BERGOGLIO A LOS JÓVENES Y A POLONIA: “LA GMG SEA UN ENCUENTRO EN EL SIGNO DE LA MISERICORDIA Y DEL ARMONÍA” El Papa ha exprimido su "gran deseo de encontrar a ustedes, para ofrecer al mundo un nuevo signo de armonía, un mosaico de caras diferentes, de muchas razas, idiomas, poblaciones y culturas, pero todos unidos en el nombre de Jesús"

281
  • Italiano
gmg

Un encuentro en el signo de la “misericordia” y “del armonía”, y en particular en recuerdo de San Juan pablo II. Así Papa Francisco a unos días del viaje apostólico en Cracovia en ocasión del XXXI Día mundiale de la Juventud (27-31 de julio), se ha dirigo a los jóvenes y a la POlonia con un videomensaje.

“Ya está cercano el Día Mundial de la Juventud, que me llama a encontrar los jóvenes del mundo, convocados en Cracovia, y me ofrece también la feliz ocasión para encontrar la querida nación polaca. Todo será en el signo de la Misericordia, en este Año jubilar, y en el recuerdo agradecido y devoto de San Juan Pablo II, que fue el artífice de los Días Mundiales de la Juventud, y fue la guía del pueblo polaco en su reciente camino histórico hacia la libertad”, ha dicho el Papa.

“Queridos jóvenes polacos, sé que desde hace tiempo ustedes están preparando, sobretodo con la oración, el gran encuentro de Cracovia. Le agradezco sinceramente por todo lo que hacen, y por el amor con que lo hacen; le abrazo hasta ahora y doy mi bendición. Queridos jóvenes de cada parte de Europa, África, América, Asia y Oceanía! Bendigo también sus Países – ha añadido – sus deseos y sus pasos hacia Cracovia, porque sean un peregrinaje de fe y hermandad. El Señor Jesús le conceda la gracia de experimentar en ustedes mismos esta su palabra: Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”.

El Papa ha exprimido su “gran deseo de encontrar ustedes, para ofrecer al mundo un nuevo signo de armonía, un mosaico de caras diferentes, de muchas razas, idiomas, poblaciones y culturas, pero todos unidos en el nombre de Jesús, que es la Cara de la Misericordia. Y ahora me dirigo a ustedes, queridos hijos e hijas de la nación polaca! Siento que es un gran don del Señor lo de venir entre ustedes, porque son un pueblo que en su historia atraviesó muchas pruebas, unas muy duras, siguió adelante con la fuerza de la fe, apoyado por la mano materna de la Virgen María”.

Un momento particular será por Papa Francisco el peregrinaje al santuario de Czestochowa: “Será por mí una inmersión en esta fe probada, que me hará muy bien. Le agradezco por las oraciones con quien están preparando mi visita. Le doy gracias a los Obispos y los sacerdotes, los religiosos y las religiosas, los fieles laicos, especialmente las familias, a las cuales llevo idealmente la Exhortación apostólica postsinodal Amoris laetitia. La “salud” moral y espiritual de una nación se ve de sus familias: por esto san Juan Pablo II le importaba mucho de los novios, los jóvenes recién casados y las familias. Siguen por este camino! Queridos hermanos y hermanas, le mando este mensaje como prenda de mi cariño. Permanecemos unidos en la oración. Y hasta luego en Polonia”, ha concluido el Papa.

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios