ESTADOS UNIDOS CREE QUE EL TIRADOR DE DALLAS ACTUÓ SOLO

139
DALLAS

En plena escalada de la tensión, esta madrugada se sucedieron incidentes contra la policía en Georgia, Misuri y Tennesse. En los tres estados, civiles dispararon contra miembros de las fuerzas de seguridad.

En uno de los casos, un hombre llamó a la policía y aseguró que habían entrado en su casa en Valdosta (Georgia). Cuando los agentes acudieron a la escena, uno de ellos recibió un disparo y respondió con su arma, informó Associated Press. Las autoridades de Tennesse también informaron de que un hombre había abierto fuego contra varios coches en una autopista. Una mujer murió y otros tres resultaron heridos. En Misuri un policía “lucha por su vida” -según el comunicado de la policía local- después de que recibiera un disparo tras parar un vehículo por exceso de velocidad.

En medio de la conmoción, las autoridades estadounidenses lanzan mensajes a la ciudadanía para contener la tensión por la tragedia ocurrida en Dallas. “La violencia nunca es la respuesta”, ha subrayado la fiscal general de EEUU, Loretta Lynch, en una comparecencia en la que “imploraba” a los ciudadanos a que no dejen que esta semana se convierta en la nueva normalidad del país.

Han sido tres días aciagos para el país, que culminaron en la madrugada del viernes (hora española) con el fallecimiento de cinco policías. Tres de las víctimas han sido identificados: Brent Thomson, Michael Krol y Patrick Zamarripa. El ataque que sesgó la vida de cinco agentes e hirió a otros siete policías y dos civiles fue perpetrado por un francotirador. Horas más tarde del suceso fue identificado oficialmente como Micah Xavier Johnson, de 25 años de edad. El joven era veterano del ejército de EEUU y murió tras una explosión controlada por un robot, según informó el jefe de policía Brown. Durante el registro de la casa del sospechoso, se han encontrado “material para fabricar bombas, chalecos antibalas, rifles, munición y un diario personal de tácticas de combate”, según ha informado la policía.

Por su parte, el secretario de Seguridad Nacional de EEUU ha asegurado que Johnson parece ser el único autor del tiroteo y que “no se le conocen vínculos conocidos o inspiración alguna por parte de ninguna organización internacional”. El gobernador de Texas, Greg Abbott, confirmó este dato y aseguró que las fuerzas de seguridad están investigando si hay más personas vinculadas a la matanza, en cuyo caso “serán perseguidas y se enfrentarán a la Justicia”

Mientras tanto, otros tres sospechosos están bajo custodia policial. Los agentes estaban vigilando una concentración pacífica organizada por Black lives matter tras la muerte esta semana de dos jóvenes afroamericanos, Alton Sterling y Philando Castile, en incidentes con la policía de Lousiana y Minnesota. Los vídeos difundidos sobre cómo sucedieron ambos altercados generaron malestar en la comunidad afroamericana, que volvió a sentirse víctima de una persecución como denunciaba la madre de Castile.

Al expresar sus condolencias a los familiares de los agentes fallecidos desde Polonia, el presidente Barack Obama, que acortará su estancia en Europa y elimina su parada en Sevilla para acudir a Dallas la semana próxima, calificó la masacre de “ataque despreciable, despiadado y calculado contra la fuerzas del orden”. Un día antes, Obama había comparecido para dar el pésame a la familia de Sterling y Castile. En su intervención recordó que se han visto “estas tragedias demasiadas veces” e instó a reformar el sistema de justicia criminal donde se perciben disparidades raciales. “Podemos hacerlo mejor”, dijo después de mostrar su “respeto y extraordinario aprecio por la inmensa mayoría de los oficiales de policía que arriesgan su vida por protegernos cada día”.

Horas después de esas palabras de esperanza se produjo el tiroteo en Dallas desde “posiciones elevadas” y de manera “bien organizada” contra la policía. Una emboscada que sesgó la vida de cinco agentes entre centenares de personas. Tras los disparos que sembraron el caos en las calles por donde discurría la marcha -también resultaron heridos dos civiles-, los policías lograron acorralar a Johnson en el centro de estudios ‘El Centro College’, donde permaneció atrincherado varias horas, según explicó Brown en una comparecencia ante los medios.

Durante sus conversaciones con el negociador, el joven de 25 años dijo que estaba “enfadado con Black Lives matter”, el movimiento que nació hace dos años que aboga por una justicia igualitaria con los afroamericanos. También estaba molesto “por los recientes tiroteos de la policía; con los blancos; y quería matar a gente blanca, especialmente agentes blancos”, detalló Brown.

Este viernes, una vez identificado el sospechoso, el Pentágono confirmó que Johnson había sido reservista en el ejército de EEUU y que estuvo en Afganistán. Antes de que las fuerzas especiales detonasen la bomba que acabó con la vida Jonson, éste dijo a la policía que actuaba solo y que “no estaba afiliado a ningún grupo”.

En medio de la conmoción, profundamente afectado y casi sin palabras para describir la atrocidad vivida, el jefe de policía de Dallas ha hecho un llamamiento a los ciudadanos: “No sentimos mucho apoyo la mayoría de los días. Por favor, necesitamos su apoyo para poder protegerles”. También pedía que se acabase la división entre ciudadanía y policía. Mientras el alcalde Mike Rawling llamó a curar las heridas y mantenerse unidos. También citó a los vecinos a congregarse en la ciudad para una vigilia interconfesional.

En esta misma dirección de unidad apuntó la fiscal general de EEUU que reconocía que esta ha sido una “semana de profundo dolor” en la que muchos ciudadanos han tenido la sensación de “impotencia, incertidumbre y miedo”. La respuesta para Lynch no debía ser otra más que la “acción calmada, pacífica, colaborativa y determinante”. En ningún caso la violencia.

Los candidatos virtuales a la Casa Blanca han supendido este viernes sus actos de campaña ante la tragedia. El equipo de campaña de la demócrata Hillary Clinton informó de que posponía el acto con el vicepresidente Joe Biden. La ex secretaria de Estado trasladó sus condolencias vía Twitter.

El republicano Donald Trump también canceló su intervención en Miami (Florida) sobre las oportunidades económicas y censuró en un comunicado el ataque “coordinado y premeditado contra los hombres y mujeres que nos mantienen seguros”. El magnate apuntó, sin quitarse el sombrero de candidato, la necesidad de “restablecer la ley y el orden”. Trump criticó que “las tensiones raciales han ido a peor, no a mejor. Este no es el sueño americano que queremos para nuestro hijos” y reclamó que es hora de un “liderazgo fuerte, amor y compasión”.

Artículo tomado de www.elmundo.es

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios