“PAZ”, LA PALABRA QUE DEBE PRIMAR ENTRE CHILE Y BOLIVIA

187
paz

Con el objetivo de explicar a mandatarios de la región la estrategia de política exterior, el gobierno chileno tiene previsto distribuir este viernes en Puerto Varas (zona ubicada en el sur del país) durante la reunión cumbre de la Alianza del Pacífico el libro “Vocación de Paz”.

En más de 200 páginas, hace foco en su historia, cultura, personajes destacados y relaciones con otros países, indica La Razón de Bolivia. Sin embargo, el contenido del libro parece que no dejó conforme al presidente de Bolivia.

Evo Morales rápidamente salió a cuestionarlo y a decir en su cuenta de Twitter que para “presentar un libro de vocación de paz, Chile tiene que desminar la frontera con Bolivia y cambiar la inversión militar por inversión social.” Uno de los que salió a responder a Morales fue el diputado chileno Jorge Tarud, quien dijo de forma contundente que hay “odiosidad y agresividad” de parte del presidente.

“La odiosidad permanente, tanto del presidente Morales como de su vicepresidente García Linera, con insultos gratuitos hacia Chile acusándonos de que es un país ladrón y que está cometiendo un delito al hacer uso legítimo de los derechos que nuestro país tiene sobre las aguas del Silala, demuestra fehacientemente ante todo el continente que tanto Morales como García Linera no están a la altura de los cargos que ejercen”, sentenció.

Inmediatamente Morales se defendió diciendo que “como bolivianos no buscan odiosidad ni agresividad, sino que buena vecindad y hermandad respetando los derechos”. “Derecho a que se devuelva nuestro mar, derecho a que se respeten las aguas del manantial Silala y respeto por las aguas del río Lauca”, redobló.

Según el diario chileno El Mercurio, que a través de una nota de prensa informó sobre la existencia de este libro, la estrategia de comunicación del gobierno chileno tiene que ver con “dejar atrás la imagen de un país que sólo reaccionaba a las provocaciones y campañas mediáticas” de Morales.

Estas críticas surgen en el marco de un conflicto diplomático entre ambos gobiernos en torno a las aguas del río Silala vinculado a su denominación, naturaleza, curso y uso. En ese sentido, Bolivia anunció hace tiempo el inicio de una demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, mientras que Chile hizo lo propio confirmando una contrademanda.

En las últimas horas trascendió que Bolivia fue elegido nuevo miembro no permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en el período 2016-2017.  Rápidamente se tomó con agrado la noticia y desde la cancillería se expresó que Bolivia contribuirá a preservar la paz, la integración para el respeto a los “derechos de nuestros pueblos”.

“El Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia expresa su sincero agradecimiento a los Estados que depositaron su confianza en el trabajo que realizaremos ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, afirmó la cancillería horas después de oficializarse la designación como parte del consejo para el período 2017-2018. “Bolivia es constitucionalmente un Estado pacifista, que promueve la cultura de la paz y el derecho a la paz, así como la cooperación entre los pueblos de la región y del mundo, a fin de contribuir al conocimiento mutuo, al desarrollo equitativo y a la promoción de la interculturalidad, con pleno respeto a la soberanía de los Estados”, agrega el comunicado.

De esta manera, la palabra “paz” se mezcló en la agenda política tanto de Chile como de Bolivia. En el primero a través de una publicación que hace referencia a la vocación de este país y en el segundo con un nombramiento que es motivo de orgullo. Precisamente, más allá de los entretelones políticos del momento con dichos y contradichos, la paz es lo que debe imperar para que ambos países puedan solucionar sus conflictos a través de la coherencia y el diálogo y, por ende, que triunfe de una vez por todas.

Artículo tomado de www.aleteia.org

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios