SIRIA, LAS BAJAS RUSAS COMPLICAN LA “GUERRA INVISIBLE” DE VLADIMIR PUTIN

204
siria

Un helicóptero ruso de transporte Mi-8 ha sido derribado este lunes en Idlib tras llevar “ayuda humanitaria” a la ciudad siria de Alepo, según la versión de Moscú. El aparato fue derribado en Siria sobre una zona controlada por el grupo Frente Fatah al Sham y unidades de la oposición, ha afirmado el jefe de la Dirección de Operaciones del Estado Mayor, el teniente general Serguei Rudskoi. A bordo de la aeronave, ha precisado, se encontraban tres tripulantes y dos oficiales del Centro ruso para la Reconciliación en el país árabe, todos han muerto.

Las bajas complican la tarea de mantener una ‘guerra invisible’ en Siria, disimulada entre ayuda humanitaria y apoyo al ejército sirio. En Alepo, controlada por los rebeldes, todavía quedan unos 250.000 civiles. El ejército sirio, con ayuda de los rusos, ha bombardeado intensamente la zona, destruyendo infraestructuras como el último hospital que quedaba. Al mismo tiempo, Rusia ha presentado su plan para facilitar la rendición: “Corredores humanitarios” para que civiles y combatientes puedan salir del cerco.

Este lunes, poco después de la caída del helicóptero en Twitter, ha comenzado a circular un vídeo en el que se puede ver cómo algunas personas saltan sobre los cuerpos de los muertos del Mi-8. Con el derribo de ayer, el más grave en cuanto a número de bajas desde que Rusia decidió intervenir en el conflicto, asciende a 19 el recuento oficial de militares muertos en Siria, aunque algunos medios críticos con el Gobierno creen que la cifra es muy superior. Mercenarios rusos llevan meses luchando en las filas de compañías privadas como Slavonic Corps.

Mientras que en el caso de Ucrania (un país por el que la ciudadanía rusa entiende mejor que puedan dar su vida jóvenes rusos) Moscú trata de ocultar las bajas y los funerales, en el caso de Siria se hacen públicas y se honra a los caídos. Pero no siempre se aclara cuáles fueron exactamente las circunstancias. El primer soldado en morir, Vadim Kostenko, se suicidó aparentemente en octubre del año pasado, aunque la familia ha rechazado esa versión. En otros casos se vincula a labores humanitarias e incluso se publicitan circunstancias heroicas como la de Aleksandr Projoroenko, muerto en marzo mientras se intentaba retomar Palmira y que redirigió un ataque contra sí mismo al verse cercado por combatientes enemigos.

Paradójicamente, una gran parte de las víctimas rusas en la guerra se han producido en los últimos meses, después del anuncio hecho por Putin en marzo de que retiraba el grueso de sus tropas de Siria para favorecer la tregua en la zona.

El Mi-8 es el tercer helicóptero ruso que pierde Rusia este año dentro de su operativo en Siria. En julio, un helicóptero de ataque Mi-25 fue derribado cerca de Palmira: murieron los dos pilotos de la aeronave, que luchaba contra el Estado Islámico cuando fue derribado, según el Ministerio de Defensa de Rusia. En abril, un helicóptero de ataque Mi-28N se estrelló mientras realizaba un vuelo cerca de la ciudad de Homs.

El conflicto armado de Siria se ha cobrado más de 250.000 vidas, según el último balance de la ONU. Los medios rusos, que han informado con todo lujo de vísceras y sangre de las bajas civiles ocasionadas por el ejército ucraniano, ofrecen a la población una visión aséptica de la intervención rusa: impresionantes vuelos de misiles con explosiones lejanas hasta antes de la ‘retirada’ rusa y cifras de ayuda humanitaria desde que se pacto la tregua.

La semana pasada, el Pentágono confirmó que seis ataques aéreos separados de EEUU en Siria e Irak causaron la muerte de 14 civiles, entre julio de 2015 y abril de 2016.“A diferencia de la coalición antiterrorista liderada por EEUU, que actúa en la zona de Manbij, hacemos todo para que no sufran los civiles y no elegimos blancos para ataques aéreos dentro de las zonas urbanas”, ha presumido Rudskoi. Organizaciones como el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos dan una versión diferente: entre 1.700 y 2.000 durante la fase ‘oficial’ de la campaña rusa en Siria.

Artículo tomado de www.elmundo.es

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios