“DÍA DE LA REBELDÍA NACIONAL”: LA HABANA RECUERDA EL DÍA EN QUE EMPEZÓ LA REVOLUCIÓN CUBANA En el “Día de la Rebeldía Nacional y asalto al Moncada” se recuerda el asalto del '53 dirigido por Castro al Cuartel Moncada

247
  • Italiano
L'Avana

Cuba en fiesta hoy por la celebración de la Rebelión Nacional. En el “Día de la Rebeldía Nacional y asalto al Moncada” el 26 de julio de 1953, se recuerda el asalto dirigido por Fidel Castro al Cuartel Moncada. El asalto falló, pero posteriormente fue celebrado como el evento que marcó el inicio de la revolución cubana y la fecha del episodio fue adoptada por Castro como nombre del movimiento que tomó le poder en 1959, el Movimiento de 26 de julio (“Movimiento 26 de Julio o M 26-7”).

El cuartel español “Reina Mercedes”, construida en el XIX siglo, cambió su nombre en 1909 en recuerdo del general del Ejército de liberación cubano, Guillermo Moncada – llamado el “gigante negro” – que allí fue detenido. Su área se extiende por cerca 60.000 metros cuadrados en la parte más alta de Santiago de Cuba. El destacamento constaba de 374 hombres del Regimiento n. 1 “Antonio Maceo” y de 26 hombres del Escuadrón 18 G. R., es decir 288 soldados, 87 graduados, 24 oficiales subalternos y 3 oficiales superiores. La fortaleza tenía cinco puestos, cuatro exteriores y uno interno, con dos o tres centinelas cada uno.

La noche antes del ataque, el 25 de julio, había una fiesta en Santiago de Cuba y los revolucioneros pensaron poder sorpendir los soldados del cuartel. Los rebeldes formaron una columna de coches para simular una delegación dirigida por un alto mando llegado por la parte occidental de Cuba y, para mimetizarse mejor, se pusieron unas uniformes del ejército robadas antes del acción. El plan preveía, después de conquistar la fortaleza, que se utilizara el local radiotransmitor para difundir transmisiones de propaganda que incitasen la población a levantarse para derrocar el régimen de Fulgencio Batista, presidente de facto de Cuba de 1933 a 1940, de iure de 1940 a 1944 y de nuevo de 1952 a 1959.

El ataque al cuartel que empezó a las 5 de la mañana del 26 de julio, fue dirigido de manera torpe e ineficaz. Fidel Castro y su hermano Raúl dirigieron 160 rebeldes mal equipados (armados sobretodo con rifles de caza), y quizás también demasiados viejos para ser reclutados. La columna de coches se dividió aún antes de llegar al cuartel y se perdieron los contactos con el vehículo que transportaba las armas pesadas. Muchos de los rebeldes que hubieran que participar al asalto, además, fueron dejados en casa por falgta de armas. El resultado fue una clara inferioridad numérica de los rebeldes frente a los soldados: una relación de 1 a 10. Cuando se pasó al acción final, el asalto al cuartel Moncada terminó con un desastre total. 61 rebeldes fueron matados en los choques y un tercio de ellos fueron capturados. Mitad de los detenidos fueron torturados hasta la muerte. Sólo unos rebeldes, entre los cuales Fidel Castro, lograron escapar en la Sierra Maestra, par ser capturados después una semana más o menos.

Castro, que era abogado, se defendió solo durante el proceso. Su alegato de defensa, “La historia me absolverá”, fue transcrita por un periodista que asistió al proceso. El discurso se convirtió en el programa del Movimiento 26 de julio, inspiró los planes detallados para las reformas en Cuba, y más tarde fue utilizada por Castro por unos discursos suyos. Fidel fue condenado a muerte, pero Batista, por petición del clero católico, abolió la pena de muerte poco antes de la ejecución y la condena fue cambiada en 15 años de detención en la Isla de los Pinos (ahora Isla de la Juventud). Después de dos años, en 1955, las madres de un grupo de prisioneros lanzaron una campaña para la liberación de Castro y sus compañeros. Unos políticos, editores e intelectuales formaron un llamamiento pidiendo “la libertad para los prisioneros políticos”. En aquel mismo año, el Congreso cubano aprobó una medida de amnistía para todos los prisioneros políticos. Después de la firma de Batista, los rebeldes y su líder fueron liberados.

Después de la victoria del movimiento revolucionario – en Nochevieja de 1959 Batista escapó robando dinero de las reservas nacional y el 8 de enero Fidel entró triunfante en La Habana – el cuartel Moncada fue transformado en un complejo estudiantil y renombrada “Ciudad escolar 26 de julio”, con un museo dedicado a los asuntos de la revolución. El cuartel tiene aún en sus muros los agujeros de las balas del ataque fracasado en 1953.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios