GRACIAS PAPA FRANCISCO

371
  • Italiano
  • English
poveri

Le doy gracias y de todo corazón a nuestro Papa Francisco que ha abrazado como un abuelo 20 jóvenes chicas nigerianas, ucranias, albanesas y rumanas, liberadas por la esclavitud de la prostitución gracias a la incansable obra de la Comunidad Papa Juan XXIII. Cuando ha tocado el timbre de la casa de calle Pietralata y ha entrado, las jóvenes que no sabían de esta visita han empezado a llorar de gozo. El escuchar sus historias, la violencias sufridas, los malos tratos, las amenazas continuas han conmovido la cara cuidadosa y paterna del Pontífice. Por cerca una hora y media se ha quedado con ellas, junti a Mons.Fisichella, delegado por el Jubileo de la Misericordia, y unos operadores de la Comunidad. Semanalmente salen en la calle en las 21 unidades contra la trata que están presentes en Italia.

El Santo Padre nos ha incitado a continuar en esta condivisión así importante y valiente. Ha pedido perdón por todos los creyentes que abusan de estas hermanas; ha pedido que los legisladores no sean indiferentes, sino que guarden la dignidad de las mujeres. Ha sido el encuentro de un Pastor que sabe reconocer el olor de sus oviejas, y en particular las más desechadas y explotadas. Hemos cantado y rogado juntos con una canción en español, hemos merendeado como en familia.

Fue para nosotros un don maravilloso, que reafirma la intuición profética de don Oreste Benzi nuestro fundador: ya hace 25 años Don Oreste salía en la calle. Pedía a estas jóvenes no cuánto quieres, sino cuánto sufres: no siempre estaba comprendido pero era convencido de la injusticia que se estaba cumpliendo, porque, como quería repetir, ninguna mujer nace prostituta sino hay alguien que la convierte en esta.

El Papa ha escuchado también la propuesta de la Comunidad Papa Juan XXIII “esto es mi cuerpo”, para parare la requerida del sexo por dinero. Se trata de una campaña para la liberación de las mujeres víctimas de la trata y de la explotación; se basa en la condición previa que la prostitución viola la dignidad y los derechos humanos de la mujer, y que en la esclavización y en la explotación del crimen organizado los clientes son cómplices.

Con la Bendición Apostólica de Francisco recibimos un fuerte invito a caminare como pueblo, junto a nuestros pastores, para que no permitimos más que alguien sufra solo. Para que, más allá de pomer la espalda bajo la cruz, podamos continuar a decir a quien produce cruces que se pare, para que ninguna niña más pueda ser vendida y explotada. Gracias Santo Padre, seguimos rogando por Usted y por su ministerio así fundamental para la humanidad, lo de llevar el Amor Misericordioso de Jesús en las periferias del mundo.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios