LOS TALIBÁN YA GOBIERNAN A DOS MILLONES DE AFGANOS

124
taliban

La guerra en Afganistán está llegando a un momento crítico. Los ejércitos de Kabul están a la defensiva y ya han perdido el control de grandes áreas del país donde los talibán gobiernan abiertamente y a sus anchas.

El portavoz del Ministro del Interior afgano, Sidiq Siddiqi, ha admitido recientemente que al menos “nueve distritos al noreste y sur del país están bajo control talibán”. Es decir, que los varios grupos yihadistas operando en Afganistán no sólo siguen ganando terreno sino que además gobiernan a más de dos de los 33 millones de afganos. Según Seddiqi, los talibán controlan cuatro distritos en la provincia de Helmand y dos en Zabul, al sur del país, dos en Badakshan, al noreste; y dos en Ghazni, en el centro del país. “Los talibán están usando esos distritos como base para sus operaciones terroristas forzando a la población a obedecerlos”, ha añadido.

Asimismo, dichos distritos también cuentan con “centros de entrenamiento para sus combatientes, clínicas aprobadas por los talibán y centros para el entrenamiento de los comandos suicidas en los que se desarrollan y producen artefactos explosivos”, según ha explicado el Jefe policial de Ghazni, Aminullah Amarkhail.

Las cifras facilitadas por Siddiqi no han sido aceptadas por organizaciones como The Long War Journal, una iniciativa norteamericana que monitoriza el conflicto en Afganistán, la cual asegura que son demasiado bajas tras compararlas con sus propios estudios realizados sobre el terreno.

“Actualmente, los talibán controlan 39 de los 398 distritos en el país y están luchando por el control de otros 43 en los que no dominan el centro de los mismos pero controlan las zonas de alrededor”, rebate el editor en Jefe de dicha iniciativa, Bill Roggio. “El Gobierno afgano está infravalorando el poder territorial actual de los talibán, como por ejemplo el pasado 16 de junio, cuando los insurgentes tomaron el distrito de Char Chino”, en la provincia de Uruzgan, al sur del país, “y del que hasta ahora no se tienen noticias de una contraofensiva o admisión del hecho por parte del Gobierno”, ha añadido.

Desde la invasión en 2001, la Coalición Internacional se ha gastado más de “65.000 millones de dólares en entrenar a las fuerzas de seguridad afganas y dotarlas con el armamento necesario para combatir y derrotar a los talibán en su feudos”, según Reuters. Una cifra destinada a conseguir un ejército de 370.000 hombres que está muy lejos de los 170.000 actuales.

Además, el ejército afgano sigue a la baja con una cifra de muertos que el Gobierno de Kabul no quiere admitir, con un número de deserciones que un estudio realizado en 2015 por el Ejército de EE.UU estimó como “alarmante” así como “graves problemas de reclutamiento”. De esta manera, entre 2015 y 2016, el ejército afgano ha tenido que reemplazar a más de un tercio de sus combatientes con reclutas novicios que sólo han realizado el entrenamiento básico de tres meses y que, por lo tanto, no están en condiciones de enfrentarse a los guerrilleros talibán, que no sólo conocen mejor el terreno sino que están liderados y cuentan con hombres curtidos en combate.

En 2014, las fuerzas de la OTAN y sus aliados finalizaron oficialmente las operaciones militares transformando la operación Enduring Freedom (Libertad Duradera) en la misión Resolute Support (Apoyo Resuelto) que, en teoría, sólo asiste y entrena a las fuerzas de seguridad afganas, aunque éstas siguen dependiendo del apoyo aéreo de la Coalición para derrotar a los yihadistas.

Una asistencia que “continuará hasta 2020 con un gasto de 5.000 millones al año”, según el último acuerdo de la OTAN firmado en Polonia, y que según el representante civil de la misma en Afganistán, Ismail Aramaz, “evidencia nuestra voluntad para seguir apoyando a la causa afgana”.

Una ayuda y patrocinio que, tras 15 años de conflicto y más de 92.000 muertos, seguirá centrándose en construir un “ejército afgano fuerte e independiente capaz de llevar a cabo el peso total de la lucha”, tal y como lo describió el general John Campbell, ex comandante en jefe de la Coalición extranjera en el país, pero que parece que no está resistiendo el peso de la embestida talibán.

Artículo tomado de www.elmundo.es

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios