¿DE QUIÉN DEPENDE LA EDUCACIÓN?

158
dialogar

En redes sociales circula lo que imagino es apenas un proyecto de la Secretaría de Educación Pública, supongo que con la intención de evitar embarazos prematuros y promover la tolerancia hacia quienes tienen otras tendencias sexuales. Habría que verificar si, en efecto, es algo que se propone esta dependencia federal, porque los contenidos y las imágenes que les acompañan son realmente preocupantes. Desde Pre-escolar, se ofrece una información que sería oportuna a otra edad, siempre y cuando sea con una orientación ética, de buen comportamiento, de buen uso de la sexualidad, y no que aparezca como una velada incitación a todo tipo de experiencia erótica. Ojalá dicha Secretaría aclare si es verdad lo que nos llega por esos medios alternativos, o son falsedades malévolas. Además, pregunto si han consultado a los padres de familia sobre estos contenidos y estos métodos, pues son ellos los primeros responsables de la educación de sus hijos. El gobierno es servidor, no dueño de la educación.

Con ocasión de los movimientos magisteriales por su inconformidad con la reforma educativa, algunos padres de familia nos comparten que, sin consultarles, llegaron personas ligadas a esos movimientos y cerraron con cadenas y candados sus escuelas, para impedir que dieran clases los maestros que sí quieren hacerlo. Y me pregunto también si los papás no cuentan para nada en estos asuntos. Todos somos servidores, colaboradores, coadyuvantes, de los padres de familia, cuando se trata de la educación de sus hijos; no los podemos suplantar e ignorar; menos violentar.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU (año de 1948), ratificada por nuestro país y, por tanto, obligatoria para todos, señala: “La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos… Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos” (Artículo 26).

Los obispos de América Latina, en el Documento de “Aparecida”, expresamos: “Un principio irrenunciable para la Iglesia es la libertad de enseñanza… Por el hecho de haberles dado la vida, los padres asumieron la responsabilidad de ofrecer a sus hijos condiciones favorables para su crecimiento y la grave obligación de educarlos. La sociedad ha de reconocerlos como los primeros y principales educadores” (No. 339). “Este intransferible derecho ha de ser decididamente garantizado por el Estado. Por esta razón, el poder público, atendiendo a la justicia distributiva, debe distribuir las ayudas públicas –que provienen de los impuestos de todos los ciudadanos– de tal manera que la totalidad de los padres, al margen de su condición social, pueda escoger, según su conciencia, en medio de una pluralidad de proyectos educativos, las escuelas adecuadas para sus hijos” (No. 340).

Al respecto, el Papa Juan Pablo II escribió: “Los padres de familia tienen el derecho fundamental y primario de decidir sobre la educación de sus hijos. La función del Estado en este campo es subsidiaria. El Estado tiene la obligación de garantizar a todos la educación y la obligación de respetar y defender la libertad de enseñanza. Debe denunciarse el monopolio del Estado como una forma de totalitarismo que vulnera los derechos fundamentales que debe defender” (EAm 71).

Padres de familia: defiendan su derecho a decidir sobre la educación de sus hijos. Exijan ser consultados en todo lo que les pueda beneficiar o perjudicar. Organícense y no permitan que otros decidan por ustedes. Ni el gobierno, ni un sindicato, ni una organización, ni las iglesias, ni poderes económicos o políticos extranjeros, pueden suplantarlos a ustedes.  ¿Qué pueden hacer para que se les tome en cuenta en el asunto tan delicado de la educación sexual que se imparte en las escuelas? ¿Están de acuerdo con esos proyectos de la SEP? ¿Y qué van a hacer para que sus hijos no pierdan este ciclo escolar?

Artículo tomado de www.zenit.org

Avviso: le pubblicità che appaiono in pagina sono gestite automaticamente da Google. Pur avendo messo tutti i filtri necessari, potrebbe capitare di trovare qualche banner che desta perplessità. Nel caso, anche se non dipende dalla nostra volontà, ce ne scusiamo con i lettori.

No hay comentarios