ES DURO CRUZAR LA VIDA CON UN PADRE DE FAMILIA QUE QUIERE TRABAJAR Y NO TIENE LA POSIBILIDAD

156
peregrinos

Francisco confiesa que lloraba por dentro cuando en la fila de los devotos de san Cayetano encontraba a los sin trabajo. Y recuerda conmovido los 7 de agosto en Buenos Aires, en un mensaje enviado por la fiesta de san Cayetano, patrono del Pan y del Trabajo en Argentina.

“A San Cayetano pedimos pan y trabajo –escribe el Papa-. El pan es más fácil conseguirlo porque siempre hay alguna persona o institución buena que te lo acerca… Pero trabajo es tan difícil lograrlo, sobre todo cuando seguimos viviendo momentos en los cuales los índices de desocupación son significativamente altos. El pan te soluciona una parte del problema, pero a medias, porque ese pan no es el que ganás con tu trabajo…”.

“Cuando pedimos trabajo estamos pidiendo poder sentir dignidad; y en esta celebración de San Cayetano pedimos esa dignidad que nos confiere el trabajo; poder llevar el pan a casa. Trabajo, esa T (que junto con las otras dos T: Techo y Tierra) está en el entramado básico de los Derechos Humanos; y cuando pedimos trabajo para llevar el pan a casa estamos pidiendo dignidad”.

“La sabiduría de nuestro pueblo usa un dicho para calificar a quien, pudiendo trabajar no lo hace: ‘ése vive de arriba’. Y nuestra gente menosprecia a quienes ‘viven de arriba’, porque francamente atisban en ellos una cierta falta de dignidad”.

Artículo tomado de www.radiovaticana.va

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios