandia.

La primera investigación geograficamente diversificada que lleva las opiniones de los niños apátridas revela que los problemas más comunes, que tienen que abordar, afectan profundamente a sus capacidades de disfrutar de la infancia, de vivir una vida sana, de estudiar y de perseguir y satisfacer sus ambiciones.

“En el corto tiempo que los niños tienen para ser niños, el apatridia puede grabar a fuego graves problemas que le perseguirán para toda su infancia y le condenarán a una vida de discriminación, frustración y desesperación”, ha declarado Guterres. “Ninguno de nuestros niños debería ser apátrida. Todos los niños tendrían que tener un lugar al cual pertenecer”.

En el informe, los niños cuentan los difíciles retos que enfrentan creciendo, a menudo a los límites de la sociedad, cuando le niegan los derechos de que disfruta la matoría de los ciudadanos. Los niños apátridas frecuentemente son tratados como extranjeros en el País en que nacieron y vivieron por toda su vida.
A los jóvenes apátridas a menudo se rechaza la posibilidad de obtener títulos de estudio, ir a la universidad y encontrar un trabajo decoroso. Hacen frente a discriminaciones y vejaciones por las autoridades y son más vulnerables a explotación y violencias. Su falta de ciudadanía frecuentemente condena a ellos, a sus familias y comunidades a quedarse pobres y emarginados por generaciones.

U​​​nhcr hace un llamamiento a muchos Países para que apoyen la campaña lanzada el 4 de noviembre de 2014 para que termine el apatridia dentro de 2024. Con relación a Italia, no sólo fue uno de los Países que participó en la iniciativa, aportando una importante contribución a la investigación y al informe presentado en Nueva York, sino también ha patrocinado el evento mismo. Además, el Parlamento italiano también ha autorizado el adhesión a la Convención de 1961 sobre la reducción del apatridia, confirmando así a nivel internacional su empeño en la lucha al fenómeno del apatridia.

Sin embargo a menudo las cartas de los gobiernos se quedan en los escritorios de los ministerios. Cómo se puede transformarlas en realidad? Permitir a los niños, que de otra manera serían apátridas, adquirir la ciudadanía del país en que nacieron; reformar las leyes que a las madres prohiben transmitir su ciudadanía a los hijos igual a lo que hacen los padres; eliminar las leyes y las prácticas que rechazan la ciudadanía a los niños a causa de su nacionalidad, etnia, raza o religión y, al final, asegurar que se realize universalmente la registración de los nacimientos para evitar el apatridia. Hacer esto sólo en su proprio País no resuelve el asunto; es necesaria una estrategia internacional para lograr el objetivo marcados para 2024. Falta poco, y ya vamos con retraso.

Lees el informe: http://www.unhcr.org/ibelong/wp-content/uploads/2015-10-StatelessReport_ENG16.pdf

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios

Dejar respuesta