CINCO CÍRCULOS DE ESPERANZA

746
  • Italiano
  • English
speranza

Atrás esfuerzo y sudor, pero no es la des atletas comunes que se preparan por una competición. Porque ellos no hacen parte de un equipo nacional, no tienen un hogar, ni una bandera, ni un himno. La suya no es una historia de revancha sino de esperanza, en el signo olímpico que desde el inicio representa un momento de reflexión también frente a las guerras. Son diez atletas, dos procedentes de Siria, dos de Congo, cinco de Sudán, y uno de Etiopia, todos refugiados. Precisamente: dos nadadores sirios, dos yudokas procedentes de la República Democrática de Congo, y seis corredores procedentes de Etiopia y Sud Sudán. Todos han huido de violencias y persecuciones en sus países y han buscado refugio en lugares como Bélgica, Alemania, Luxemburgo y Brasil.

La iniciativa de enviar un equipo de refugiados a los Juegos de Río está sin precedentes y toma un fuerte mensaje de apoyo y esperanza para los refugioados en todo el mundo en un momento en que el número de personas obligadas a abandonar su casa por conflictos y persecuciones es excepcional. La población mundial de refugiados, desplazados y asilados ha alcanzado un récord de 59,5 millones al final de 2014 y desde entonces está en aumento.

“Nosotros ofreceremos a ellos una casa en la villa olímpica, junto a todos los otros atletas del mundo – ha dicho el presidente del Comité Olímpico Thomas Bach -. Para ellos se suenará el himno olímpico, mientras la bandera de las Olimpiadas ondeará en los estados para representarlos. Esto será un signal de esperanza para todos los refugiados del mundo, y hará comprender aún mejor al planeta el gran alcance de la crisis de los refugiados”. Quiénes son? Yiech Pur Biel que correrá los 800m; James Nyang Chiengjiek los 400m; Paulo Amotun Lokoro los 1500; Rose Nathike Lokonyen los 800 y Anjelina Nada Lohalith los 1500m. Yonas Kinde, competirá como maratoneta. Yusra Mardini y Rami Anis, los nadadores en Siria. Los dos yudokas Popole Misenga y Yolande Bukasa Mabika.

Cada uno tiene una historia de contar. Como Yusra, que ha perdido los zapatos atraviesando el mar que la quería tragar. Ha experimentado el horro de estar en las manos de los traficantes, antes de llegar a Lesbos y luego en el viaje hacia Alemania”. Biel procede de un campo de refugiados en el norte de Kenya, después de huir de Sud Sudán. Misenga cuando tenía 9 años se quedó 8 días en el bosque, después de huir de Kisingani, en la República Democrática de Congo, separado de su familia por violencias. Fue recuperado en pèsimas condiciones y llevando en un centro por niños refugiados, en Kinshasa. Y empezó el Judo. Pero cuando perdía una competición tenía que estar cerrado en una jaula sin comer. A los campeonatso mundiales de 2013 ha pedido asilo político.

Historias que se entrelazan con las de otros atletas de este “raro” equipo nacional. Casi todos han perdido los contactos con las familias de origen. Los pueblos destrozados, las comunicaciones imposibles. La esperanza de volver a abrazar sus queridos es igual a la de lanzar un mensaje para todos los refugiados, especialmente jóvenes, que están en todo el mundo. La participación de un equipo de refugiados a las Olimpiadas representa un hito en la colaboración de larga duración de Unhcr con Coni. Esta relación, que dura desde 20 años, fue decisivo en promover el papel del deporte en el desarrollo y bienestar de los refugiados, en particular de los niños, en todo el mundo.

Unhcr, el Agencia de naciones Unidas para los Refugiados, lo cree: “Estamos muy inspirados por el equipo olímpico de atletas refugiados –tuvieron que interrumpir su carrera deportiva, y ahora estos atletas refugiados de alto nivel tendrán finalmente la posibilidad de proseguir sus sueños”, ha declarado el Alto Comisario de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi. “Su participación a las Olimpiadas es un omenaje al coraje y la perseverancia de todos los refugiados en superar las dificultades y construir un futúro mejor para si mismos y sus familias”.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios